"Los Oscar son un juego divertido"

Hablamos con Ricardo Silva Romero, reconocido crítico de cine y escritor, sobre la entrega de los Premios Oscar 2014 y su industria en general. Aquí les contamos qué piensa sobre La Academia, sobre las historias cinematográficas y cuáles son sus favoritos para ganar.

El séptimo arte, el cine, es una pasión que muchos resuelven tener y adoptar como forma de vida. Su análisis va más allá de lo superficial y evidente, demostrando que lo que para unos significa algo, para otros es absolutamente nada. Otros, en cambio, no deciden tener esa pasión sino que nacen con ella. Este es el caso de nuestro invitado especial para esta entrevisa, Ricardo Silva Romero, un bogotano de 39 años quien desde muy joven descubrió su pasión, con la que había nacido: el cine (obviando en esta ocasión su otro amor, la litertura, aunque tienen todo que ver). 

Lo cierto es que tanto quienes deciden seguir, criticar y amar el cine como los que nacen con esos dones, están en la capacidad de discutir temas tan polémicos e interesantes como la entrega de unos premios, en este caso, los Premios Oscar de La Academia. Pero ¿Qué es La Academia? ¿Qué son los Oscar en realidad? ¿Qué sirve y qué no de estos premios? pues bien, aquí les presentamos las opiniones de Silva Romero sobre estas preguntas, sobre la entrega de los premios de este año, la industria y el cine en general, posiciones que pueden revelarles cosas trascendetales o simplemente mostarles otros caminos de opinión, que es en realidad lo que nos interesa.

Seguramente encontrarán que lo que ustedes piensan va en contravía de lo que él aquí opina, y de eso se trata, de que contrasten, se informen, analicen y comparen lo que pasa con La Academia y sus premios, los cuales se entregarán esta noche a las 8:30 de la noche y que cubriremos vía Twitter

 

Radiónica (R): En el caso de Gravity, algunos críticos han dicho que los efectos especiales son los protagonistas, que la historia se desarrolla con un guión inverosímil y los personajes son vacíos arquetipos, meros instrumentos de lo visual. ¿Cuál cree usted que era la verdadera intención de Alfonso Cuarón con esta cinta? 

Ricardo Silva Romero (RSR): A mi me parece que Alfonso Cuarón en gravedad está contando una historia tan buena, que puede ser interpretada de muchísimas maneras. Me impresiona la gente que puede llegar a pensar que lo único bueno de la película son sus efectos especiales, puesto que me parece que tiene unos personajes bien construidos, que sufren transformaciones importantes durante la película, pues está casi toda centrada en un solo personaje interpretado por Sandra Bullock. Este personaje está muy bien montado, muy bien armado, y lo que le está pasando, que es básicamente un duelo, es más que suficiente para que suceda un drama en esta película.

Gravity no es una demostración de destreza técnica, sino una historia conmovedora y apasionante, que además puede interpretarse de muchas maneras, como pasa con las historias mejor construidas. Entonces es una sorpresa para mi que haya gente que vea esa película como algo netamente técnico.

 

(R): Entonces ¿Gravity es una película de sensaciones?

(RSR): Lo que pasa es que el buen cine, y esto no es una frase arrogante, es una experiencia sobrecogedora, de planos, secuencias, cadenas de imágenes que lo dejan a uno sin aire, que lo emocionan, o lo conmueven, o lo asustan, y lo mismo podría decirse de 2001 Odisea en el Espacio pensando en películas de ciencia ficción.

 

(R): Historias simples son algunas de las joyas del cine (como la trilogía de colores de Krzysztof Kie?lowski), sin embargo, para Hollywood y los Oscar, mientras más polémicos, fuertes y desafiantes sean los temas, mejor. ¿Cree usted que es un tema de lo que quiere la audiencia estadounidense, o de que en los tiempos de Facebook y Twitter, si algo no llama la atención inmediatamente, se pierde?

(RSR): La verdad no creo que ese sea el sentido de las nominaciones de este año. No creo que se esté buscando figuración, porque de entrada el Oscar siempre la tiene. Las películas que están nominadas tienen figuración solamente por el hecho de estar ahí. La Academia no piensa como un jurado de festival, sino como un grupo de electores (6000 o más personas), entonces es muy difícil que La Academia esté pensando algo o tenga ciertos propósitos. Es simple, las películas buenas más populares del año son las que están nominadas.

 

(R): ¿Cómo saber si una película es popular?

(RSR): Una película llega al Oscar por sus méritos artísticos, y puede ganarlo por su popularidad entre los electores. Lo que quiero decir es que no va a llegar a ser la película más popular mundialmente porque en ese caso la ganadora sería IronMan 3, que es la más taquillera de este año. Los Oscar no premian a las películas más exitosas o más taquilleras, sino a las que se consideran mejores como películas, como ficciones, como construcciones dramáticas, como obras de arte. De por sí, por la misma naturaleza de La Academia (6000 miembros), una vez se han elegido con criterios artísticos los nominados, todo se convierte en una votación de 6000 personas, que como cualquiera están sometidas a los rigores de la vida, y algunos no alcanzarán a verlas todas, otros se dejarán influir por la campaña publicitaria de alguna película, otros porque conocen a los actores o a los realizadores, y se empiezan a meter un montón de cosas en la elección, como en todas las elecciones de todo tipo. Entonces hay factores emocionales, de popularidad, de coyuntura y demás que afectan la elección.

 

(R): ¿Quiénes pueden ser miembros de La Academia?

(RSR): Los miembros de La Academia son usualmente nominados al Oscar que ganan esa acreditación. Hay otros que ganan ese puesto por méritos propios en la industria del cine, no solo de Hollywood, sino en general.

 

(R): La primera vez que Leonardo Dicaprio fue nominado a un premio Oscar, fue cuando tenía 19 años, por su papel en la película “What’s Eating Gilbert Grape”. De ahí hasta hoy, a pesar de sus varias nominaciones, no ha obtenido la estatuilla por ningún papel. En su opinión, y teniendo en cuenta que ha desarrollado importantes papeles en su carrera cinematográfica ¿Cuál es el factor o qué es lo que ha jugado en contra de Dicaprio para que no haya ganado nunca un Oscar?

(RSR): Lo que juega en contra de Leonardo Dicaprio es su éxito taquillero con Titanic. Fue un éxito con pocos precedentes en su momento. Una historia de amor con una construcción melodramática impecable y un manejo técnico extraordinario. El problema fue el papel de Dicaprio, el de típico galán pobre. Toda la gente que creció viéndolo a él lo recuerda como un galán, y es un recuerdo muy injusto porque solo ha hecho 2 o 3 películas de ese corte. Ha tenido una carrera muy arriesgada, con los mejores directores, ha interpretado muchos papeles y lo ha hecho bien. Pienso que se merece el Oscar, aunque estoy seguro que no se lo va a ganar. No creo que haya nada en contra de él, o una persecución, simplemente que cuando ha estado nominado, otras actuaciones suelen ser más populares o mejores. Esta vez creo que el papel de Matthew McConaughey es el que se va a llevar el premio.

 

 

 

 

(R): ¿Qué criterios piensa usted que la Academia tiene en cuenta para nominar una película u otra?

(RSR): Los criterios son artísticos, creo que son películas que consideran las mejores del año. Creo que obviamente ayuda que hayan sido películas vistas, porque en ocasiones hay películas extraordinarias que no consiguen suficiente distribución o tienen pocos recursos para promocionarse y llegar a los miembros de la Academia, y es probable que se pierdan cosas muy importantes cada año. Lo más probable es que queden películas bajo el criterio de su calidad.

 

(R): ¿Influyen los cambios de los actores a nivel físico? La preproducción de los personajes en aspectos como corte de cabello, pérdida significativa o aumento de peso? O la academia se fija estrictamente en la interpretación?

(RSR): Pienso que el cambio de apariencia es una señal del compromiso del actor con su personaje y ayuda muchísimo a la hora de elegirlo. Creo que uno mismo puede entender lo que implica modificar el cuerpo para hacer un papel que dura 3 meses. No es un lugar común ni es una tontería premiar a alguien por esa transformación. Implica convertirse en otro, y eso es en sí lo que hace un actor. Me parece lógico y hasta sensato que esas personas sean nominadas he incluso que sean elegidas ganadoras. Entonces creo que sí influye esa transformación, pero no se debe tomar tan a la ligera y se debe entender que sí es meritorio hacerlo, como Charlize Theron en Monster o Robert De Niro en Raging Bull. Estas son actuaciones en las que el actor desaparece como personalidad y celebridad, y de verdad se entrega a una transformación. Muy pocos se atreven a transformar su cuerpo porque evidentemente viven de eso.

 

(R): ¿Cree que hay alguna película que se quedó por fuera injustamente de las nominaciones?

(RSR): Sí, se llama Rush, es una película sobre la vida de James Hunt y Niki Lauda, dos pilotos de la fórmula 1. Era a mi modo de ver la mejor película del año.

 

(R): En cuanto al espacio que La Academia fija para las películas extrajeras. ¿Cree suficiente una categoría de habla no inglesa para premiar las producciones de otros continentes?

(RSR): Creo que sí porque las películas extranjeras no solo están en consideración para ese premio, sino que pueden entrar en los demás, en categorías actorales, de fotografía, en la técnicas y en las artísticas. Tan es así que Pedro Almodóvar ha ganado premio a mejor guión, y actores/actrices como Marion Cotillard (francesa), también lo han hecho. Me parece que sí es suficiente, sobretodo teniendo en cuenta que muchas veces son reconocidas en otras categorías.

 

(R): ¿Su película favorita para llevarse los Oscar?

(RSR): Yo creo que va a ganar “12 años de esclavitud”, aunque preferiría que ganara “El Lobo de Wall Street”.

 

(R): ¿Qué opina de “12 años de esclavitud”?

(RSR): No me gustó tanto, la verdad me pareció evidentemente bien contada. Fue un trabajo muy meritorio por parte de los actores y del director, en su empeño de contenerse y ver las cosas con distancia, como casi un documental científico sobre el asunto. Quizá es una manera diferente de ver las películas, yo no soy su público, me hubiera gustado ver una película más emotiva, menos fría. Entiendo el objeto de no “endulzar”, ni convertirlo en una historia de superación, ni nada por el estilo, pero hablar de esos temas objetivamente suele ser muy difícil y creo que no queda del todo lo que debería quedar.

 

(R): ¿Su actor ganador?

(RSR): Matthew McConaughey va a ganar, aunque como ya dije no me disgustaría que ganara Dicarpio.

 

(R): ¿Su actriz ganadora?

(RSR): Creo que debe ganar Cate Blanchett por Blue Jasmine.

 

(R): ¿Su actor de reparto?

(RSR): Jared Leto por Dallas Buyers Club, aunque me gustaría también que ganara Jonah Hill por El lobo de Wall Street.

 

(R): ¿Actriz de reparto?

(RSR): Creo que va a ganar Lupita Nyong'o por 12 años de esclavitud.

 

(R): ¿Le gustó alguna animada?

(RSR): Animadas me gustaron en general las que están nominadas, pero las que más me gustan no creo que ganen que son Ernest y Celestine, y The Wind Rises de Hayao Miyazaki.

 

(R): Por último ¿Hay que creer en los Oscar?

(RSR): Yo creo que hay que saberlos entender como un juego, como una manera particularmente inteligente de promocionar películas que de otra manera quizás nos perderíamos pensando que son malas o aburridas. Las nominaciones se las presentan a un público que de otra manera se las perdería. Hay que saberlo entender como eso, como una manera de promocionar películas artísticas que en su gran mayoría vienen de Estados unidos, y en otros porcentajes, del resto del mundo. Hay que entender que es una operación comercial, y es un juego divertido, pero obviamente pensar que una película sea la mejor del año es poco menos que una tontería, y que un actor es mejor que el otro interpretando papeles diferentes, pues es absurdo, entonces la naturaleza de los premios es absurda, pero es inteligente como operación comercial. Hay que tomar de los Oscar lo que le sirve a uno, que es toda esa cascada de películas buenas que en el peor de los casos son obras decorosas e interesantes. 

 

Ricardo Silva Romero

 

Nació en Bogotá en 1975. Es escritor, periodista, guionista y crítico de cine. Se le considera como uno de los mejores escritores colombianos de la nueva era. Ha trabajado para medios como Soho, Arcadia, Gatopardo, El Malpensante, Credencial, Gente, El Tiempo, El Espectador, Babelia, Número y Piedepágina. Diez novelas, un poemario, una biografía (Woody Allen: incómodo en el mundo), una obra de teatro, entre otros, han sido parte de su obra y constituyen su patrimonio artístico. Además de la literatura, el cine también forma parte de su vida y lo ha convertido en una de sus mayores pasiones. Realizó un Master en cine en la Universidad Autónoma de Barcelona. Es uno de los fundadores del portal de cine en Internet ochoymedio.info. En abril de 2007 fue elegido por la organización del Hay Festival como uno de los 39 escritores menores de 39 años más importantes de Latinoamérica. Actualmente escribe su propia columna en el periódico El Tiempo y sigue construyendo historias para sus novelas.

Adaptado de ricardosilvaromero.com

¿Qué te pareció este contenido?