Alex Turner habla sobre el nuevo disco de Arctic Monkeys: más piano y menos guitarra

Esperamos con ansias el próximo disco de la banda británica, si bien no hemos escuchado nada hasta la fecha, el líder de la banda comenzó a revelar detalles de la producción. 

Para nadie es un secreto que Alex Turner es el eje principal de la genialidad que hay detrás de Arctic Monekys, es por esto que cada cosa que dice es una pista que nos acerca a su sexto álbum de estudio: Tranquility Base Hotel & Casino (2018), disco que verá la luz el próximo 11 de mayo

Hasta el momento sabíamos que son 11 canciones grabadas entre Los Angeles, París y Londres bajo la producción de su viejo amigo James Ford quien hace parte de Simian Mobile Disco y con quien ya habían trabajado en Favourite Worst Nightmare (2007), Humbug (2009), Suck it and See (2011) y AM (2013). 

Sin embargo, como no se ha lanzado ningún sencillo, el sonido del disco es todo un misterio. Por este motivo la revista británica MOJO indagó acerca de los procesos creativos de esta producción. Turner durante la entrevista afirmó que para componer este álbum tuvo que atravesar muchos obstáculos, el principal fue un bloqueo creativo que lo nubló luego de la gira del AM (2013).

“Estaba perdido y realmente no tenía idea de lo que iba a hacer”, contó el cantante británico, quien narró cómo un piano que recibió por su cumpleaños número 30 por parte de un amigo cercano reconfiguró completamente su forma de componer y le dio luces para este nuevo disco. 

En conversación con Billboard, Turner contó cómo fue acercarse a este instrumento como base compositiva: "Trabajar con el piano inmediatamente me trasladó a un lugar diferente. Surgieron acordes y mis dedos empezaron a caer sobre diferentes lugares. Los sonidos me dieron todo tipo de ideas nuevas. El hecho de ser el tipo que estaba sentado al piano también me ayudó a plantearlas“.

La realidad es que este disco representó un reto importante para la banda, teniendo en cuenta que su antecesor los puso en lo más alto del rock mundial; "No creo que el éxito comercial del último disco me generó presión acerca del proceso creativo. Pero sí hubo una presión personal, la de seguir adelante y hacer algo diferente de nuevo; volver a volar alto".

El cambió generó inquietud también en el resto de la banda quienes se enfrentaron a maquetas distintas a las que estaban acostumbrados en discos anteriores, incluso, según contó el guitarrista de la banda Jamie Cook, en algún momento se consideró que este disco fuera lanzado por Alex Turner como solista.

"Creo que al principio, por lo básico que era: piano y voces sin guitarra, Alex pensó: '¿es Arctic Monkeys o voy a otro lado con esto?', y  tal vez al principio yo también fui así. Definitivamente no es un disco que no tiene guitarras, típicamente no es lo que haríamos, pero me tomó mucho más pensar " aseguró Cook.

Aunque estas afirmaciones nos inquietan aún más, es probable que nos encontremos con un disco interesante, ya que ha sido concebido como una convesación íntima de Turner con él mismo, un disco casi autobiográfico. 

“Me obligué a escribir sentándome en un piano, haciendo cosas que no había hecho antes. Eso me dio permiso para llegar a un lugar que antes tuve problemas para alcanzar. Me permitió expresar lo que siento más libremente que antes”, dice de manera contundente el cantante y líder de Arctic Monkeys.

Ya sólo nos queda esperar un par de semanas para destapar las once canciones de este disco, porque por lo visto, seguirán guardando silencio hasta esa fecha para presentarnos Tranquility Base Hotel & Casino (2018).

 

¿Qué te pareció este contenido?