Leyendas y clásicos del octavo arte: Yoshi's Island

Para el año 2015 se cumplieron 20 años de este legendario videojuego de la consola Super Nintendo, el cual se consagró como uno de lo mejores títulos de aquella generación, pero también como un ejemplo imprescindible entre los platafofm games

Antes de comenzar a desarrollar este artículo, valdría la pena hacer una mención especial para la consola Super Famicom (Super Nintendo en Occidente), que el pasado 21 de noviembre cumplió 25 años desde su lanzamiento oficial en Japón.

De igual manera, este año debemos celebrar la presentación de diferentes juegos importantes en 1995, tales como Donkey Kong Country 2, Chrono Trigger y The Dig, títulos que relucieron por su dinámica, mecánica, argumento y estética.  

Para esta oportunidad, venimos a resaltar una pieza que para el pasado mes agosto cumplió 20 años, uno de los mejores lanzamientos desarrollados por Nintendo a mitad de la década de los 90. Sì, nos referimos a Yoshi’s Island, también conocido como Super Mario World 2, una referencia obligatoria en cuanto al género de plataformas se refiere, que además evolucionó las aventuras de un personaje como Mario a otro nivel, presentando como protagonista a Yoshi, quien ya había adquirido importancia en 1990 por su participación como sidekick en Super Mario World.

La historia de este juego nos cuenta cómo los hermanos Mario y Luigi, siendo hasta ese momento unos indefensos bebés, son llevados por una cigüeña hacia su hogar, cuando repentinamente entre dicho viaje turbulento son interceptados por Kamek, el famoso hechicero secuas de Koopa (en este caso Baby-Koopa), quien intenta raptar a estos pequeños. De forma fallida, Kamek solo logra capturar a Luigi, ya que Mario cae de la bolsa de la cigüeña, llegando ileso a la isla de los Dinosaurios donde es encontrado por Yoshi y sus hermanos, quienes lo acogen, protegen y resguardan. Finalmente, estos dinosaurios como una hermandad inseparable escoltarán a Mario a lo largo de la Isla, atravesando un sinnúmero de peligros y entornos, para así rescatar a Luigi y regresarlos a su destino.   

Dentro de la saga de Super Mario Bros, este fue un ambicioso proyecto bajo la dirección de Takashi Tezuka y la producción de Shigeru Miyamoto, dos pioneros primordiales en la historia de Nintendo que decidieron crear una nueva aventura gráfica bastante novedosa al incorporar en su cassete un microchip tipo Argonaut Super FX2. Esta característica fue común para aquella época, ya que le dio un potencial único no solo a este juego sino a muchos otros éxitos, como Donkey Kong Country y Star Fox.

Pese a que los estudios de Rare lograron un éxito extraordinario con las nuevas aventuras de Donkey Kong, brindando un avance importante para las consolas de videojuegos con respecto a lo que sería el futuro manejo del 3D, vale la pena acotar que Shigeru Miyamoto nunca estuvo conforme con el resultado de uno de sus personajes más icónicos, razón por la cual nunca accedió a que esta historia de Yoshi llegara a tener un aspecto visual parecido. Por el contrario, la gran mente maestra detrás de estas aventuras optó una vez más por hacerle caso a su niño interior, contando una historia cercana a un cuento y utilizando una estética similar a la de un libro para colorear, donde todo pareciera dibujado a mano con crayolas, colores y alguno que otro aditamento tridimensional para aprovechar las bondades del chip.

En la entrega previa de Super Mario World el concepto inicial fue manejar a Mario para que pudiera cabalgar sobre Yoshi, teniendo un plus de habilidades extra como la de poder tragarse a los enemigos. Para esta oportunidad ese concepto evolucionó, el jugador ahora debía manejar a Yoshi, quien seguiría llevando a Mario en su montura, pero él como un bebé indefenso no tendría partido en las acciones a desarrollarse durante el juego (exceptuando algunos momentos donde Baby Mario puede adquirir un power-up de estrella, volviéndose invencible como en otros de sus juegos). Los comandos recaen principalmente en nuestro dinosaurio protagonista, si Mario llega a ser arrebatado de sus manos, comenzará un conteo regresivo que al llegar a cero, avisará a secuaces voladores de Koopa para que rapten al pequeño.  

Sin embargo, eso no quiere decir que todo sea desventajas para el jugador, debemos agregar que en esta oportunidad Yoshi se reinventó con unas características que siguen siendo vigentes en sus aventuras posteriores. Fuera de tragar a sus enemigos, los puede engullir y transformar en huevos para su equipamiento de defensa, ya que el personaje utiliza un sistema de mira o de “Aiming”, con el cual puede eliminar enemigos o impactar superficies, puzzles y demás para conseguir objetos coleccionables en cada uno de los niveles.

De igual manera, el movimiento de Yoshi es beneficiado con un salto especial que le permite llegar a lugares difíciles, junto con la posibilidad de transformarse en vehículos especiales para acceder a otras zonas particulares.  

Fuera de estos avances y del argumento descrito anteriormente, debemos resaltar el siguiente aspecto, si Mario y Luigi son bebés para esta aventura, Yoshi’s Island viene siendo una importante precuela en la saga de Super Mario Bros, ya que nos cuenta entre otras cosas el origen de estos fontaneros, quienes años después tendrán que salvar a la princesa Peach, su reino y otros mundos cercanos.

Por otro lado, a partir de esta obra Yoshi adquiere un papel importante como personaje principal en la galería de héroes de Nintendo, ya que luego se desprende de Mario para vivir sus propias aventuras en compañía de sus coloridos hermanos, pero también se vuelve recurrente en juegos de otro corte como Super Smash Bros, Mario Party y Mario Kart.

A partir de todos estos elementos debemos referenciar que Yoshi ha tenido una carrera fructífera en consolas futuras. La jugabilidad impuesta en este Super Mario World 2 sería la clave para lanzar juegos posteriores como Yoshi’s Story (1997), Yoshi’s Universal Gravitation (2004), Yoshi’s Touch & Go (2005), Yoshi’s Island DS (2006), Yoshi’s New Island (2014) y su mas reciente e increíble aparición, Yoshi’s Wolly World (2015).  

El valor histórico de este juego es extraordinario, considerando que debe ser uno de los títulos obligatorios para revisar dentro de la colección del Súper Nintendo. Habría que mencionar también que en términos argumentales y narrativos, existe un importante elemento enfocado hacia el valor de la amistad, ya que si lo vemos desde una mirada cronológica, a partir de Super Mario World, Mario ayudaría a Yoshi a rescatar a sus hermanos como una deuda por haberle salvado la vida a él y su hermano años atrás.

Sin dar a spoilers, ni mucho menos, esta obra es así de esencial porque gracias a sus características se entiende como… “Nacen Los Héroes” 

¿Qué te pareció este contenido?