The Ciberclicks, una unión entre generaciones hecha rock

El pasado 5 de marzo este proyecto capitalino presentó su primer EP, Boulevard De Sueños, la prueba de que no existen barreras de tiempo para continuar creando música con pasión

Hacia finales del año pasado tuve una grata experiencia al conocer a Ernesto “Che” Rozo, recordado músico bogotano, quien como guitarrista y cantante fue en parte el responsable de hacer que nuestros padres conocieran el rock en el ámbito local durante una época en que agrupaciones como Journey y Boston hacían de las suyas.

Él y otros artistas como Enrique “Blue” Martínez, Nacho Pilonieta y el maestro Alexei Restrepo, le dieron vida por esos años a proyectos trascendentales como Traphico y Ex-3, con los que aportaron a la construcción y el reconocimiento de tales sonidos renovadores en nuestro país.

En este encuentro supe sobre la existencia de un nuevo ensamble, una idea del propio Ernesto Rozo en compañía del guitarrista Rodrigo Irragorri, quien decidió recargar toda esa experiencia vivida en años anteriores, pero ahora con un tándem de nuevos y jóvenes músicos, quienes le han inyectado otras sonoridades e influencias, reinventando esa dinámica característica entre tranquilidad y contundencia, entre amores e historias de vida.

Durante la última emisión del año 2015 en el programa Demo Estéreo, tuvimos la oportunidad de conocer la propuesta y programar dos sencillos iniciales, los cuales en ese momento harían parte de un primer trabajo en estudio. El resultado no pudo ser más gratificante, una banda que mezcla sonoridades entre géneros como AOR, Hard Rock, Rock Clásico, Alternativo, Heavy Metal y hasta Progresivo. Todo dentro de un sentido sin pretensiones, fácil y agradable de receptar, pero sobre todo cargado de honestidad y sinceridad.    

Eso es The Ciberclicks, una iniciativa fundada hace un poco más de tres años, donde encontramos a Rodrigo Irragori en la guitarra líder, Esteban Correa en la batería (ambos músicos de agrupaciones como Sr. Bufón), Alejandra Maldonado en el bajo, Carlos Correa en los teclados y por supuesto, Ernesto “Che” Rozo en la voz principal y guitarra.

El pasado 5 de marzo se llevó a cabo el lanzamiento su EP debut, titulado Boulevard de Sueños, un trabajo producido por el propio Ernesto Rozo en compañía del ingeniero y productor Luis Walteros, en los estudios Le Flat de la ciudad de Bogotá. Cinco cortes en total, donde encontramos canciones tanto en español como en inglés que nos invitan a reflexionar y recordar sobre aquellos momentos de nuestras vidas, presentes o pasados, donde los sentimientos tocan la puerta para quedarse por siempre, o tal vez para irse volando fugazmente.

Durante el concierto de lanzamiento, el ensamble demostró todo el bagaje y la experiencia brindada por Ernesto Rozo, más de treinta años de trayectoria, alimentada por la nueva sangre de estos estupendos músicos, quienes en escena manifestaron una interesante sinergia musical. Fuera de interpretar canciones propias, no podían faltar clásicos de Ex-3 como Mi Verdad y temas inéditos de Traphico, junto a covers de artistas emblemáticos afines con la propuesta como Toto, David Bowie y Pink Floyd.

Regresando al EP Boulevard De Sueños, debo confesar que al escucharlo me recordó proyectos musicales recientes de AOR como Place Vendome (liderado por el ex vocalista de Helloween Michael Kiske), o inclusive canciones como “Angel” de Judas Priest, donde es completamente imposible que los sentimientos y la pasión no se transmitan a través de la música.

Abrimos con Corazones Solitarios, tema que inclusive funciona como una introducción a la banda, ya que como toda una Power Ballad nos expone esa dinámica entre suavidad y contundencia, guitarras fuertes y llenas de un ímpetu sorpresivo, voces melódicas que nos ayudan a imaginar agrupaciones como Journey y Survivor, pero cantando en español. Continuamos con Love Is Getting Cold, primera canción en inglés, cargada de sentimientos tristes y finales amargos, con guitarras como protagonistas que van desde la melancólica calma hasta una interesante alianza unísona entre instrumentos.

El EP avanza para presentar un tercer corte llamado Got The Light, segundo tema en inglés donde las armonías y melodías están presentes de manera atenta, contrario a Love Is Getting Cold, el AOR no se siente tan presente, percibiendo un Hard Rock más amplio entre otros sonidos, voces compenetradas en los coros y letras positivas de amor, declarando una necesidad recíproca entre dos.           

Entramos en la recta final con la homónima Boulevard De Sueños, tema en español que habla de anhelar a una mujer de forma sublime, coros acentuados en el mensaje principal, teclados como complemento para ayudar al diálogo entre guitarras líderes y rítmicas; sin duda una de las canciones más importantes del disco que cierra con No Quiero Amarte, que desde su base rítmica entre bajo y batería, se van adhiriendo todos los instrumentos hasta la voz, generando un tema que nos podría recordar canciones de bandas como Boston, Foreigner o REO Speedwagon.  

Este proyecto aterriza en el 2016 con un mensaje claro; hay que reconocer que nuestro pasado dentro de la música joven colombiana es muy importante, pero también debemos echarle un vistazo a nuestro presente y futuro, ya que pueden surgir propuestas como estas que se alimentan de múltiples experiencias.

Este viene siendo un primer logro aplaudido para The Ciberclicks, esperando por supuesto que la formula continúe creciendo y fortificándose para que próximamente disfrutemos de una nueva producción, ojala de larga duración y que deje una marca aún mas elevada.  

Es meritorio decir que este disco fue el resultado de una campaña de crowdfunding mediante la plataforma Indiegogo, con la cual se prensaron 200 copias del EP sacando recursos para su lanzamiento y la producción de dos videoclips promocionales. Si ustedes quieren saber más sobre este quinteto, pero además estar al tanto de sus novedades, los invitamos su página oficial en internet theciberclicks.com

¿Qué te pareció este contenido?