Mac Miller: uno de los artistas más brillantes del mundo de la música

Una pequeña revisión de la vida y obra de Mac Miller.

Un día como hoy, hace 3 años, el mundo le decía adiós a uno de los talentos emergentes más importantes que ha dejado la música hip hop, R&B y chill, durante la última década: Malcolm James McCormick, mejor conocido como Mac Miller.   

Miller nació en la ciudad de Pittsburgh, el 19 de enero de 1992. Durante su infancia llegó a adoptar un gusto personal por el mundo de la música, así como también un aprendizaje en instrumentos como la guitarra, el bajo, el piano y la batería. Por otro lado, Miller también era alabado por su forma de ser tan relajada y despreocupada, un detalle que le llegó a dar el apodo de Easy Mac en la escuela, su primer nombre artístico. 

Durante su adolescencia, llegó a dar sus primeros pasos en el mundo de los versos y respectivo freestyle. Con tan solo 15 años de edad, Malcolm lanzó su primer mixtape, But Mackin Ain’t Easy. Gracias al auge del mundo del Internet y de plataformas como MySpace, Mac decidió seguir adelante con sus sueños de convertirse en un artista. Además de ello, también se debe rescatar el hecho de que Miller llegó a regalar algunos de sus demos dentro de su escuela. 

 

Fue una etapa de mucha experimentación, en donde llegó a tener diferentes tipos de trabajos, para costearse la ida a algunos estudios de grabación independientes. En estos lugares elaboró sus primeros trabajos. Después de ello, Miller logró graduarse de la escuela, así como también comprar su primer apartamento. 

Durante el año 2010, Miller lanzaría su cuarto mixtape K.I.D.S, un trabajo que le daría un reconocimiento y primer acercamiento a la industria de la música. Este último le haría ganar un contrato con Rostrum Records.

Este contrato le daría paso a su reconocido y quinto mixtape, Best Day Ever. Un trabajo que le haría ganar mucho más reconocimiento, gracias a la popularidad de tracks como “Donald Trump”. Una canción que hace referencia al ex presidente de Estados Unidos, así como a la vida relajada que el empresario llevaba por esa época. Algo curioso de este tema, es el hecho de que Trump reaccionó siempre de forma agresiva en contra del artista, a través de Twitter.

 

Durante ese mismo año 2011, Mac lanzó Blue Slide Park, su primer álbum de estudio. Un disco que fue muy icónico en la escena de ese momento, sobre todo por la canción “Party On Fifth Ave”, un himno que explora esa gente que piensa que se encuentra entre la nueva y la vieja generación. Dos años después de ello, Miller lanzaría su segundo disco, el Watching Movies with the Sound Off. Un larga duración que seguiría esa misma onda de sus trabajos antecesores, en donde Mac explora temas de la juventud que vivía por ese entonces.

Para el 2014 y después de un par de trabajos en formato mixtape, Mac Miller firmaría con Warner Records, una discográfica que le daría la bienvenida a su tercer álbum en 2015, GO:OD AM. Un trabajo que le dio demasiado reconocimiento dentro de la industria, así como también en diferentes listados mundiales en los cuales llegó a competir con artistas de renombre como Drake y Lana Del Rey. 

 

Este tercer disco es muy alabado por su crecimiento, temas y exploración de sonidos, los cuales lo separaban totalmente de sus dos primeros álbumes. Un año después, Mac Miller volvería a sorprender al mundo entero, gracias al lanzamiento de su cuarto larga duración, The Divine Feminine. Una carta dedicada al amor y vida en general, un disco que estaba dedicado a la figura de la mujer, sexo y universo. El álbum es muy recordado por la icónica colaboración junto a Anderson Paak, “Dang!”.

 

Dos años después de ello, Mac lanzó Swimming, su quinto y último álbum en vida. Este disco se convirtió en el más icónico de la carrera de Miller, gracias a esa introspección que hace el artista de lo que estaba pasando con su vida en ese momento. El álbum es un ejercicio terapéutico, en el cual Mac Miller hace todo lo posible por nadar hacia la orilla, después de pasar por un montón de problemas y rupturas que le habían roto el corazón. Swimming es una catarsis de sanación y amor propio, un trabajo que lo inspira a seguir adelante.

El 7 de septiembre del 2018, perdimos a Mac Miller por una sobredosis. 

A principios de 2020, a través de las redes oficiales del artista, la familia de Mac, publicó una carta en la cual se confirmó un sexto y póstumo álbum de estudio. Este trabajo sería producido por el reconocido escritor, multiinstrumentista y productor Jon Brion, un antiguo colaborador del artista.

Circles nació durante la época de la grabación del Swimming. Originalmente se tenía pensado que este larga duración fuera una continuación directa del quinto disco de Miller, así como también una segunda parte de una trilogía de álbumes que preparaba Mac con Jon Brion. Al final nunca se pudo completar esta idea.

Pero Brion quería darle una oportunidad a un disco póstumo y a lo que se había preparado con Circles. Gracias a diferentes grabaciones en el estudio, así como también a algunos aportes que hicieron artistas como Disclosure, Jon Brion logró sacar adelante este disco que se lanzó el 17 de enero del 2020, justo en el cumpleaños de Mac Miller.

Circles es un viaje que se sigue topando con muchos de los temas de su trabajo antecesor, explorando el significado de los pensamientos negativos, como también la esperanza de seguir adelante en la vida. 

 

Mac Miller es recordado por ser uno de los rappers con mayor crecimiento de esta última década, un artista que atravesó muchas dificultades, las cuales le dieron una clara inspiración y profundo significado a su respectiva discografía. Miller logró tocar las vidas de millones de fanáticos y oyentes, los cuales encontraron un respiro y apoyo en sus canciones. Por esa razón lo recordamos con este pequeño repaso de su historia, mandandole mucho amor donde quiera que esté.  

 

 

 

¿Qué te pareció este contenido?