Gordo, calvo y bajito

Algunos personajes llevan consigo su propia revolución. Transitan un mundo lleno de prejuicios, a veces vencidos por sus miedos, duelos y obsesiones y en otras ocasiones inspirados por sus retos y la constante búsqueda de su propia redención. 

El heroísmo es cotidiano y una prueba de ello se concentra en un personaje cinematográfico: Antonio Farfán, el protagonista de la ópera prima de Carlos Osuna “Gordo, calvo y bajito”

En el marco del Festival Internacional de Cine de Cartagena se ha presentado una realización cinematográfica inspiradora, con una historia sencilla y a la vez profunda. El joven director colombiano ha logrado crear un inolvidable capítulo cinematográfico, que más allá de su impecable trabajo de animación, ha desarrollado una narrativa impecable, cercana a aquellos espectadores que desde la propia silla de una sala de cine están buscando coordenadas para salvar su mundo.

"Gordo, calvo y bajito" cuenta la historia de un trabajador de notaria colombiana que se debe enfrentar  a su propio ambiente trabajo, a un hermano manipulador, a sus compañeros de grupo de superación personal y a su propia timidez, fantasma que lo persigue sin piedad. En la realización cinematográfica se destacan las interpretaciones de Álvaro Bayona, Fernándo Arévalo, Jairo Camargo y Julio Medina.

 

 

Por otra parte, la película cuenta con el trabajo musical de Andrés Martínez de Monareta, por cierto, muy acorde con lo presentado en la historia.

La cinematografía de Carlos Osuna genera muchas ilusiones y en Radiónica estaremos pendientes de su carrera artística. Nuestro corazón también es cinematográfico. 

¿Qué te pareció este contenido?