Regresa el punk rock de X con su alineación original

Luego de 35 años, la banda californiana lanza un nuevo álbum titulado ‘Alphabetland’.

Desde 1985 la alineación original de la banda norteamericana X no lanzaba un disco. Exene Cervenka, John Doe, Billy Zoom y DJ Bonebrake, bajo la producción de Rob Schnapf, quien ha trabajado con artistas como Tokyo Police Club, The Vines, Beck Elliott Smith, dieron vida en días pasados a Alphabetland, un álbum para viajar en el tiempo. 

X nació en Los Ángeles, California en 1977, aunque luego de 1985 cambiaron algunos de sus integrantes y a mediados de los noventa estuvieron inactivos. Su éxito no fue realmente masivo, pero se ha transformado en una banda legendaria tanto por su impacto e influencia en el punk rock y el folk rock, como por los halagos de la crítica: en 2004, sus dos primeros discos de estudio, Los Angeles y Wild Gift, fueron incluídos por la revista Rolling Stone entre los 500 mejores álbumes de todos los tiempos. También Pitchfork incluyó Los Angeles en la lista de las cien producciones más importantes de los años 80.

En 2019, X había reeditado sus primeros cuatro álbumes en vinilo y se unió a Violent Femmes para una gira conjunta. Este 2020, en el marco de la celebración de su aniversario 40, la banda planeaba cumplir varias fechas y sacar Alphabetland hacia el mes de agosto. Sin embargo, teniendo en cuenta la cancelación de su gira y la cuarentena por el Covid-19 decidieron adelantar la entrega y así dar ánimos a sus fans. 

Su regreso es precisamente lo que cualquier seguidor de X quisiera escuchar. Luego de 35 años, la alineación original abre una ventana al pasado, tanto con temas nuevos como rescatando algunos demos que por fin tienen una producción digna de la banda norteamericana. La ex pareja armoniza en las voces como en los viejos tiempos, las letras de Cervenka son apropiadas y, aunque la última canción rompe un poco con la energía construía durante el disco con la vocalista hablando sobre un piano, es en definitiva un regreso formidable. Las canciones no son nostálgicas, pero es difícil no verse atravesado por este sentimiento mientras se recorre el disco, ya de cara a una  juventud que no fue eterna y que hoy se muestra finita y mortal. Esto, sin dejar de festejar lo que fue. 

Escuche Alphabetland a continuación:

¿Qué te pareció este contenido?