"Cuando uno hace las cosas con cariño y gusto, salen mucho mejor"

Los colores azules le quedan bien, pero el color que mejor le queda es el de la entrega, la nobleza, la fortaleza y el trabajo en equipo. Él es Rafael Robayo y aquí nos cuenta desde su experiencia cómo le juega limpio a la vida. Porque #AsíSíSeJuega.

El volante mixto de Millonarios, aunque siempre juegue por la derecha, inició en el fútbol a la edad de 10 años cuando ingresó a una escuela de fútbol de su barrio en Bogotá. Muy rápido, él y y los que lo rodeaban se dieron cuenta del 'don', como dice él, para jugar al fútbol y fue entonces cuando el amor por el deporte tomó un rumbo profesional. En 2005 llegó a Millonarios después de pasar por Nacional y Once Caldas (donde ganó con el equipo la Copa Libertadores 2004).

En el equipo embajador se ganó el cariño de los hinchas gracias a su entrega y pasión en el juego, y no es para menos, pues quienes lo han visto jugar saben que lo deja todo en la cancha y hace todo por recuperar un balón. Con Millos salió campeón en el 2012 y hoy es parte fundamental del club.

Hablamos con él, nos habló de sus inicios, de su amor por el fútbol y de cómo llegó a ser lo que hoy es. Porque #AsíSíSeJuega y porque jugar limpio en la vida vale la pena, los invitamos a escuchar sus palabras y ver cómo haciendo las cosas bien se puede llegar lejos 


#AsíSíSeJuega

¿Qué te pareció este contenido?