00
Días
00
Horas
00
Minutos
00
Segundos

En El Jordán se reconstruye la memoria musical de Medellín

Una edificación construida en 1891 fue restaurada y reabrió sus puertas como Centro de Documentación Musical.

Un siglo y cuarto de historia encierran los muros de una edificación ubicada a dos cuadras del parque del barrio Robledo en Medellín: El Jordán.

En sus primeros tiempos, en El Jordán se escuchaba la música en pianola. El famoso piano mecánico al que se le daba cuerda y que, a través de rollos con perforaciones, interpretaba por sí solo los valses de Federico Chopin y Johann Strauss. Luego fue el momento del gramófono y de los primeros acetatos de 78 rpm que llegaron a Medellín hacia 1920, con la voz de Enrico Caruso y sus insuperables interpretaciones como tenor en óperas de Giacomo Puccini y Giuseppe Verdi”, explica un texto de la exposición que por estos días se exhibe en el lugar.

Esta antigua fonda, hoy constituida en un lugar para recapitular las músicas creadas en Medellín a lo largo de su existencia como ciudad, fue fundada en 1981. Desde su reapertura el 4 de julio de 2017 han pasado en concierto grupos  como Vingus Band, Sonora Aguamala y Trópico Esmeralda; además, se han realizado conversatorios enfocados a la salsa, el jazz, el rock y a la memoria oral en torno a esta casa patrimonial.

Por El Jordán  pasaron (entre muchos otros) grandes políticos como Jorge Eliécer Gaitán, escritores como Manuel Mejía Vallejo y duetos como Espinosa y Bedoya. Fue lugar de recreo para las clases altas (en principio), también sirvió como parada obligada de arrieros que venían con su carga desde el occidente de Antioquia y, sobretodo, marcó una época dorada como bailadero entre 1938 y 1952.

Para los años 70 y 80, algo de su antiguo esplendor se revivió cuando fue frecuentado por personajes de la cultura como el cineasta Orlando Mora, el académico vallecaucano Jaime Galarza y escritores como Óscar Collazos, R. H. Moreno Durán, el poeta Mario Rivero, Fernando Cruz Kronfly, José Gabriel Baena, Jairo Morales, Elkin Restrepo y por supuesto Manuel Mejía Vallejo y su taller de escritores de la Biblioteca Pública Piloto”, se narra en un muro de la edificación.

Todo tipo de historias encierra este lugar emblemático de Medellín que había cerrado sus puertas en 2007 y que en 2012, fue adquirido por la alcaldía de Medellín para restaurarlo y ahora ponerlo a disposición de la ciudadanía.

 Ahora, la ciudad de Medellín cuenta con un lugar destinado a construir la memoria de la música creada entre estas montañas: el Centro de Documentación Musical El Jordán. Tras el proceso de restauración de casi 5 años ahora los discos, acetatos, afiches,  libros e investigaciones, además de charlas, conciertos de pequeño formato y exposiciones, le dan un valor esencial como eje de la cultura musical.  

 El rap, la cumbia, el rock, el tango, la salsa, el jazz, la música colombiana, el folclor... estas y otras músicas tienen cabida en El Jordán con un fin: “construir el gran relato de la música de Medellín”.

¿Qué te pareció este contenido?