Foto tomada de ElDiario.ec

Bogotá a todo color con la Semana por la igualdad

Desde este 14 hasta el 23 de septiembre Bogotá se vestirá de colores con la Semana por la igualdad. 

La Alcaldía Mayor de Bogotá a través de la Dirección de Diversidad Sexual de la Secretaría de Planeación dará inicio este 14 de septiembre a la séptima versión de la Semana por la igualdad, donde se llevarán a cabo alrededor de 11 actividades académicas y culturales con el fin de promover y fomentar la cultura de respeto por el otro, que permita entender a la Capital como un entorno libre de discriminación por orientación sexual e identidad de género, todo ello bajo el slogan “Sin importar a quién ames, Bogotá te ama”.

Este año los capitalinos podrán hacer parte de manera gratuita de actividades como: Cine con temáticas LGBTIQ como el ‘Ciclo Rosa’; actividades artísticas; un concierto; actividades deportivas y una noche de colores. La única actividad enmarcada dentro de la iniciativa que tiene costo es el Congreso Internacional Movilización Social y Derecho a la Ciudad: Sectores LGBTIQ, el cual requiere de una inscripción previa.

Si quieren conocer más acerca de la programación, pueden ingresar aquí.

En el marco de la Semana por la igualdad entrevistamos a Tülin Duman una Dj, gestora cultural y activista turca radicada actualmente en Berlín, quien hará parte del ‘Ciclo rosa’. Ella nos habló un poco sobre sus concepciones frente al mundo Queer, el papel social de la comunidad LGBTIQ y por supuesto sobre su vínculo con la música, el papel social y quizá revolucionario que encuentra en la misma, pues como ella misma lo describe la música es resistencia. Mejor dicho, acá les dejamos lo que nos contó Tülin:

Para comenzar, nos podrías presentar o explicar el mundo Queer, o mejor dicho, ¿cuál sería para ti una definición correcta del término?

"Queer" viene del inglés y su significado original es algo así como "raro" o "torcido". El término fue usado como un insulto para homosexuales y bisexuales, pero entonces fue reinterpretado por ellos mismos y a través de su apropiación hoy tiene un significado positivo. "Queer" en su sentido actual se usa para actos o personas que se desvían de la norma y también para poner en cuestión la norma en sí misma. No todas las personas se identifican como hombres o mujeres, ni son heterosexuales o se sienten o se comportan como impone la sociedad en que vivimos. "Ser queer" significa rechazar la heteronormatividad, dominada por una jerarquía de género (hombre y mujer) y donde el sexo biológico, la identidad de género, el rol de género y la orientación sexual son iguales para todos. En un mundo queer, el sexo biológico no es definitorio. Más allá de hombres y mujeres las personas pueden ser cómo se sienten sin tener que cumplir con un estándar.

Vives en Berlín, considerada una de las ciudades más liberales del mundo, donde tienen cabida diferentes percepciones del mundo. ¿Siempre quisiste vivir en Berlín? o ¿cómo surgió tu relación con esa ciudad?, ¿piensas que es cierto que Berlín sea la ciudad más liberal del mundo?

Nací y crecí en Alemania, pero no en Berlín sino en estado federado de Renania del Norte-Westfalia, en una pequeña ciudad cerca de Colonia. Mis padres, que llegaron a Alemania en los años 60, querían volver a Turquía a los principios de los años 90. Después de la reunificación de Alemania (1989/1990), el racismo estaba muy extendido y la vida para los “no alemanes" era muy dura. Por eso viví mucho tiempo en Turquía. Durante mi época de estudiante Estambul a finales de los años 90, tuve contacto permanente con Berlín. Pasé varias vacaciones en Berlín. Desde 2002 vivo en Berlín. La ciudad tiene una historia muy impresionante y difiere de la norma alemana. En Berlín viven personas de 186 países diferentes y le dan un encanto especial a la ciudad. Esto sin embargo no significa que todo es siempre paz y armonía, pero por la diversidad que se vive ahí las personas se tratan de una manera diferente. Hay una gran aceptación de los proyectos de vida que se salen de la norma. Es una ciudad con muchos nichos y oportunidades. Aún así, Berlín no está libre de racismo, homofobia y transfobia. No en todos los distritos hay el mismo ambiente liberal. Y la ola populista de extrema derecha en Europa ha llegado lastimosamente también en Berlín.

¿Cómo es la música oriental?, ¿cuál es su característica más importante?

La música oriental comprende muchas regiones del mundo. Muchas culturas e idiomas comparten esta dirección musical. La música oriental es muy rítmica, donde los instrumentos de percusión desempeñan un papel clave, como por ejemplo la Darbouka - un tambor de hojalata, cubierto con una capa de la piel. Lo acompañan instrumentos de cuerda y de viento. Esto le da un carácter de ensueño y exótico. La danza del vientre también está asociada con la música oriental, una forma de danza que ha tenido una gran importancia en la historia del Oriente. Hoy en día, danza del vientre es conocida en todo el mundo. Shakira por ejemplo tiene incorporados muchos movimientos típicos de danza del vientre en sus coreografías, videoclips y actuaciones en vivo y así ha aumentado la popularidad de este baile. Desde la nueva ola de migración, la música y la danza oriental son muy populares en la escena queer de Berlín.

La música oriental une personas y culturas. Muchos sonidos y canciones existen en varios países, que están enfrentados entre sí. Por lo general la música tiene un efecto generador de paz, y esto sucede también con la música oriental.

¿Cómo llegaste a la música y cómo se ha desarrollado tu estilo?

La música siempre ha sido muy importante para mí. Cuando era pequeña siempre escuchaba mucha música en diferentes idiomas – alemán, inglés, turco, árabe, kurdo. Mis padres son turcos de origen árabe. Su lengua materna es árabe. Crecí trilingüe con el alemán, el turco a el árabe. Después en mi vida añadí también la lengua kurda por mi trabajo político. A finales de los años 90 viví en Estambul. En este tiempo era muy activa en varios grupos y movimientos, como por ejemplo un movimiento por los derechos humanos y movimientos feministas. En las grandes manifestaciones y protestas la música siempre era muy importante y en los conciertos en vivo tenía una función muy importante. En esta época trabajé mucho con la música y organicé muchos conciertos. Lo que distingue mi estilo es la diversidad lingüística. No solamente me interesaban el turco, el árabe y el kurdo sino también el armenio, el griego y el hebreo. Todos los idiomas y todas las culturas que estaban antes oprimidas y en parte prohibidas en Turquía, algunas lo siguen estando hoy. La música para mí es política y una forma de resistencia, lo mismo el baile.  

¿Por qué estás en Colombia?, ¿qué vas a hacer aquí?

Fui invitada por el Instituto Goethe de Bogotá para unas conferencias y tocar en la fiesta de inauguración del festival Ciclo Rosa. Cuando me preguntaron hace unos meses si podía venir, acepté sin pensarlo mucho. Ahora se vive un momento históricamente muy importante para Colombia y tenía muchas ganas de entender más sobre ese tema. Después de estar en Bogotá, voy a Medellín a continuar con actividades del festival. Después voy a Cartagena. En mis conferencias voy a hablar sobre las diferentes estrategias contra la discriminación y voy a contar de mis experiencias en Alemania y Turquía, ojalá se produzca un intercambio de ideas interesante. Colombia tiene una historia muy intensa, con muchas facetas y tiene mucho que contar respecto a la búsqueda de la paz. Realmente espero con gran interés los eventos y las conversaciones que tengo por delante.

Cuéntanos un poco sobre tu proyecto Südblock y su significado para la comunidad LGBTIQ de Berlín...

Südblock existe hace casi 7 años. Es un espacio múltiple, es un café y un biergarten con terraza durante el verano, por la noche es un bar y un centro cultural. Es un lugar y un espacio que está en cambio constante. Südblock está ubicado en un barrio llamado Kreuzberg, conocido por su diversidad y su historia queer y de izquierdas. Desde su inauguración a finales de 2010, Südblock ha sido ocupado por muchos grupos. La filosofía de “sé como quieras ser” exige un gran esfuerzo pero hasta ahora ha funcionado. Mientras tanto, Südblock se entiende como un lugar para la aceptación exitosa de los diferentes grupos y culturas y es uno de los principales puntos de encuentro de la escena queer de Berlín, a la vez es también un lugar de encuentro para nuestros vecinos y vecinas. En Südblock todos y todas celebramos, lejos de la discriminación presente en la sociedad. Nadie debe ser discriminado o insultado por causa de su religión o idioma, su identidad sexual o su género. En Südblock se aplica el principio de "igualdad", aunque la sociedad tenga otras jerarquías y las minorías sean discriminadas tanto estructural como cotidianamente. La escena LGBTIQ en Berlín es muy variada. Para aquellos que siguen la cultura dominante y quieren permanecer solo entre quienes piensen como ellos (por ejemplo al estilo gay only), Südblock no es nada. Pero para aquellas personas que entienden que el "ser queer" no sólo se reduce a la identidad sexual, es un importante punto de partida. Como está diseñado con accesibilidad total (en un primer piso, acceso a silla de ruedas) es un espacio muy importante para personas queer con discapacidad.

 ¿Cómo se relaciona tu trabajo como músico con el de activista y gestora cultural?

Todos se complementan entre sí y no se pueden separar los unos de los otros. Mi identidad y posición política es esencial en ese caso. Organizo encuentros de discusión, conciertos y fiestas feministas queer y al mismo tiempo también lidero manifestaciones y protestas. Como activista tengo un enfoque de múltiples afiliaciones y hago parte de numerosos movimientos y acciones que se posicionan contra el sexismo,la homo- y transfobia y contra el racismo. Con mi trabajo en Südblock ahora tengo más proyectos en el campo de la música y el arte, así que intento proponer nuevas pautas. Para mí es importante presentar el tema queer y el tema de género en su interacción lingüística y cultural, la diversidad es muy importante para mí. Nada de lo que nos hace individuos es unidimensional. Por lo tanto, mi línea que sigo en mi trabajo como en la política es "pensamiento multidimensional, acción multiperspectiva".

¿Qué te pareció este contenido?