¿De Google a Crossroads?

Después de haber fundado uno de los imperios más innovadores y exitosos de Internet, Sergei Brin se retiraría para dedicarse por completo a tocar guitarra blues.

"No ser malo, no significa no tener alma", se lee en un memo privado que se conoció del cofundador de Google, en referencia a su intento de dedicarse por completo a la música en 2015. 

Luego de varias clases dadas por nadie más que Eric Clapton (a quien Brin pagó unos 40.000 mil dólares) y Keith Richards (The Rolling Stones), se le ha visto por los pasillos de las oficinas de Google en Palo Alto, California, con un amplificador portatil, a pilas y en su cinturón, donde antes colgaba su Blackberry.

Su pasión por el blues llega a tal punto que ha puesto a su disposición varios automóviles automáticos de Google dotados con micrófonos ultrasensitivos para grabar por las carreteras del sur de Estados Unidos "música real" tocada en bares, tiendas y en las calles de los pueblos y ciudades. 


El excéntrico multimillonario, quien ya llevaba su guitarra "Beulah" a reuniones privadas en la firma, e intercambiaba riffs con la vicepresidenta Marissa Mayer, tiene incluso un proyecto con la NASA para tratar de identificar el lugar, el crossroads (cruce de caminos), en que la que el legendario blusero Robert Johnson supuestamente recibió su talento del mismísimo demonio, en un pacto que lo llevaría a la cima del talento de las 6 cuerdas, pero a una muerte rápida.

La manera en que esto afecte a la dirigencia de Google, compartida por Brin junto a Larry Page, desde ya comienza a verse, pues el primero considera que su trabajo en la multinacional es ya demasiado complicado y aburrido; pero si cambiarlo se debe a un pacto con el diablo, pronto lo sabremos.

Con información de Tech Crunch, April Fools Day.
 

Sergey Brin en Google +

¿Qué te pareció este contenido?