Javier Calamaro, un cuarentennial del tango y el rock

Javier invita, a quien lo vaya a escuchar, a que se deje llevar por las letras y una voz que arrasa con todo.

El tango y el rock, tan afines, tan distantes y con tanta representatividad en nuestro territorio, se han convertido en la brújula y el camino de uno de los músicos más completos de Iberoamérica, que tiene un apellido tan importante para la historia de la música en habla hispana, que es estandarte de respeto y admiración.

Hablo de Javier Calamaro, un porteño con voz fuerte, sonrisa fácil, vida simple y alegría cotidiana. Javier, quien pasa sin complicaciones del smoking para el baile de salón junto al bandoneón y el piano, al cabello desarreglado, las guitarras afiladas y las cuerdas vocales listas para gritar el rock, con el corazón en la mano.

Un poco de su historia

Sus días los pasa en su casa en el campo, en Don Torcuato, Gran Buenos Aires, Argentina, entre familia y compartir con su hijo y esposa, componer, producir música, cocinar pasta o gazpacho, e inventar nuevas aventuras extremas entre las que incluye escalar o bucear.

Desde hace años esa es su pasión, vivir entre la mística y la agonística de la montaña y los océanos. Ha logrado escalar los 6.962 metros del Aconcagua en Mendoza, Argentina, y también, no solo bucear con ballenas, sino ofrecerles un concierto de 45 minutos en la península Valdés, en la Patagonia argentina. Ese fue el primer recital subacuático de la historia del mundo, una proeza digna de una mente ingeniosa y arriesgada como la de Javier, quien actualmente lidera el programa de televisión Concierto Extremo, en el que viaja a lugares inimaginados para dar conciertos con valentía.

Su discografía es amplia y toda está transversalizada por esas dos pasiones, que con su sonido se unen en algún lugar de la historia. Discos como “10 de corazones” (1998), “Quitapenas” (2000), “Kimika” (2003), “Villavicio” (2006), “Este minuto” (2010), “La vida es afano” (2014) o “Próxima vida” (2015), construyen la existencia de un músico que le ha entregado su voz a la sinceridad musical y a sus pasiones, el tango y el rock, la guitarra y el bandoneón.

Ahora, en época de confinamiento, presenta “Cuarentennial” (2020), su nuevo álbum en vivo realizado íntegramente desde su casa. Este disco es un repaso por todas las canciones que se volvieron clásicos y marcaron una época. Cada corte es un pasaje directo hacia algún momento de la vida de cada uno de los argentinos. Cada canción transporta a un momento que seguro marcó parte de la historia de muchos de sus fanáticos en muchos otros países.

Este es un álbum en formato íntimo y acústico, por eso el mismo Javier, invita a quien lo vaya a escuchar a que se deje llevar por las letras y por una voz que arrasa con todo.

Como bonus track, acá su nuevo video, una reedición de una canción histórica de su repertorio. El video también lo grabó en casa en medio de la pandemia.

¿Qué te pareció este contenido?