Altavoz 2019 (Día 2): La cita de los sonidos extremos

La segunda jornada estuvo cargada de riffs pesados y voces crudas que levantaron el espíritu rockero de Medellín.

A principios de los años ochenta, unos jóvenes de Medellín tradujeron el aire espeso de un país consumido por la guerra en un sonido crudo y caótico que dio vida al Ultra Metal. En un valle habitado y circundado por una sociedad católica y conservadora, barrios como Buenos Aires, Vista Hermosa, Manrique o Aranjuez, con agrupaciones como Mierda, Sacrilegio o Parabellum, fueron el epicentro de una movida legendaria en los sonidos extremos de esos años.  

Ya van más de tres décadas del nacimiento de esta cultura urbana en la capital de la montaña, construida con unos cimientos profundos y muy estables que logran explicar que, sin importar la lluvia, el público se reuniera una vez más alrededor de la fuerza del Death Metal, Hardcore, Brutal Death Metal, Metal Melódico, entro otros.

El segundo día del Festival Altavoz, en el Estadio Cincuentenario, guardaba en su espíritu esa continuidad: la de jóvenes en frente a un escenario como sucedió antes entorno a un tocadiscos o una grabadora para con sonidos fuertes lograr, a la vez, asumir y evadir la realidad.

En el escenario principal se presentaron Netanya, El Sagrado, Héloise, Poker, Arius, Control Hardcore, Wisdom in Chains (EEUU), Blasting Hatred y Carcass (Inglaterra). Hubo también un muy bonito homenaje a Pink Floyd, que contó con cincuenta músicos de la Orquesta Filarmónica de Medellín y doce artistas de la agrupación tributo Ensamble, que lograron brindar un viaje cálido y nostálgico a los asistentes. 

En el alterno tuvieron lugar las presentaciones de You are my Addiction, Reacción en Cadena, Aire como Plomo, Black Pantera (Brasil), Trampa (Brasil), Mantra Cornuta, Neblina, Reencarnación

Algunos apuntes sobre el segundo día: 

  • El Sagrado dio muestra de su trayectoria y demostraron porqué, tras 17 años, son uno de los mayores exponentes del hardcore en el país. También hizo lo suyo Control Hardcore que, con 19 años promoviendo conciencia y resiliencia, descargaron su potencia, sus voces rasgadas y guturales, con un sonido dinámico que incluye elementos del punk, del hip hop, del metal y del trash.
     
  • El trash and roll de Poker, conformada por Laura Angulo, Paola Rodríguez y Luz Silva, se botó un par de clásicos de Punk Medallo que claramente prendieron al público. Una pasado que también cobró vida con bandas ya legendarias como Reencarnación
     
  • Aire como Plomo sigue mostrando gran nivel y, traspasando con fluidez de Punk, Death Metal o el Grind, continúa dándole un aire fresco a los sonidos pesados nacionales, a pesar de ya llevar varios años en la escena. 
     
  • Muy potente lo de Black Pantera: rebelión sin complejos que golpea con contundencia las mentes cerradas. Su energía en el escenario le dio a los asistentes uno de los picos de la jornada. 
     
  • De Carcass no hay mucho que decir. Un concierto absolutamente increíble que cumplió y superó todas las expectativas. Un paseo por su versátil sonoridad y una puesta en escena totalmente profesional -muy fina la ingeniería de sonido- que lo convierte en un toque memorable para la historia rockera de Medellín.  

A continuación imágenes de esta jornada. ¿Estuvieron ahí?

*Fotos por: Jane Ochoa Ruiz

¿Qué te pareció este contenido?

Para comentar debe Registrarse

Enviar