Héroes del punk: Sex Pistols

Steve Jones (guitarrista) y Paul Cook (baterista) eran dos jóvenes de clase obrera que decidieron tener una banda adolescente a principio de la década de 1970 llamada The Strand.

Jones robaba los instrumentos y amplificadores de los conciertos que se hacían en la zona. Con el tiempo Jones y Cook empezaron a frecuentar la tienda del manager Malcolm Mclaren y la diseñadora Vivianne Westwood llamada Let it Rock, después se llamó Too Fast To Live Too Young To Die y finalmente cambió su nombre simplemente a Sex.

Durante la época de Sex, la tienda se volvió un lugar recurrente para muchos jóvenes londinenses, quienes encontraban en la inusual ropa un estilo con el cual identificarse, ya que les llamaba la atención la ropa de “teddy boys” que allí vendían y empezaron a tener contacto con McLaren, quien, antes de irse a Nueva York decidió ayudarlos a conseguir dónde ensayar.

Cuando la tienda pasó a llamarse  Sex y empezó a vender ropa inspirada en el sadomasoquismo, el sitio se volvió un lugar obligado para los jóvenes londineneses que buscaban algo distinto a la moda predominante liderada por las bandas glam y progresivas.

Ahí conocieron al primer bajista, Glenn Matlock (de clase más acomodada que los otros y estudiante de arte) y empezaron a audicionar a varios cantantes sin que ninguno los convenciera. Incluso McLaren trató de convencer a Richard Hell.

John Lydon empezó a frecuentar la tienda. Él era hijo de una maestra y como la mayoría de esos chicos, vagaba por Kings Road sin mucho que hacer. Un día apareció con una camiseta que él mismo intervino con el texto "I hate Pink Floyd”. Después de hacerle una rápida audición en la tienda decidieron que él era el cantante perfecto. Lydon sería conocido como Johnny Rotten, debido a su dentadura podrida.

Los Pistols estuvieron presentes en el famoso concierto de The Ramones en Londres (1976), y al poco tiempo empezaron a presentarse en vivo en sitios pequeños. Desde el principio el estilo de Rotten en el escenario era directo y sin filtros de ningún tipo.

A medida que la banda fue dándose a conocer, la escena Punk londinense empezó a hacerse fuerte, no solo por la música y actitud en sí, sino por el estilo en cuanto a la ropa, los accesorios y los peinados. En cada concierto de los Pistols se empezaba a ver más gente ataviada con camisetas rotas, nodrizas en los pantalones y lo que se conoce como “spikey hair” o pelo puntudo.

La escena iba creciendo de manera impresionante semana tras semana. Para fines de 1976 de la mano de Los Pistols, el movimiento Punk (llamado ya, claramente así por los medios) empezaba a forjarse hacia adentro y tener una identidad clara hacia fuera.

El 8 octubre de 1976 los Pistols firman un contrato con la disquera multinacional EMI, este hecho ha sido uno de los más polémicos en la historia del Punk, ya que los puristas del movimiento han dicho que pensar en este como contracultura dejó de tener sentido el mismo día en que la banda más representativa del movimiento contracultural firmaba con una multinacional. La reflexión sobre esa discusión se resolverá más adelante.

Finalmente, después de una caótica sesión de estudio, los Pistols lanzaron su primer sencillo: Anarchy in the UK, el 26 de noviembre de 1976.

El 1 de diciembre de 1976, cinco días después del lanzamiento de “Anarchy”, la disquera EMI, ante la cancelación de la banda Queen, decidió invitar a los Pistols a “Today”, un programa de entrevistas emitido por Thames Televisión en vivo para todo el país. El presentador del programa era Bill Grundy, un conocido hombre de televisión. La banda fue acompañada por varias fans entre ellas Siouxsie, una de sus “fans” más famosas, que al poco tiempo se volvería la cantante de la banda de post Punk Siouxsie and the Banshees. La entrevista no duró más de 3 minutos, en los cuales la banda insultó al presentador y maldijo una y otra vez mientras estuvo al aire.

Nunca una banda había dicho tantas malas palabras en televisión nacional, y mucho menos al presentador del programa. Del incidente se han dicho muchas cosas, entre ellas, que el presentador estaba borracho y que finalmente él empezó a coquetearle descaradamente a Siouxsie. Sin embargo, la reacción de la banda generó una polémica nunca antes vista y observada por prácticamente todo el país.

The Sex Pistols se volverían oficialmente los enemigos del sistema, pero su mensaje no sería del todo oído, ya que generaría en el gran público británico más indignación y miedo que reflexión.

Esto tendría también consecuencias hacia el movimiento internamente. Justo en medio de una coyuntura política y social, los jóvenes de todo Londres (y de toda Inglaterra) descubieron algo de lo que venían oyendo hablar, que había hecho presentación en sociedad. Esto, sumado a la estética, las letras y los constantes escándalos mediáticos en los que la banda se vería envuelta (muchos de ellos armados por McLaren), junto con la proliferación de bandas, harían que el movimiento Punk se volviera masivo.

De esta manera, los Pistols y todo el movimiento Punk estaba listo para entrar al año más importante de su historia: 1977.

Débido al incidente, EMI acabaría el contrato con los Pistols. Dos disqueras más firmarián con la banda. Su segundo acto desafiante fue lanzar justo para la celebración del jubileo de la reina la canción God save the Queen. Un manifiesto, no solo contra la Reina, sino contra el sistema político y prácticamente contra todo lo que significa el “ser inglés”.

Finalmente, en octubre de 1977, después de todos los problemas con las disqueras, salió el único disco oficial de la banda: Nevermind the bollocks… here’s The Sex Pistols. Un disco que marcaría la historia del Punk para convertirse en el más representativo de todo el movimiento.

En 1978 la banda se desmembró en su gira por Estados Unidos después de un par de conciertos. En medio de discusiones de la banda, peleas constantes con su “mánager” Malcolm McLaren y un público que los veía más como una especie de atracción extraña que como un grupo de Punk; todo llegó a su fin. Las últimas palabras pronunciadas por Johnny Rotten al final de ese recital fueron Have you ever get the feeling you been cheated?   

Lean también Héroes del punk: New York Dolls, Iggy Pop, Ramones.

¿Qué te pareció este contenido?

Tú votaste 'Me da igual'.