Los Grammy 2014: noche de leyendas del rock

La edición número 56 de los premios musicales, vista por más de 28 millones de personas, se destacó también por la presencia de estrellas veteranas, triunfantes en algunos casos sobre las nuevas generaciones. 

En un año muy fuerte para el rock y el metal como lo fue 2013, con regresos discográficos llegados de todas partes y terrenos, desde Queens Of The Stone Age, Ghost, David Bowie, Iggy Pop, hasta Killswitch Engage, fueron los pioneros y viejos, según los Grammy, los más destacados de una manada salvaje de músicos que supo cómo recobrar la importancia del rock en muy pocos meses.

Black Sabbath (foto) ganó la mejor canción de metal con God Is Dead? y los integrantes restantes de Led Zeppelin se alzaron con el gramófono dorado al mejor disco de rock por su álbum en vivo Celebration Day, grabado en 2007 y lanzado en 2013. 

Asimismo, una figura tan activa y todavía joven en el mundo de la música como Dave Grohl, ganó el Grammy a mejor canción de rock por Cut Me Some Slack junto a los demás ex-Nirvana, Krist Novoselic y Pat Smear, contando con otra leyenda que no deja de llamar la atención de la Academia: Paul McCartney. El británico tocó además en el show como solista presentando canciones de su nuevo disco New

En una ceremonia en que otro Beatle, Ringo Starr, fue una de las estrellas de la noche (tocando dos veces con diferentes bandas), se podría decir que el rock estuvo muy bien representado. Sin embargo, medios especializados como Metal Injection se han quejado tanto de la edad y poca relevancia de los artistas que ganaron los premios ya mencionados (en el caso de Led Zeppelin, una agrupación que ya no existe), como por la no inclusión de Jeff Hanneman de Slayer (foto) dentro del tributo In Memoriam en el que se recuerda cada año a los músicos, productores y artistas fallecidos.

Es sabido que los casi 150 jurados y expertos detrás de los Premios Grammy tienden a inclinarse por nombres conocidos y de disqueras tradicionales, que hayan generado buenos movimientos económicos en el año. Lo mismo sucede en las presentaciones, aunque en estas haya mayor libertad para mostrar nuevos proyectos. Pero lo que sonó en vivo en el Staple Center de Los Ángeles el 26 de enero fue también la promoción de lo ya popular en las emisoras del mundo, como Fun, Pink, Daft Punk y otros. 

Además, el tema de haber rodado los créditos del show sobre la presentación de Queens Of The Stone Age, luego de la de Nine Inch Nails, ha sido criticado ampliamente. En Colombia, el canal internacional que los anunció toda la semana y que los presentó en vivo, cortó la tranmisión durante su concierto de cierre, en el que interpretaban My God Is The Sun.

De todas maneras, el rock tuvo su lugar, sin lugar a dudas. Por ejemplo, Metallica, hizo una versión en vivo de su conocida canción One junto al pianista Lang Lang, en un experimento interesante para el público de la ceremonia (ver vídeo).

Entre otros, Billy Joe Armstrong (foto) de Green Day, rindió tributo a Phil Everly, de los Every Brothers, y Willie Nelson animó el show desde temprano con una presentación musical llena de folk. 

 

 


grammy.com

¿Qué te pareció este contenido?