Jay Santos: un duro de Unity

El desarrollador brasileño estuvo dando un taller de creación de videojuegos para "no devoradores" de código. Se llevó a cabo en el ViveLab Bogotá. 

Hace algunos años, no tantos como parece, un sistema autoritario se ceñía sobre la creación, el diseño y la comercialización de videojuegos.

Era un mundo tenebroso, decimonónico, en el que pocas empresas participaban y en el que los desarrolladores eran expertos desconocidos o extraños en un sotano jugando con equipos inaccesibles. Solo existían un par de plataformas para poder jugar ¡y los juegos venían empacados en cajas de plástico!. 

Bueno, lo de las cajas todavía pasa, pero para ser sinceros, estamos exagerando. El pasado no era tan terrorífico y es todavía una influencia para la industria actual, en la que Colombia, en consumo de videojuegos al mes, se ubica en el puesto número 16 entre 42 países (Portafolio), y sigue creciendo.

Precisamente, las posibilidades que han llegado con Internet y el software libre en motores como Unity, han dado paso a que cualquier persona cuente con herramientas para crear videojuegos propios, sin tener que "comer código", aumentando la producción y el consumo, que ahora va ligado a los teléfonos y dispositivos móviles. Así, parece como si los cartuchos de Súper Nintendo fueran de hace cien años.

Y sí, tenemos hoy una industria más libre en la que el país ha comenzado a ser reconocida poco a poco. Desde juegos producidos acá como Grabbity, Nitro Chimp y The Last Runner, hasta nuevos emprendimientos, las herramientas están dispuestas para todos y se está involucrando el talento de mucha más gente que antes.Incluso, los desarrolladores del país ya tienen una asociación que los agremia: la IGDA.

"Hay gente de mucha calidad, creo que lo que les falta es justamente el contacto inicial con herramientas como Unity, porque ya tienen las ideas, los conocimientos tecnicos y conocen de programacion y modelado. Seguramente con Unity, que hace el desarrollo mas sencillo, se facilitará muchisimo para estos jovenes llevar su ideas a videojuegos", dice Jay Santos.

Este brasileño, que pertenece a ese nuevo mundo, comenzó en el de antes (se graduó en Ciencias Computacionales de la Universidad de Sao Paulo), pero ya completa seis años de experiencia en desarrollo de juegos y aplicaciones para móviles, tres años de experiencia con Unity y es Field Engineer y "Evangelista" de la compania desde Junio 2012.

Por invitación de ViveLab y de Nasca, Santos estuvo presentando Unity a varios jóvenes que tomaron su taller dictado en el ViveLab Bogotá, quienes aprendieron a hacer su propio producto en solo un día. Definitivamente, terminaron los tiempos oscuros.  

Hablamos con Santos sobre este nuevo mundo de creación que está disponible gracias a las plataformas gratuitas y fáciles de usar, en la que se han creado títulos famosos para diversos dispositivos y consolas: Bad Piggies y Temple Run 2, por ejemplo, pero que también está abriéndose camino en el cine y la simulación comercial. 
 

"Creo que es cuestión de tiempo para que tengan en colombia
una industria cien por ciento establecida y fuerte. Es un mercado emergente
que puede dar frutos en cualquier área"

 

¿Para qué nació Unity?

Para permitir que cualquiera, no importa su profesión, o si estudio ciencias computacionales, arquitectura o periodismo, pueda hacer un videojuego. Antes de Unity, para desarrollarlos se necesitaba de una tremenda experiencia y conocimiento de lenguaje de programación. Con Unity es posible hacer juegos sin escribir código. La idea de la plataforma es la democratización del desarrollo de videojuegos. Y ahora estamos viendo una expansión de su uso, no solo en videojuegos, sino en software de innovación, entrenamiento, visualización para producción de cine y TV, para crear un storyboard digital.


¿Quien lo desarrolla?

Tenemos equipos de desarrollo en Estados Unidos, Dinamarca y en Europa del Este, pero en términos generales es pequeño. No tenemos muchos programadores pero están distribuidos alrededor del mundo. Unity ya tiene 7 años y estamos ahora en el medio del ciclo de vida de la versión 4. Es posible que en 2014 lancemos la versión 5.


¿Como va su uso aparte de los videojuegos?

Uno muy común es el entrenamiento para empleados de plataformas de petróleo que están en el mar. Los entrenamos utilizando un software hecho en Unity que simula sus condiciones de trabajo.


¿Cómo describirlo? ¿Es un software o un lenguaje de programación?

Es una herramienta de creación donde también hay un lenguaje de programación. No es exclusivamente un lenguaje, sino un editor cien por ciento visual donde se puede crear un software.
 

"La idea de Unity es la democratización del desarrollo de videojuegos". 


 


¿Cuánto tarda alguien en capacitarse en Unity?

Por ejemplo, esta capacitación en Bogotá la estamos haciendo en un solo día. Empezamos desde cero y hacemos, en apenas seis horas, un nivel de un videojuego en primera persona.


¿Luego de crear un videojuego, qué pasa?

Una de las grandes ventajas de Unity es que desarrolla el juego inmediatamente y de una vez se puede poner en PC, Linux, Mac, iOS, Android, Blackberry, Windows Phone 8, Playstation 3, xbox o Wii u.
 

¿Automaticamente?

Casi. A veces hay que hacer ajustes que tomarán un día. Si se hicieran los juegos nativamente, seguramente cualquier cambio tomaría meses.
 

¿Hacia dónde van herramientas como Unity?

Aunque los videojuegos son lo principal, nosotros nos estamos enfocando principalmente en el tema de simulación y de previsualizacion para cine y TV. Pensamos que en el futuro será muy utilizada para esto.

¿Cómo ves a Colombia en el mercado?

Siento que las cosas están evolucionando muy bien en colombia en el tema de videojuegos. Ya existen buenas compañías establecidas con éxito internacional. Creo que es cuestión de tiempo para que tengamos en colombia una industria cien por ciento establecida y fuerte. Es un mercado emergente que puede dar frutos en cualquier área, no solo en software, diseño o entrenamiento, sino en todo.
 

"El tema es que el gobierno de Brasil no está tan abierto
al desarrollo de videojuegos como el de Colombia."

 


¿En Brasil existe algo parecido a los ViveLabs?

Existe la idea de la creacion de algo similar, pero el tema es que el gobierno de Brasil no está tan abierto al desarrollo de videojuegos como el de Colombia. No es visto como un producto cultural, entonces no hay mucho apoyo para iniciativas así.


En su país ¿cuál es el epicentro de las startups o del desarrollo de videojuegos?

Creo que los principales son Sao Paulo, Rio de Janeiro, Recife y Porto Alegre.


¿Jay ha desarrollado alguno?

Sí, pero no es público todavía. Desarrollé hace muchos años para otras plataformas y ahora en mi tiempo libre, pero no está listo. Se trata de un juego para crear nuevos elementos a partir de los que éste le da al jugador. Tenemos casi 400 elementos y 700 recetas para juntarlos. Entonces, unimos por ejemplo, fuego y agua y sale vapor, agua con tierra y sale barro, barro con fuego y sale ladrillo, ladrillo con ladrillo una casa, y una casa con casa, pues una ciudad. Está pensado para iOS y Android. 

Fotos e imágenes tomadas de unity3d.com


unity3d.com

¿Qué te pareció este contenido?