Con ustedes su majestad, la tornamesa

La música para cumplir su fin necesita ser escuchada y reproducida, por eso, les mostramos el origen de una máquina que revolucionó el mundo de la reproducción de sonidos y que le abrió nuevos caminos a la música electrónica.

Seguimos en medio de este recorrido que iniciamos desde el proceso de creación, pasando por los instrumentos que le dan origen, hasta aquellos aparatos que se construyeron para que esta fuera oída: La música.

Como hemos visto en la música electrónica, la relación entre aparatos y sonidos siempre estará íntimamente ligada, tanto para su creación como para su reproducción.

Hoy nos enfocamos en uno de los protagonistas de este genero que además de ser vital para su construcción, también se ha caracterizado por convertirse con el tiempo en un importante referente cultural; estamos hablando de la tornamesa y de quienes decidieron construir con ella un capítulo vital en la historia de la música electrónica.

En 1925 cuando se buscaba la reproducción de discos en vinilo o acetato con una mayor calidad de sonido y tratando de superar lo que el gramófono ya había conseguido, nacía el tocadisco o tornamesa. Llegaba el año 1948 y luego de finalizar la Segunda Guerra Mundial las tornamesas se preparaban para recibir lo que causaría una revolución musical, llamado LP, formato en el cual era posible almacenar mayor cantidad de sonido en diferentes velocidades y ser usado por sus dos caras.

La tornamesa  con el tiempo se establecía como un elemento común en los hogares. Sin embargo, para la electrónica no sólo sería un medio netamente de reproducción sino que a partir de diferentes modelos y personajes que querían seguir experimentando se convertiría en un hito que marcaría a este génreo y su historia.

Uno de los pioneros en el uso de las tornamesas portátiles fue el ingeniero radiofónico Ron Diggins quien se encargo de construir una caja en su furgoneta con dos tornamesas, un mixer, parlantes, micrófonos y luces conocida como la Diggola, con la cual podía llevar a cualquier parte la música que le gustaba, compartirla y amplificarla. Tal fue el impacto que tuvo Diggins que hoy en día es considerado como el primer Dj de la historia.


Ron Diggins. Tomado de gregwilson.co.uk

Desde ahí y con el pasar del tiempo hemos podido ser testigos de un sinnúmero de Djs, productores y artistas que han utilizado las tornamesas como su elemento de trabajo y de inspiración. Géneros como la electrónica y el hip hop vieron en este aparato la herramienta necesaria para hacer de su música algo único.

El DMC World DJ Championships
es una competencia creada en la
década de los 80 en el Reino Unido
y que hoy se celebra en más de
40 países.

Aunque en la actualidad la tecnología y los nuevos formatos en la electrónica nos han permitido tener un fácil acceso a ella, es indispensable reconocer su origen. Desde Los primeros empates simples con vinilos, pasando por la posibilidad de alargar las canciones repitiéndolas en diferentes tornamesas, hasta eventos que han sido reconocidos a nivel mundial como el DMC World DJ Championships, la tornamesa se ha caracterizado por ser el instrumento emblemático, puro y simbólico que la música electrónica y quienes la realizan y la practican deben seguir conservando y respetando.


No se pierdan este sábado desde las 4 de la tarde nuestra #FranjaElectrónicaRadiónica con los mejores beats para prender la tarde - noche.


Vean también:

De Stockhausen a Kraftwerk, de lo clásico a la modernidad

Redescubriendo los orígenes de la música electrónica

#FranjaElectrónicaRadiónica: La historia contada en beats 

¿Qué te pareció este contenido?

Tú votaste 'No me gustó'.