[Nuevos Discos] Rap Bang Club, Cypress Hill, Ilegales, Roosevelt y Amber Arcades

Los viernes son sinónimo de música nueva, por eso les recomendamos cinco estrenos que no deberían dejar pasar.

Venus (2018) 
de Rap Bang Club

Desde hace algunos meses Karim B y Pezcatore han puesto el nombre del Rap Bang Club en las esferas del hip hop bogotano, incluso han logrado colarse a punta de disciplina en el universo alternativo, ese que ya está acostumbrado a los beats y los versos ingeniosos por bandas como AlcolirykoZ y Aerophon. Hoy este dueto colombiano, que comenzó subiendo sesiones de una sola toma en su canal de Youtube estrena Venus (2018), un EP de 6 canciones que están divididas en dos, el alba y el ocaso, una dualidad sonora en la que le apuestan a beats cadenciosos y a rimas ágiles que le dan poder a las voces particulares de estos dos MCs que quieren refrescar la escena rapera del país. Allí también encontramos colaboraciones con artistas como el venezolano Akapellah y la rapera argentina radicada en Bogotá, Delfina Dib.

 

 

Elephants on Acid (2018) 
de Cypress Hill

Desde Los Angeles, California llega una de las bandas de rap más transgresoras y exitosas de la historia, Cypress Hill, una banda que no vive del pasado y que con Elephants on Acid (2018), su noveno álbum de estudio demuestran que están vivos. Ellos, que han coqueteado con el rock, que han rapeado en español, que han conquistado público de diversas índoles lanzan ahora 21 canciones en las que se resumen las estéticas sonoras que han recorrido a lo largo de sus 30 años de historia. Aunque se tardó 8 años en salir a la luz, el sucesor de Rise Up (2010) promete ser un viaje sonoro, ecléctico y casi alucinógeno como ellos mismos han decidido llamarlo. La producción de este nuevo disco estuvo a cargo de DJ Muggs, quien fue la mente genial detrás de los discos más clásicos de Cypress Hill, el homónimo de 1991 y Black Sunday (1993), lo que para muchos asegura que el sonido de este álbum nos regresará a esa época, a la golden era del hip hop norteamericano del que ellos representaban la west coast.

 

 

Rebelión (2018) 
de Ilegales

Con 32 años de historia a sus espaldas, llega Rebelión (2018) el nuevo disco de la banda española Ilegales, proyecto reconocido por haber surgido en plena 'Movida' en el país ibérico y con su acidez y sarcasmo, haber conquistado los oídos de cientos. Una irreverencia propia de su estilo y que casi por decreto que Jorge Ilegal, su líder ha mantenido durante toda su trayectoria. El décimo primer disco de esta banda asturiana llega 3 años después de La vida es fuego (2015) y no se arriesga en su sonido ni en sus estructuras, de hecho bajo la premisa del título del álbum arman una rebelión a su estilo. La imagen elegida para la portada es la única escultura del mundo dedicada al Diablo. Se trata de "El ángel caído", la estatua creada por Ricardo Bellver, que por su temática polémica pasó de ubicar un lugar importante en el centro de Madrid, a un espacio más oculto en  el Parque del Retiro.

 

 

Young Romance (2018) 
de Roosevelt

12 canciones componen Young Romance (2018) el nuevo disco de Roosevelt el proyecto solista del cantante y compositor alemán Marius Lauber. Su sonido, aunque no es innovador, sí resulta atractivo pues es un equilibrio entre el pop más mainstream y la pista de baile undeground alemana. Dos años atrás estrenaba su álbum debut y homónimo, con el que logró salir de su colonia en Viersen para abrirse paso por el mundo con sus canciones. En Young Romance (2018) reafirma su sonido synthpop, nada cercano a sus ancestros musicales de Kraftwerk, pero con un potencial comercial interesante que lo pone en la mira de la industria.

 

 

European Heartbreak (2018) 
de Amber Arcades

Amber Arcades es el alterego musical de la cantante holandesa Annelotte De Graaf quien presenta European Heartbreak (2018), su segundo álbum de estudio que se anunció con una trilogía de videos en los que se buscó explorar la profundidad del disco desde lo audiovisual, en especial la visión de esta cantante y compositora sobre la europa de la actualidad. Su sonido orgánico y pasivo acompaña perfectamente a su voz, en canciones que aunque se han conjugado en algunas ocasiones con sonidos electrónicos, primordialmente son producto de la guitarra, el bajo y la batería. Esta catarsis musical está compuesta por 11 canciones y al ser el segundo disco de esta artista originaria de Holanda, resulta uno de esos proyectos femeninos que no hay que dejar pasar.

 

 

¿Qué te pareció este contenido?