"The Big Four se hizo con la bendición de Metallica": Tom Araya

El bajista y cantante de Slayer, de origen chileno, señala a una banda en particular como responsable de que no haya más conciertos de los reyes del thrash juntos.

“Siendo honesto, creo que esa vez (Nueva York en septiembre de 2011) fue la última vez que hicimos The Big Four. Creo que otro espectáculo de The Big Four podría no suceder", sentenció Araya en una entrevista al Gazette de Maryland. 

The Big Four presentó en 2010 y 2011 en vivo, y por primera vez juntos, Metallica, Megadeth, Slayer y Anthrax, durante una gira de 14 paradas llenas a reventar por estadios del este y el norte de Europa, Turquía, y dos ciudades de los Estados Unidos, incluyendo un último show en la Gran Manzana.

Dada la rivalidad y guerra fría que existió entre estos pioneros del metal de los años ochenta, un evento histórico de la envergadura de The Big Four era impensable hace algunos años, y mucho más en la década de los noventa, cuando todos estaban en la cima, redefiniendo por su propia cuenta y estilo, diferentes corrientes del metal. 

Desde el hip hop, el nu-metal, hasta la música alternativa, cada uno asimiló nuevos sonidos y llevaron el propio por caminos más modernos y populares, a pesar de las críticas y voces en contra. 

Sin embargo, parece que las rencillas que habían quedado en el pasado, surgieron de nuevo durante el tour, que podría básicamente no volver a darse nunca y quedar registrado solamente en el DVD en vivo en Sofía, Bulgaria, grabado el 22 de junio de 2010.  
 
"No se trata de la política entre las bandas, es sobre el carácter de una banda en particular", explicó el bajista de Slayer, que luego dio a entender que se trata de Metallica: “Los conciertos, a pesar de que se llamaban 'The Big Four', se hicieron a través de Metallica. Fue la bendición de ellos la que permitió que los shows se realizaran. Si quieren continuar y hacer un par de conciertos más, éso sería excelente". 

Al parecer, un incidente en Nueva York, la última parada de la gira en septiembre de 2011, habría, en palabras de Loudwire, "puesto la última puntilla al ataúd". "Tuvimos un problema en el show de Nueva York, que realmente asustó a todo el mundo, pero finalmente se realizó el concierto", reveló Araya. 

Hay que tener en cuenta que Metallica es tan exitosa por su cuenta que una nueva reunión de los cuatro grandes podría no ser de su interés económico. La banda de Lars Urlich fue en 2012 el espectáculo musical número ocho en el mundo por mayor recaudo de dinero de conciertos, por encima de Red Hot Chili Peppers y Jennifer López (Madonna fue la número 1), ésto sin contar con sus ganancias por el lanzamiento de su nueva película Through The Never en septiembre de 2013 y los conciertos del año en curso. 

Slayer, por su parte, luego de la muerte de su guitarrista fundador Jeff Hanneman, y de la partida de Dave Lombardo (batería) por diferencias contractuales, salió del abismo junto a una alineación de viejos conocidos: Paul Bostaph y Gary Holt (Exodus), que ahora acompañan a Araya y a Kerry King (guitarra).
 
Araya se refirió en la entrevista al fallecido Hanneman: “De los cuatro miembros originales, Jeff y yo hicimos una amistad. Éramos como hermanos o familia" (Escuchen las cinco mejores canciones de Jeff Hanneman)
 
Para esta nueva etapa, Slayer, formada originalmente en 1981 en California, espera grabar nuevo material en enero de 2014 y no se quedará varada esperando el visto bueno de Metallica. Un mes después de la muerte de Hanneman, ya estaban de gira por Europa.

"Todo lo que esta banda hace nunca es inamovible. La mayoría de veces terminamos simplemente haciendo cosas que luego atendemos. Así que ese es el plan. Por lo que entiendo, vamos a ir al estudio y comenzaremos a hacer algo. Sé que Kerry (King) ha estado trabajando en nuevas canciones desde hace unos dos años", concluyó Araya. 
 


slayer.net

¿Qué te pareció este contenido?