Menudo y el rock colombiano

¿En qué punto se conecta el fenómeno pop con el rock alternativo de Medellín?

La historia de la música es tan amplia, diversa y sorprendente, que gracias a eso podemos titular este post de esta manera, arriesgada. No por capricho de quien escribe esto, sino por las conexiones maravillosas e impensables que se empiezan a tejer en el universo musical.

Y para empezar esa conexión, hay que hablar de Menudo, el supergrupo, líder en ventas, dueño de la nostalgia de muchas de nuestras madres, tías y hasta abuelas. 

Esta agrupación puertorriqueña nació en el año 1977 por iniciativa de un inteligente productor llamado Edgardo Díaz. Él soñaba con crear una agrupación musical infantil, su propósito era musicalizar otras historias y ser un cazatalentos de las nuevas estrellas de Puerto Rico. Con este formato tendría feliz al público infantil, juvenil y a los padres de un montón de adolescentes al borde de la locura por comprar discos y conciertos.

Una de las características de esta banda, era que sus miembros se reemplazaran a medida que crecieran; esta era una exigencia de Edgardo para que el proyecto siempre estuviera integrado por adolescentes. La regla que indicaba que los integrantes debían abandonar la agrupación era cumplir 15 años de edad... si cambiaba la voz, crecía el vello facial o incrementaba la estatura.

Su historia fue amplia, muchos integrantes, canciones famosas como “Claridad”, “Cuando pasará”, “Súbete a mi moto”, “Si tu no estás”, “Mi banda toca rock”, entre muchas otras. Su legado también hace parte de la historia por haber vendido, hasta la fecha, más de 20 millones de discos en todo el mundo, impactar mercados fuertes en España, Estados Unidos, Italia, Brasil, Portugal, Reino Unido, Canadá y toda hispanoamérica. Y como dato no menor, tener entre sus integrantes históricos a figuras de la talla de Ricky Martin y Robi Draco Rosa.

Una de las canciones más representativas de Menudo es “Y yo no bailo”, track que hizo parte del disco “Por Amor” (1982), décimo álbum de Menudo, con la formación de Ricky Meléndez, Johnny Lozada, Xavier Serbiá, Miguel Cancel y un nuevo miembro, Charlie Massó. Charlie reemplazó a René Farrait cuando este alcanzó el límite de edad.

Perdido en esta fiesta sin saber qué hacer
La gente se divierte y no sé por qué
Será que todos bailan y lo pasan muy bien
Y yo no bailo , y yo no bailo
Soy tan bajito y no me atrevo bailar
Y yo no bailo
Sentada en el suelo hay una chica feliz
Parece que me mira y no está nada mal
Le voy a preguntar que si quería bailar
Conmigo, (OH) conmigo
Vamos a bailar que quiero divertirme con mis amigos
Pero qué pasa no lo puedo creer
Esa chiquita es un gigante con falda
Tarda dos horas en ponerse de pie
Me muero de vergüenza
Tierra trágame...

Y destacamos esta canción, porque tiene una cadencia bastante rock and roll, una letra divertida y una conexión impensable con el rock colombiano, con el rock alternativo de los años noventa en la ciudad de Medellín.

 

El Pez, una banda eléctrica y doméstica

El Pez fue una banda muy importante en la historia musical de la ciudad de Medellín. Nació en el año 1994 y desde ese momento sentó unas bases fundamentales para el desarrollo del rock alternativo en la ciudad que estaba rebozada de punk y metal.

Lograron establecer un diálogo no solo musical, sino literario con sus canciones, por eso en muchas de ellas podemos encontrar referencias narrativas como en el caso de “Superdotado” o también a la difícil situación política del país como en “El presidente grita en el balcón: Viva Colombia como si estuviera loco”.

Su primer trabajo discográfico se llamó “El Pez”, fue producido y financiado por la misma banda. Su siguiente trabajo llegó gracias a la casa disquera Discos Fuentes en el año 1998, “Electrico & Doméstico”. Y allí, una canción se convirtió en su mayor hit. Ellos la tomaron prestada y le dieron la originalidad ruidosa y sucia del rock. La convirtieron en un himno para cantar a todo pulmón y evidentemente es la única conexión posible entre Menudo y el rock colombiano. La canción es la reconocida  “Y yo no bailo”, autoría de Menudo.

¿Qué te pareció este contenido?