Emprendimiento Al Parque

La pasada edición de festival contó de nuevo con la realización de "pitch" de negocios y la Eco Carpa, ruedas de emprendimiento y un lugar especial en el parque en el que los pequeños empresarios culturales, artísticos y musicales exponen sus propuestas, productos y medios, y concretan negocios entre ellos y los visitantes del evento. 

Desde hace unos años, la organización de Rock Al Parque le ha puesto las pilas, además de la música, a crear espacios de promoción y difusión para que las bandas nacionales puedan mostrar su música a productores y gestores culturales colombianos e internacionales, potenciando el alcance de sus proyectos y generando intercambios visibles.

Este año, contaron con dos iniciativas de este tipo "para generar encadenamiento entre los distintos agentes de la cadena de valor de la música", como nos contó Eddy Johana Gómez, asesora de circulación y emprendimiento de la gerencia de musica de Idartes.

La primera fueron los "pitch" de negocios, en el que las bandas distritales seleccionadas, y las invitadas por Bogotá, presentaron en 5 minutos sus propuestas, sus planes, su recorrido y su música a diferentes promotores de festivales y eventos. De estos se beneficiaron artistas como Alfonso Espriella; Ubergehen, quienes tendrían la oportunidad de tocar en un festival en Barranquilla, organizado por la Universidad del Atlántico; La Severa Matacera y Pornomotora, quienes hicieron contactos para tocar en Alemania. 

La segunda es la Eco Carpa (creada hace 7 años y conocida antes como Carpa Distrito Rock), un espacio en el parque Simón Bolívar en el que las personas que viven de la comercialización de música, así como de actividades afines y de productos derivados de esta actividad artística, tuvieron la posibilidad de mostrar y ofrecer su trabajo, venderlo y concretar negocios, aumentando sus oportunidades, contactos e ingresos. Este año, unas 40 propuestas fueron seleccionadas para participar por un comité que estuvo en manos del teatro R101, el cual evaluó criterios como respeto al medio ambiente y sostenibilidad. 

Desde camisetas y discos, hasta revistas impresas, cómics, ropa, tatuajes, artesanías, patinetas, libros y todo lo que se pueda encontrar sobre música, la Eco Carpa fue el lugar de stands completos con objetos disponibles para los gustos alternativos y rockeros que se dan cita en el festival. También se montaron en el cuento sellos disqueros, escuelas de música, movimientos como los Rockeros Animalistas, Revolución de la Cuchara y el Movimiento Metal de Ciudad Bolívar. Actualmente, el Idartes se encuentra tabulando encuestas para conocer la opinión de quienes participaron y hacer un balance de la iniciativa. 

Por su parte, los "pitch" contaron con un taller de formación y entrenamiento "Cuenta tu rollo en 5 minutos", para que las agrupaciones y sus representantes conocieran la dinámica y fueran lo más concisos posibles al momento de promover sus proyectos a los invitados.

Entre estos estuvieron Volker May, jefe de booking y eventos FZW event GmbH de Alemania (siguiendo línea metalera de la curaduría este año, nos dijo Eddy); Juan Alemán, del festival venezolano Música Al Aire; el uruguayo Gabriel Turrielle del Fest Contrapedal; Aleh Chleasco, del Rototom Reggae Contest Latino (Argentina); nica y Viola de Altavoz Medellín; Óscar Balcázar del Festival Calibre de Cali; Jorge Iván Arango de Convivencia Rock de Pereira, Risaralda; los periodistas chilenos Alfredo Lewin y Cote Hurtado (Rockaxis), entre otros.

Las actividades académicas también fueron importantes. En otros años, el festival había contado con la presencia de personajes de la talla de Joel Hamilton, Tony Maimone, Juan Vandervoort (K2 Records), Alicia Zertuche y Scott Wilcox (SXSW) y Kelly Kapp (Live Nation), en conferencias abiertas al público y en reuniones de negocios con las bandas.

Para 2013, el festival organizó de nuevo jornadas académicas gratuitas (foros Culturas en Movimiento), clínicas musicales a cargo del sueco Daniel Bergstrand (producción de audio) y Alex Carapetis (batería); así como seminarios de periodismo rock con Alfredo Lewin y Cote Hurtado. 

Pero al margen de estas actividades, otros emprendedores deciden ir a Rock Al Parque a promocionar sus productos o servicios relacionados con la música directamente con la gente y el público, o con las mismas agrupaciones que tocan en el festival. Uno de ellos es el politólogo, músico e ingeniero de sonido Camilo Quintero, de Raag Sound, miembro de la agrupación bogotana Sick Gemini, quien aprovechó el festival como fanático, como músico y como dueño de negocio. Lo entrevistamos para conocer otra perspectiva sobre Rock Al Parque 2013.   
 
 
 

 

¿Desde su experiencia, cómo apoya Rock al Parque al emprendimiento rockero, musical y joven de Colombia?

Pienso que Rock al Parque es un vivo ejemplo de una política pública efectiva. No es tarea sencilla lograr darle continuidad a un evento tan grande durante tantos años, manteniendo unos estándares de calidad altos. He tenido la posibilidad de vivir la evolución del festival y de entenderlo como un eje importante para la industria del rock en Colombia. A mi modo de ver, el festival dinamiza la producción artística y musical en el país, toda vez que es el evento más grande de Colombia, en donde confluyen la mayor cantidad de agrupaciones de rock locales e internacionales y demás personas que trabajan en este campo.

¿Es importante un festival como este para quienes están en el negocio de la música, por ejemplo, desde los estudios y salas de ensayo?

Por supuesto. Rock al Parque es el espacio al que todas las bandas de rock nacional quisieran subirse a tocar. Sin embargo, para poder hacerlo, es necesario contar con un material de audio de buena calidad y lo más importante de todo, sonar muy bien en vivo. Es allí donde los negocios como los estudios de grabación y las salas de ensayo entran a desempeñar un rol fundamental, porque una banda siempre necesitará un lugar para practicar su show en vivo y un lugar en el que pueda grabar de manera profesional, bien sea un sencillo o un disco de larga duración.

¿Si no existiera Rock Al Parque, esto lo afectaría?

Seguramente me afectaría. Los grandes festivales motivan a las bandas a moverse a todo nivel. Una banda, difícilmente podrá presentarse en el festival sin haberlo hecho en otros escenarios. En otras palabras, necesita haber tocado en vivo muchas veces para obtener el bagaje necesario que le permita hacer un buen show para las 80.000 personas que le caben a la plaza de eventos del parque Simón Bolívar. Es decir que si el festival no existiera, seguramente el flujo de bandas en salas de ensayo o en los estudios de grabación se reduciría considerablemente durante el año.

Hace poco conocí a unas personas que tienen un estudio y unas salas de ensayo en Santa Marta y recuerdo haberles preguntado cuál es el promedio de bandas que ensayan en sus salas en un día. La cifra que me dieron fue menos de la mitad de las bandas que en promedio ensayan en mis salas en un día normal. Tal vez si en Santa Marta hubiese un Rock al Parque, más bandas harían música. Seguramente si en Bogotá no existiera el festival, menos bandas harían música.

Vean nuestra galería de fotos de Rock Al Parque 2013

¿Qué estrategias utilizó para llegarle al público, aprovechando la invitación del festival?

El trabajo que hicimos fue básicamente entrar en contacto personal con las bandas locales y algunas internacionales que muy amablemente se tomaron un tiempo para conocer nuestra propuesta. No queríamos limitarnos solo a repartir publicidad a diestra y siniestra, de un lado, por no podíamos darnos ese lujo y por otro, porque más que pretender acaparar público y clientes sin sentido, en Raag Sound queremos que la gente que hace música en nuestras salas de ensayo se sienta muy bien e identifique las diferencias entre nosotros y las demás salas de ensayo de la ciudad.

¿Tiene usted, como parte del medio musical, contacto directo con Rock Al Parque? ¿Sería necesario tenerlo?

El contacto existe. Creo que el festival no dura sólo un fin de semana. Siempre estoy en contacto con los canales de difusión que tienen el Idartes y el festival y eso lo hago con el fin de mantenerme informado sobre otras convocatorias y festivales paralelos como Jazz al Parque o Salsa al Parque, por ejemplo. Adicionalmente recibo boletines a mi correo electrónico. Sin embargo, tengo acceso a toda esa información porque yo mismo la he buscado, no porque haya llegado a la puerta de mi casa. Me entero de las cosas en la medida en que me interesa estar en contacto continuo con todo lo que pase alrededor del festival, en calidad de espectador y en calidad de empresario.
 


Foto: Sick Gemini, Facebook
 

¿Cómo podrían negocios como el suyo aprovechar el festival para moverse?

Buena pregunta. Creo que Rock al Parque es el único festival sin ánimo de lucro que permite a proyectos de emprendimiento sacar algún tipo de provecho. Gracias a la invitación que me nos hicieron este año, tuve la oportunidad de hacer varios contactos y hablar con otras personas que trabajan en este medio y eso es algo que seguramente no pasaría en eventos que persiguen intereses económicos, porque para poder entrar en calidad de empresario, tendría que pagar mucho dinero para acceder a un espacio. El festival es una plataforma ideal para conocer otras personas en este mismo oficio y construir redes de trabajo.

¿Logró hacer negocios o publicitar su marca?

No voy a decir que firme contratos de grabación de discos con 3 importantes bandas (risas), pero si pude establecer comunicación con gente que trabaja en la industria de la música en el país y eso es muy valioso porque eventualmente contribuirá a que Raag Sound crezca en el futuro cercano.

¿Le permitió el festival a usted tener contacto con su público objetivo?

Sí.

Desde su experiencia como dueño de un estudio y sala de ensayo, cree que hay una conexión entre su oficio, las bandas y el festival? Es decir, ¿se siente ud parte de un espíritu, de un flujo de ideas, de un mismo objetivo? ¿Ó todo está atomizado?

Creo que si bien el festival ha contribuido mucho a afianzar relaciones entre los distintos actores que trabajamos en este espacio, aún hay mucho que aprender. Eso beneficiará al rock nacional y en general la industria musical del país.

Partiendo de eso mismo, por qué es importante Rock al Parque ¿Es más que una tarima? ¿Qué les da a las bandas que apenas están comenzando y que se presentan allí?

El año pasado hablé sobre esto con un amigo. Él vive en Medellín y tiene una banda con reconocimiento y una trayectoria de más de 15 años, que ha girado por todo Suramérica y se ha presentado en otros festivales importantes en el país. Su banda ha sido reseñada en publicaciones especializadas muy importantes a nivel mundial en su género. Después de varios intentos fallidos para presentarse en ediciones pasadas del festival, fueron invitados por la organización para tocar en Rock al Parque 2012. Luego de la presentación que hicieron, el tipo estaba feliz. Su cara de satisfacción era evidente. Ese día me dijo que para él y su banda, presentarse en esa tarima era algo así como “la graduación para una banda en Colombia”. Y si esto es así de gratificante para una banda con recorrido. ¿Cómo podrá ser para una banda que recién empieza? ¡Brutal!
 


 

¿Cómo músico, y miembro de Sick Gemini, cuya meta es tocar en Rock al Parque en 2014, por qué es importante el festival, qué es lo que lo hace especial, cómo trascendería para ustedes y su carrera?

¡Otra buena pregunta! Yo hago música hace muchos años. Sin embargo, hasta hace unos pocos entendí que si no me jugaba el todo por el todo, posiblemente el sueño de pararme en tarimas grandes se quedaría en eso, en sueños. Por esa razón le di forma a Sick Gemini. Como en cualquier otro campo, embarcarse hoy en día en un proyecto profesional es complejo. Con Sick Gemini estamos aprendiendo que este es un proceso que lleva tiempo, mucho trabajo y sacrificio. Para nosotros, tocar en Rock al Parque es tal vez la mayor motivación que tenemos a nivel local, creemos que es el escalón al que subiremos a su debido tiempo y será el escenario que nos dará la experiencia necesaria para llevar nuestra música a otros grandes festivales a nivel mundial. Si se da el próximo año, nos lo habremos ganado a pulso y estaremos preparados para hacer un show de calidad. Si no se da, esperaremos nuestro turno.

¿Cuáles son los planes próximos de Sick Gemini?

Bueno, ahora Sick Gemini está terminando de grabar el que será su álbum debut, que llevará por título ‘Unison’. Este trabajo incluirá 10 canciones originales que dan forma al sonido al que hemos llamado "Dancefloor Oriented Rock". Queremos poner a bailar a la gente con música con carácter. Esperamos tener el álbum listo para finales del mes de agosto. En cuanto a shows en vivo, viajaremos a una corta gira a la ciudad de Santa Marta en donde haremos 3 presentaciones en lugares diferentes, durante la última semana de julio. Estamos pendientes de confirmar varias fechas aquí en Bogotá y en otras ciudades.

¿Por qué es importante una emisora como Radiónica para las bandas colombianas que están comenzando, como Sick gemini?

Yo conocí Radiónica hace unos 4 años. Por esa época estaba produciendo música electrónica y supe del programa "Sonidos Colombianos En Rotación". Inmediatamente envié algunas de mis producciones y sin haber tenido que esperar mucho me programaron para sonar el mes siguiente. Estamos hablando de un programa que en ese entonces era emitido en la franja de 6 a 8 p.m. de lunes a viernes. Mi música sonó durante un mes en ese horario, junto a la música de muchos otros artistas que también fueron seleccionados. Sonar en otra emisora, en esa franja, seguramente debe costar millones. Adicionalmente me hicieron una entrevista al aire, que aún conservo.

Durante ese mes, tomé conciencia de la oferta musical tan amplia, y de la calidad de la misma, que tenemos en nuestro país. Una cosa era saber que siempre hemos tenido una riqueza, muchas veces olvidada, de ritmos propios del folclor colombiano, y otra era, conocer, por ejemplo, propuestas de música electrónica, indie rock, metal o hip hop de gran calidad que no tenían o tienen nada que envidiar a producciones similares hechas en Europa o en los Estados Unidos.

Eso fue hace 4 años. Sin embargo, recientemente he tenido la oportunidad de dar a conocer la música de Sick Gemini, gracias a otras franjas de la emisora en donde me han abierto las puertas.

En resumen, siento que Radiónica es realmente una estación de radio pública, en donde los artistas colombianos podemos dar a conocer nuestro trabajo sin que intereses con fines de lucro lo impidan. 

Por Andrés Elasmar, Señal Radiónica


sickgemini.com
rockalparque.gov.co

¿Qué te pareció este contenido?