Diez (10) curiosidades de Amor Amarillo en sus 25 años

Se cumple un cuarto de siglo del primer álbum solista de Gustavo Adrián Cerati y lo celebramos con algunos datos que no sabían del disco.

Amor Amarillo (1993) es un disco que invita a renacer. Sus canciones son tan sublimes que inspiran hasta mover las fibras más delicadas y profundas del ser. En esta producción, quien fuese para esa época el líder del fenómeno musical llamado Soda Stereo, abrazó su guitarra y se encontró con los sintetizadores, las programaciones y encontró una fuente de inspiración para componen uno de los hitos musicales del rock en español. 

Gustavo Cerati hizo de su carrera solista un baluarte contra el aburrimiento, contra el silencio, contra la ausencia. Emergió en medio del momento cúspide de Soda Stereo en Latinoamérica y nos permitió conocer otro color y otro universo creativo del argentino. Ese camino, comenzaba oficilamente un 1 de noviembre de 1993 y 25 años después sigue sonando vigente. Es uno de esos clásicos que si bien podrían estar enmarcados en un espacio/tiempo, no dejan de hacer parte importante del mundo de hoy.

Es un disco al que es difícil no regresar, revisitar sus canciones, sus letras, sus acordes, su espíritu dócil pero poderoso. Esa magia de la vida que solo Gustavo Adrián sabía plasmar en canciones y que sintetizó en 11 canciones que hoy recordamos. 

Diez curiosidades de Amor Amarillo (1993) de Gustavo Cerati

1. Amor Amarillo (1993) es el primer disco solista de Cerati y fue compuesto durante un descanso de Soda Stereo luego de la gira del Dymano (1992). 

2. El álbum se creó en una casa en Santiago de Chile en donde vivieron por tres meses Gustavo Cerati y su esposa Cecilia Amenábar, quien estaba embarazada del primer hijo del músico: Benito. La paternidad fue un punto de inflexión en la carrera de Cerati y fue la fuente de inspiración de este disco que se cocino en la sala y el comedor del recinto al que Gustavo decidió llamar Estudio Ámbar. 

3. A diferencia de sus trabajos en estudio junto a Soda, para este álbum, Cerati decidió trabajar solo. Sin embargo, acudió a dos grandes amigos suyos Zeta Bosio y Tweety González quienes participaron tocando bajo en algunos tracks, como fuente de consulta de producción (Zeta) y en la programación, como consultor de audio (Tweety).

4. El bajo de A Merced, la voz femenina en Te llevo para que me lleves y los coros del disco fueron hechos por Cecilia Amenábar quien trascendió el papel de musa del disco a ser parte activa de él.

5. Rombos fue una canción que quedó afuera de Dynamo (1992) y Gustavo decidió grabar en esta producción

6. El cuarto track del disco, Pulsar, tiene un sampler de Sirius de The Alan Parsons Project.

7. Torteval, el último track del álbum es sólo apareció en la primera edición física del disco. Ahora, gracias a los servicios de streaming todos tenemos acceso a la canción.

8. El vídeo de Lisa, dirigido por Ariel Guelferbein tiene concepto relacionado con el mundo marino pues por esa época el músico argentino comenzó un curso de buceo y se interesó en abordar desde su obra el mar. 

9.  De acuerdo con Cecilia Amenábar, el nombre del álbum  estuvo inspirado en unas piedras amarillas que recogió junto a Gustavo n en las playas de Los Roques, durante el paso de la gira del Dynamo por Venezuela. A su vez, el amarillo era el color preferido del músico y lo relacionaba directamente con el sol. 

10. Los artistas Alejandro Ros y Gabriela Malerba se encargaron del arte del disco y del videoclip de Pulsar.

¿Qué te pareció este contenido?

Tú votaste 'Me gustó'.