Cuando la radio salva el mundo

No podemos celebrar el Día Mundial de la Radio de otra manera que no sea hablando de ella. Esa que nos acompaña a donde quiera que vayamos y que nos enseñó que hay otras formas de salvar el mundo.

“Señoras y señores, interrumpimos nuestro programa de baile, para comunicarles una noticia de última hora procedente de la agencia Intercontinental Radio. A las ocho menos veinte, hora central, el profesor Farrell del Observatorio de Mount Jennings de Chicago, Illinois, comunica que se han observado en el planeta Marte algunas explosiones de gas incandescente, que se suceden a intervalos regulares. El espectroscopio revela que se trata de hidrógeno y que, este gas, se dirige en dirección a la tierra con enorme rapidez…”

Así, con tono alarmante, inicia la narración de ‘La Guerra de los Mundos’ en la versión hecha para radio en 1938 por Orson Welles. Ese 30 de octubre la estación de radio de la CBS en Nueva York sería testigo de un acontecimiento que cambiaría el mundo de la comunicación y más precisamente el universo radiofónico.

Esa transmisión le dio un poder inimaginable, para aquella entonces, a la radio, no solo porque logró que cientos de personas entraran en pánico con los sucesos (ficticios) narrados, sino porque además de ser la narración de una novela en radio, expuso a la radio como un medio masivo, de largo alcance y sobre todo, de gran impacto y credibilidad.

Por décadas, desde que se realizó la primera transmisión radial en la navidad de 1906 en Massachusetts (32 años antes de la narración que casi le cuesta la vida a Welles), la radio ha venido evolucionando no solo para informar y entretener al hombre, sino también para formarlo.

La radio pública: Un acto de responsabilidad mediática

A finales de 1922, un grupo de fabricantes de radios en Inglaterra creó una compañía la cual se encargaría de transmitir servicios radiales de forma experimental. Esa compañía, después de operar durante 5 años consecutivos y por medio de una ‘carta real’ (la cual permea a las entidades de controles políticos y comerciales que les quieran implementar), se convirtió en una empresa de radio totalmente independiente, sin dejar a un lado el sello de lo público, lo que pertenece, está hecho y no se le puede quitar a la ciudadanía. Esa compañía sería conocida en 1927 como la British Broadcasting Company Ltd., la BBC.

Con 10 estaciones de radio distribuidas en todo el Reino Unido, en frecuencias AM, FM, DAB (radio digital) e Internet, la BBC es considerado el sistema de medios públicos más importante a nivel mundial (además de radio ofrece televisión e Internet).


Edificio de la BBC Radio en Londres.

En este lado del planeta también funcionan sistemas de radio pública de gran importancia, uno de ellos, la NPR (National Public Radio), fundada el 26 de febrero de 1970 en Washington D.C., Estados Unidos. La organización, aunque es financiada por el sector público y el privado, se rige por la Ley de Radiodifusión Pública, la cual funciona como la ‘carta real’ de la BBC, manteniéndola independiente y responsable sobre sus contenidos con estaciones radiales individuales y destinadas para diferentes públicos.


Estudios de NPR en Washington D.C.

Es sencillo, y hablamos netamente de radio pública, el oficio de informar, entretener por medio de la cultura y formar mejores personas, es una labor que no puede depender de intereses externos y que la radio estatal entendió desde el mismo primer momento en que comenzó a transmitir contenidos por medio de ondas hertzianas (las ondas electromagnéticas que descubrió Heinrich Rudolf Hertz y por las cuales viaja la radio) de manera independiente.

Radiónica, la KCRW y la BBC 6

La radio es familia y como en toda familia existen primos lejanos, casa paterna y momentos inolvidables. Hablemos de este, el hogar de los sonidos colombianos, un lugar que desde 2005 ha venido cumpliendo los sueños de quienes pasan por ella y de los que la escuchan. Un espacio que, con sus bases construidas en 99.1fm Frecuencia Joven de la Radio Nacional de Colombia (que por cierto cumplió 75 años en estos días), ha logrado consolidarse y ser la abanderada de los artistas independientes, locales y de vanguardia siempre bajo el sello de la radio pública y cultural.

Podríamos decir entonces que nuestra familia es esa, la radio pública de todo el mundo, y que nuestros primos más lejanos, siendo el Sistema de Medios Públicos Señal Colombia nuestra casa paterna, podrían ser la KCRW (afiliada a la NPR) y la BBC 6 (de la BBC).

De la primera podemos decir que junto a nosotros, es la estación de radio que lleva a los artistas al festival South By Southwest SXSW en Austin, Texas, el cual, desde hace 5 años, es el evento musical que nos da la posibilidad de mostrar nuestros artistas y nos abre el mercado sonoro norteamericano. Desde 2011, cuando llevamos a Profetas, Casiokids de Noruega y Ximena Xariñana de México, hasta el año pasado (2014), cuando presentamos a LosPetitFellas y a Illya Kuryaki and the Valderramas de Argentina, nos hemos puesto al nivel de nuestra prima lejana norteamericana, la KCRW, exponiendo elementos alternativos y realizando una buena labor de apoyo a nuestros sonidos como radio pública.


LosPetitFellas en el SXSW 2014.

Otra de nuestras familiares al otro lado del mundo es la BBC 6, la estación de radio del sistema de medios públicos británico que se ocupa de los género alternativos, el rock, el reggae y las músicas del mundo. Su trabajo con los artistas locales es el reflejo de lo que hacemos aquí (en una mayor escala claro está), y más que una copia es un modelo de trabajo que tiene un único fin: el apoyo y acompañamiento a bandas emergentes.

Tanto la KCRW como la BBC 6, se preocupan y trabajan a diario por hacer radio de vanguardia, con productos que no caen en estereotipos pero tampoco traspasan el límite de lo bizarro, y que entienden qué NO significa lo público, que en últimas, es lo más importante para realizar una labor de calidad en un medio tan difícil.

Marcas como nuestro #ConciertoRadiónica (que ya va en su sexta edición), y productos como los #Podcast (con los cuales exploramos nuevas formas de consumo) o las #Playlist que nos sumergen en el mundo del streaming, nos reafirman como una radio responsable, de avanzada y que no se aleja mucho de la realidad del primer mundo si hablamos por ejemplo de los Live Lounge que realiza la BBC (sesiones especiales de artistas en vivo y en estudio).


Concierto Radiónica 2014.

Sí, la radio es familia

El Día Mundial de la Radio, celebrado todos los 13 de febrero desde 2012 en conmemoración de la fundación de la Radio de las Naciones Unidas (1946), no es simplemente una fecha especial en el calendario de cualquier periodista, comunicador o ingeniero que trabaje para ella, ¡no!, es mucho más que eso, y de hecho, y aunque suene ‘clichesudo’, el día mundial de la radio es todos los días, porque se lo merece, porque es 24 horas, porque nos transporta a universos paralelos, porque no para, porque se construye a diario y en conjunto, porque en ella siempre está pasando algo, porque se reinventa y porque quienes la hacen comprenden que más allá de estar atrás de un micrófono o una consola, es decirle la verdad a quienes los escuchan, tratarlos con respeto y darles contenidos de calidad.

La radio, sea pública o privada, comercial o independiente, británica o latina, en español o en ruso, es el puente que comunica a los oyentes con su imaginación, por eso es “el teatro de la imaginación”. Es familia porque en ella convergen todos, hablan todos, opinan todos, une continentes y sobre todo, acompaña... donde sea que alguien esté. Es magia, es inmediatez, es tener claro lo que se dice y defenderlo, siempre bajo la inmensa sombra de la responsabilidad. Es salvar el mundo.

Feliz día a la radio. A los que la hacen y la viven. Feliz día a los que la consumen, a los que están al otro lado, los que se preocupan por encenderla o sintonizarla. Feliz día a quienes velan porque sea culta, porque aporte algo, porque sea precisa y nada mediocre. A los que trabajan por ella y a ella misma, así viaje por cable o por satélite y sea intangible, feliz día mundial de la radio.

Por llevarnos a la luna y al concierto de Paul McCartney en Bogotá. Por mantenernos informados sobre los acontecimientos mundiales y por mostrar otros géneros musicales. De Orson Welles con 'La Guerra de los Mundos' a El Profe y su especial de 16 horas en vivo homenajeando a Cerati por su muerte. Feliz día Radiónica.

Algunos datos sobre la radio y los jóvenes según la UNESCO 


#DíaMundialDeLaRadio

¿Qué te pareció este contenido?