La Morateca: Ozzy y el murciélago

A principios de 1982, el señor de las tinieblas, Ozzy Osbourne, mordió "por accidente" a un murciélago vivo durante la realización de uno de sus shows en Des Moines, Iowa (EE.UU). El suceso quedaría marcado en las páginas del entretenimiento y en la salud del cantante de por vida.

Ozzy se encontraba promocionando su segundo álbum como solista "Diary of a Mad Man"; y la gira llevaba el nombre de “La Noche de los Muertos Vivientes”. 

Hay dos teorías muy discutidas al respecto. La primera indica que el murciélago estaba en el galpón donde se llevaba a cabo el concierto, y que sencillamente se sofocó con el calor de las reflectores y las luces. La otra versión asegura que alguién del público pensó que los murciélagos que mordía Ozzy en escenario eran reales, cuando lo cierto es que eran de plástico, y a manera de ofrenda lanzó al vertebrado mamífero al escenario.
 

 

En todo caso, lo cierto es que Ozzy tomó al animal y lo mordió en pleno concierto. Al parecer el murciélago no murió, y por el contrario reaccionó mordiendo también a su agresor, lo que obligó a que el cantante fuera trasladado al hospital para recibir el tratamiento antirrábico respectivo.

Según declaraciones posteriores a varios medios de comunicación como la revista Rolling Stone, “(...) Ha sido la experiencia más dolorosa y horrible de toda mi vida. Desde entonces y hasta la fecha, la gente me pregunta constantemente ¿eres el que mordió al murciélago en escenario? En verdad fue un accidente?. Por Dios!, eso fue hace años y solamente pasó una vez. Nunca lo van a olvidar?”.

Héctor Mora

¿Qué te pareció este contenido?