The Flaming Lips hace un concierto en burbujas a prueba de Coronavirus

Tres personas caben en la burbuja que está dotada con un altavoz, agua, toallas y un ventilador.

Wayne Coyne, vocalista de The Flaming Lips, se ha caracterizado por hacer de sus conciertos verdaderas puestas en escena, en las que las visuales y toda clase de objetos son los principales elementos del show. 

En sus más recientes presentaciones —antes de la pandemia—, y como una premonición de lo que viviría el mundo durante y después del 2020, vimos a Wayne Coyne dar vueltas en medio del público en burbujas plásticas gigantes. 

El año pasado, y como respuesta a la coyuntura del coronavirus y sus graves consecuencias en el sector de la música en vivo, la banda de psicodelia hizo experimentos para hacer conciertos en burbujas, y el pasado 22 y 23 de enero lograron llevar la propuesta a un nivel más profesional para hacer realidad una serie de conciertos llamada “Space bubble”. 

El espectáculo realizado en Oklahoma tuvo capacidad para 100 burbujas, cada una con capacidad para tres personas. En cada burbuja los asistentes podían encontrar un altavoz suplementario de alta frecuencia, o una botella de agua, un ventilador a batería, una toalla y un letrero para avisar si algún asistente requería de los servicios sanitarios o de oxígeno extra. 

"Es un evento extraño y muy restringido. Pero lo extraño es que podemos disfrutar de un concierto antes de poner a nuestras familias y a todos en riesgo", dijo Coyne a Rolling Stone el mes pasado.

El evento pone sobre la mesa si esta podría ser una solución para otros shows

 

¿Qué te pareció este contenido?