"La primera vez que vi a KISS era sábado santo"



A ocho años del primer concierto de Kiss en Colombia, un 11 de abril de 2009, Giovanni Rivas, un ingeniero de 46 años nos cuenta cómo ese 'sábado santo' cambió su vida.

El primer concierto de KISS incluyó 24 canciones de 9 de sus discos, regresaron 6 años después, el 10 de abril de 2015
El primer concierto de KISS incluyó 24 canciones de 9 de sus discos, regresaron 6 años después, el 10 de abril de 2015
María Camila Rivas
Por: María Camila Rivas - Viernes, 14 Abril, 2017 - 09:32

Desayunamos como a las once y media de la mañana, en un restaurante santandereano mientras bajábamos por la 53 camino al Parque Simón Bolívar. Era un sábado relativamente frío, gris. Empecé a ver a las primeras personas caminando de chaqueta de cuero hacia el concierto, y entonces se me vino a la cabeza, el porqué estaba yo ahí. Más adelante, llegando hacia el barrio Pablo Sexto vi a las primeras persona pintadas, un hombre y una mujer, que inclusive tenían la estrella de Paul Stanley en el lado equivocado. Seguramente se había pintado frente el espejo y por eso se había equivocado.

Mi papá y mi mamá nunca nos impusieron algún tipo de música, quizás, mis primeros recuerdos musicales son de los 14 cañonazos bailables y los disco del año. Pero el primer álbum que realmente recuerdo de corazón fue comprado por mis hermanos, un disco llamado Voulez- vous (1979) de ABBA. El segundo fue la banda sonora de la película Grease, era 1978, yo tenía 7 años y recuerdo eso claramente.

En esa época, cuando alguien viajaba a Estados Unidos, traía música. Poníamos una grabadora al frente del parlante del tocadiscos y le poníamos 'rec' y play para grabar los vinilos que nos prestaban. La gente alrededor tenía que estar callada porque lo que grababa el casete llevaba el sonido ambiente de la calle. Ahí recuerdo que grabamos los primeros discos. Los primeros de KISS, Black Sabbath, AC/DC, de los Rolling Stones, de Queen. Así llegaron; a punta de casetes grabados.

El primer recuerdo de KISS que yo tengo es el de ver a unos tipos pintados en unos discos dobles que después supe eran el Alive! (1975) y Alive II (1977). O sea, discos en concierto de 1975 y 1977 grabados en el Madison Square Garden de Nueva York. Yo aluciné al ver unos tipos que se pintaban la cara para tocar Rock n' Roll en esa época.

Todas las señoras de la cuadra empezaron a odiar toda la música que sonaba en otro idioma y más si era de los 'Killers In Satan Service' (KISS). En ese entonces se generó una gran cruzada por parte del sacerdote y las señoras mi barrio, López de Mesa (Medellín), para demostrar que toda esa música era música satánica. Los únicos que se pintaban en esa época eran KISS y Alice Cooper hasta donde recuerdo. Por eso eran los más buscados, junto a Black Sabbath, para ser cancelados y vetados en el barrio. Mientras todas las mamás y todos los papás de la cuadra no querían que sus hijos escucharan rock, nosotros nunca tuvimos absolutamente ningún problema con mis papás por escuchar cualquier tipo de música.

El primer disco que compramos de Kiss fue en 1980, se trató un disco llamado Dinasty(1979), un álbum cuya carátula son las 4 caras pintadas de los integrantes del grupo. La portada de ese disco de vinilo se acabó; de tanto tocarlo, prestarlo y oírlo, el cartón se deshizo. Escuchar y escuchar ese disco nos llevo a tener una de las primeras ideas que tuvimos en conjunto mi hermano, dos amigos y yo; consistía en disfrazarnos de KISS y dar un concierto para la gente de la cuadra. Es así como empezamos con la preparación de ese concierto, ensayando, con palos de madera como guitarra y baldes como tambores.

Nos demoramos quizás un par de meses en preparar las guitarras que hicimos, unas de madera y otras de cartón. Dos guitarras, un bajo y la batería; la cual fue creada con tarros de galletas y ollas, los platillos colgaban del techo y eran tapas de ollas de mi mamá. Así empezamos a ensayar las canciones más conocidas por la gente de la cuadra, ensayamos un par de veces cómo nos ibamos a pintar, realmente en esa época creo que con acuarelas y marcadores, luego empezamos a organizar el vestido.

Alcancé a pensar en todo eso mientras nos bajamos del taxi y caminábamos unos 800 metros hasta la entrada del concierto. Íbamos mi hermano, un primo, mi esposa y yo. Ellos me acompañaron ese sábado santo.

Estábamos en plena Semana Santa y era increíblemente especial que KISS, uno de los grupos más perseguidos por sacerdotes y señoras rezanderas de mi época, fueran a dar un concierto un sábado santo. Así fue como empezamos a ver diferentes Peter Criss, Paul Stanley, Gene Simmons y diferentes Ace Frehley's. Gente pintada haciéndole una venia a un grupo que habían oído y soñado durante más de 35 años.

La compra de discos en nuestra adolescencia era bastante difícil, para nosotros era más fácil porque reuníamos dinero entre los tres hermanos, y así nos hacíamos a los discos de KISS. En este momento mi hermano debe tener una colección que no es tan completa, pero pueden ser unos 20 discos de vinilo y unos 10 cds.

La primera imagen en movimiento que yo vi de KISS en movimiento fue en 1980 cuando mataron a Jhon Lennon. Manolo Bellon, un periodista colombiano hizo un programa especial sobre el Rock n' Roll y sobre lo que significaba la muerte del Beatle. Mientras explicaban un poco la música de los 70 y la sicodelia que ella trajo, pasaron unos 4 segundos de KISS. Nosotros por alguna razón estábamos grabando en Betamax ese programa. Yo, que en ese entonces tenía 9 años, ese pedacito de KISS, lo reversaba y le daba play, lo reversaba y le daba play, solamente para ver las únicas imagenes que tuve de labanda durante muchos años. 

A los 12 o 13 años pude ver en Betamax una película que sacaron llamada KISS contra los fantasmas (1978).  Es una película supremamente mala, donde ellos demostraron su capacidad de mercadeo al 100%, pues son la banda de mayor capacidad para mercadear sus productos. Para mí fue increíble ir por primera vez a Estados Unidos y encontrar en almacenes muñecos, cuadros, vasos, relojes. Todo lo que uno se podría imaginar. Me impresiona que nosotros con más de 40 años queramos comprar estas cosas como si fuéramos unos niños.

También recuerdo claramente la primera vez que vi un video de KISS completo, había un programa que se llamaba Fama, lo presentaba Plata Camacho, si no estoy mal, lo daban los miércoles de tres a tres y media. Al final de cada programa él ponía un video.

Nosotros grabábamos vídeos musicales para compartir con nuestros amigos y atesorabamos aproximadamente unos 10 cassettes de Betamax con videos de rock y pop de la época. Primero los sacábamos de Fama y de un programa que se llamaba Hoy por Hoy que también daba un video a la semana, pero varios años después, de unos programas llamados Los 10 Mejores de la Música y Oro Sólido que fueron los primeros programas netamente musicales.

En 1984 en Fama un día pusieron un aviso en donde decía “HOY: Gran especial de KISS” y así fue como presentaron el clip, que increíblemente fue del último disco en el que tocó Ace Frehley con la banda. Para ese entonces ya no estaba el baterista Peter Chris, pero en su reemplazo se encontraba Eric Carr. Sin embargo, mi músico favorito siempre fue Ace, el guitarrista líder, por eso me marcó tanto ese vídeo.

Era un performance de ellos tocando, donde la batería estaba montada sobre un cañón como de un tanque de guerra, varios años después, a finales de los 80, una vez en Los 10 Mejores de la música vi un vídeo que en el que por primera vez los vi sin pintura, era la época del glam y ellos habían sacado un disco llamado Lick It Up (1983). Para nosotros era un mito, desde el '78 hasta el '87 el saber cómo se veían realmente ellos. Inclusive entre los cómics y caricaturas sobre Kiss se hablaba de cómo fotógrafos trataban de tomarles fotos sin maquillaje, tanto así que hay un disco llamado Unmasked (1980), dedicado a aquellos que los querían de esa manera. Fue excepcional e inolvidable verlos sin pintura tocando una canción típica del glam.

Cuando nosotros entramos al Parque Simón Bolívar era como las doce del día, llevábamos unas gaseosas y sanduches para aguantar el hambre y el frío hasta las siete de la noche. Entramos y no había alrededor de unas 3.000 personas. Nos tocó adelante, y como habíamos visto tantas veces el performance del grupo y lo que hacen en el show, decidimos hacernos en el lado que toca Gene Simmons, cerca de un lugar en el que sabíamos que durante la canción Fire in House, Paul Stanley iba a llegar a tocar volando hasta una especie de torre.

Durante todos los años 80 nos empezaron a llegar videos de conciertos donde pudimos ver una y otra vez cómo era un toque de ellos, qué decían, qué hacían, qué podíamos esperar. Desde ver a Genne Simmons botar 'sangre', el lanzamiento de fuego, el movimiento que se hace en Detroit Rock City, hasta la quebrada de guitarra de Ace Frehley o el solo de batería de Peter Criss. Uno los vio una y otra vez, sobretodo conciertos de finales de los 70.

Así que por esa razón buscamos el sitio ideal para ver el concierto, empezamos a ver mucha gente de Medellín, amigos de la infancia que nos habían llevado a ser fanáticos de esta banda. A principios de los 80 el más fanático era mi hermano Juan Carlos quien estudiaba con un tipo llamado Juan Manuel Ángel, más conocido como JuanKiss. Todos nosotros hacíamos parte de esa cofradía de kissómanos empedernidos de principios de los 80.

La banda en los 90, no dejó de sacar música, alguna muy mala y otra buena, pero la verdad es que el amor al KISS del 70 se mantuvo para toda la vida, por esta razón en 1995, MTV anunció un desconectado del grupo. En esa época el guitarrista era Bruce Kulick y el baterista Eric Singer, además de Gene Simmons y Paul Stanley quienes han sido los únicos miembros de la formación original de la banda. Comenzaron a hacer su toque y al finalizar una canción, ponen una segunda batería y una silla más, acto seguido Paul dice que van a invitar a unos amigos.

En ese momento salieron Ace Frehley y Peter Criss, guitarrista y baterista originales, e interpretaron una canción llamada One Thousand Men, cantada por Ace. Para nosotros, los fanáticos, fue la cosa más impresionante que haya podido suceder, yo todavía no entiendo cómo el público se quedaba sentado. Tocaron 2 canciones los 6, luego otras 2 sólo los 4 integrantes originales de la banda.

Eso empezó a generar en el mundo del entretenimiento una serie de preguntas sobre un supuesto reencuentro de KISS. Peter Criss se había salido de la banda porque se había cansado de la vida del rock ‘n roll, pero como él lo contó cuando regresaron tiempo después, lo hizo para demostrarle a su hija que había sido integrante de la mítica banda, que no era una historia de mentiras. 

Mientras, Ace tuvo muchos problemas de drogas y alcohol por lo cual era improbable que volvieran. Pero un año después, durante la ceremonia de los Premios Grammy del 96, cuando el presentador anunció que una leyenda del rock iba a presentar el próximo premio, y fue así como salieron los 4 integrantes originales de KISS pintados y ataViados como era usual. La época y los discos uno podía diferenciarlos por las diferentes pintas con las que tocaban, por eso fue interesante ver a Gene con una ropa del 74, a Paul con una del 79, Ace de una del 80 y así; todos en una época diferente.

La salida de ellos hizo que la gente se levantara del asiento y los ovacionara casi sin dejarlos hablar. Esto confirmó los rumores del reecuentro, el regreso de ellos fue también para unos premios donde tocaron un par de canciones, dando luego una gira por todo el mundo, donde tuvieron muchos problemas, razón por la cual se volvieron a separar.

La gira en que yo los vi, fue la de los 35 años y esa espera después de un grupo telonero del que no recuerdo nada, terminó por fin antes de las ocho de la noche. KISS es un grupo hecho para vender experiencias únicas, ellos prepararon el escenario pero solamente faltando unos dos minutos bajaron un telón donde se ve el nombre de la banda en letras blancas y gigantes. Al mismo tiempo, suena un bajo que anuncia que se está acercando el momento del concierto. Solamente el telón generó conmoción y hubo unos más de 50.000 flashes por parte de las 30.000 personas que estabamos allí.

La banda tuvo otros integrantes más que duraron muy poco pero que tuvieron sus propios personajes, Eric Car, por ejemplo, se pintó de zorro y otro que se llamo Winnie Vinnie Vincent tuvo una pintura de un egipcio. Era increíble ver a gente pintada así, seguro eran personas que sabían mucho sobre la historia del grupo.

Nunca tuve ni una oportunidad cercana de verlos, nunca creí que lo iba a lograr. Cuando vi que habían anunciado una gira por Latinoamérica con fechas en Venezuela y Perú, revisé con mi hermano el valor de las entradas y los vuelos, pero para ambos se necesitaba mucha plata.

Cuando empecé a escuchar en la radio, que existía la posiblidad de que vinieran a nuestro país, la emoción no me dejaba vivir tranquilo, estaba siempre muy pendiente de las noticias todos los dias a ver si decían algo, hasta que confirmaron un concierto en Colombia.

Inmediatamente revisé la página oficial del grupo, kissonline.com, pero allí no estaba aún confirmado el concierto en Bogotá, sólo tenían un hueco durante su gira y era el 11 de abril. Revisaba todos los días la página hasta que un día apareció la fecha de Colombia, llamé a mi hermano, a mis amigos y les dije que era verdad. ¡Para mí fue una cosa impresionante! De ahí, el siguiente escollo fue comprar la boleta, me metía a la página y decía que las boletas iban a estar en venta en una fecha determinada, así que me puse a la tarea de averiguar cuando salían las boletas a la venta en el portal web.

Yo tenía la misión de comprar 4 boletas, cuando llegó la hora de hacer la compra, ocho de la noche de un sábado cualquiera, la página colapsó. Mi esposa y mis hijos me decían que me tranquilizara, que le diera un tiempo, pero para mí era inaceptable no poder comprar las boletas en ese instante, luego de tantos años de esperar este día. 20 minutos después logré ingresar a la página y pude hacer la compra. Cuando salieron las estadísticas el lunes siguiente, supe que en la primera hora se habían vendido como 4.000 boletas, cifra que para Colombia es interesante.

Cuando el sonido del bajo estaba lo suficientemente alto y se apagaron las luces, se escuchó la frase con la que comienzan todos los conciertos: “You want the best, you got the best. The hardest group in the world, KISS” Cuando se termina esta frase se cae el telón y hay una gran explosión. Ellos siempre arrancan con una explosión. Ese instante eriza el pelo, te congela, porque además hay una luz incandescente que poco a poco permite ver a los 4 integrantes pintados, vestidos.

Te brindan exactamente el mismo show que has visto una y otra vez durante toda la vida. Suenan todas las canciones que esperabas pero te quedan faltando 50 más, por fortuna tocan las mejores, conocidas y no tan conocidas, pero todas de la época de los 70 hasta los 80. No tocaron nada de los 90 ni del 2000, fueron casi 30 canciones y sabés que te dieron el mismo show que viste en videos, en televisión, pero esta vez los tenés al frente y es una locura.

El momento que más me conmovió fue oir la canción que más me ha gustado en toda la historia que se llama Cold Gin, y ver a mi alrededor a mi hermano y amigos de infancia; con los que nos pintamos, nos prestámos discos, con los que ibamos en el bus del colegio hablando de lo que sabíamos y oíamos de KISS, abrazados diciendo que esto era una realidad.