APOCALYPTICA: de la elegancia a la estridencia

Por tercera vez esta destacada agrupación finlandesa visitó Colombia, realizando un viaje al pasado para interpretar los orígenes de su carrera.

El pasado 19 de noviembre se llevó a cabo una nueva presentación de Apocalyptica en nuestro país y se realizó como antesala para la tercera edición del Festival del Diablo; ésta reunió todos los elementos apropiados, congregando una gran cantidad de fanáticos que disfrutaron dicho espectáculo a manera de recital clásico, algo particularmente distinto de otros conciertos en este género.

El 13 de junio de 2016 se conmemoraron 20 años del lanzamiento de su álbum debut, Plays Metallica By Four Cellos (1996), evento que derivó en el lanzamiento de una edición especial con algunos covers adicionales y una gira internacional que tuvo su parada este año en el auditorio Royal Center de Bogotá, evento que contó con aforo completo y puntualidad destacable. 

Es increíble pensar que han pasado dos décadas de este mítico álbum, el cual posteriormente desembocó en una variada discografía con 7 trabajos en estudio y una evolución artística más que certera. Su conmemoración en vivo tiene dos repertorios (uno acústico y otro con batería) donde repasan gran parte de la historia de Metallica, incluyendo versiones no tan comunes de temas como Until It Sleeps. En Bogotá realizaron una pequeña improvisación de Thunderstruck de AC/DC con la que homenajearon al fallecido Malcolm Young.

Paavo Lötjönen, Eicca Toppinen, Perttu Kivilaakso y Antero Manninen demostraron una calidad musical sorprendente, ya que interpretaron cada uno de los elementos de Metallica desde sus cuatro chelos. Aunque las voces estuvieron prácticamente ausentes, el público hizo de las suyas al cantar cada uno de los coros y las estrofas de tales himnos, complementando una apropiación única y muy metalera desde la música académica.

La primera parte incluyó clásicos como Master Of Puppets, Creeping Death, Wherever I May Roam y una sorprendente versión de Welcome Home (Sanitarium), dicha instrumentación clásica llenó el recinto con sensaciones cargadas de oscuridad, melancolía, belleza y energía. Bastante genialidad por parte de los músicos, movimientos en tarima con los instrumentos, juegos entre ellos y protagonismo por cada integrante dependiendo de la canción a desarrollar.

Tras el primer repertorio hubo un intermedio de 20 minutos, el cual dio inicio a la segunda parte del show, ésta comenzó con el tema Fade To Black, sorpresivamente salió a escena el baterista Mikko Siren, quien terminó de darle un sentido fuerte y agresivo a la presentación, ya que su aporte incluyó aditamentos con percusión y samples.

De ahí en adelante todo se convirtió en energía, celebración y fiesta. Salió a relucir la influencia más Thrash Metal del ensamble, interpretando canciones como From Whom The Bell Tolls, Orion, Escape, Battery, Seek And Destroy y la infaltable One. Allí fue completamente deslumbrante ver cómo lograron adaptar técnicas de guitarra a los chelos, contrastando solos frenéticos e interpretaciones pasivas entre sus intérpretes.

La banda llena de alegría dio gracias en varias oportunidades al público colombiano per este recibimiento, se vivieron momentos divertidos donde hubo hasta chistes alrededor de la mundialmente conocida canción de Despacito. Además hicieron la promesa de seguir visitando Colombia en el futuro y una importante reflexión acerca del respeto por los demás.        

Fue una valiosa fortuna recibir de nuevo a este exponente del metal en nuestro país, ya que su influencia es notoria en una gran cantidad de propuestas internacionales. Gracias a ellos y por supuesto a Metallica, existen bandas con aproximaciones cercanas como Rodrigo y Gabriela, Van Canto, Vitamin String Quartet y Jazz Against The Machine.

¿Qué te pareció este contenido?