Pink Floyd a finales de los años 60. Foto tomada de rockhaq.com.

Seis (6) discos para enamorarse del rock espacial

El rock es rock. Así, sin apellidos. Sus distintas vertientes o corrientes, más allá de buscar etiquetar a la música, ha servido (a mi modo de ver), simplemente para singularizar estéticas.

El rock es rock. Así, sin apellidos. Sus distintas vertientes o corrientes, más allá de buscar etiquetar a la música, ha servido (a mi modo de ver), simplemente para singularizar estéticas.

Rock and roll, rock alternativo, rock psicodélico, rock progresivo, rock sinfónico, electro rock, punk rock, glam rock, kraut-rock, indie rock, etc, etc, etc. Hay de todo para todos. Entre todas esas opciones está el rock espacial, uno de esos subgéneros evolucionados desde la psicodelia de los sesenta y la exploración progresiva de los setenta. Con el paso de las décadas, el mismo ha encontrado fieles representantes que con conceptos de ciencia ficción han materializado en música su visión o entendimiento del cosmos, carreras espaciales, vidas alienígenas y más.

Dirían los libros de texto sobre el tema que sus características son la composición y experimentación a través de estilos y géneros como el jazz rock, el acid rock, el rock progresivo o el psicodélico. Además, que sus contenidos que aluden a la ciencia ficción son acompañados de una instrumentación en la que sobresalen los teclados y los sintetizadores. También que fue un movimiento con raíces inglesas y que entre sus más importantes representantes encontramos a Pink Floyd o Hawkwind pasando por The Flaming Lips hasta llegar a Slowdive, Spiritualized o Muse.

Pero eso son solo datos de libros de texto. La verdad, es que podemos encontrar elementos del 'rock espacial' en bandas ajenas a la corriente como también encontrar elementos de distintos subgéneros en otras que no reclaman un espacio entre las representantes del estilo.

Pero celebrando el mes de la astronomía en Radiónica, los 50 años de la llegada del hombre a la luna, la vuelta de ‘2001: A Space Odyssey’ a salas de cine y la música misma, aprovechamos para compartir una selección de seis discos importantes para el género (nos referimos al rock) que caben en la categoría de rock espacial. La selección, hecha por Andrés Durán, la compartimos a continuación: 

Joe Meek – 'I Hear a New World' (1960)

Álbum conceptual. Joe Meek estaba fascinado por el programa espacial y creía que la vida existía en otras partes del sistema solar. Este álbum fue su imagen en música de lo que podría haber en el espacio exterior.  

Esto lo logró al combinar el estilo de skiffle / rock-and-roll de Blue Men con una gama de efectos de sonido creados en el fregadero de cocina: haciendo burbujas en el agua con una pajita; drenando el agua de un fregadero; poniendo en cortocircuito un circuito eléctrico y golpeando botellas de leche parcialmente llenas con cucharas. Otra característica de las grabaciones es el uso temprano del sonido estereofónico.

Pink Floyd – 'The Piper At the Gates of Dawn' (1967)

Es el álbum debut de Pink Floyd. Los primeros álbumes de Pink Floyd contienen ejemplos pioneros del space rock: canciones como Lucifer Sam, Astronomy Domine, Pow R. Toc H y Interstellar Overdrive son muestra de ello.

Hawkwind – 'Space Ritual' (1973)

'Space Ritual' (1973) es un álbum importante en la historia del rock espacial. Es un trabajo en vivo de dos discos anunciado como "88 minutos de daño cerebral" que documenta la gira de la banda Hawkwind en 1972 que incluyó un espectáculo de luz líquida y láseres, disfraces salvajes e imágenes psicodélicas.  

El autor de ciencia ficción Michael Moorcock colaboró con Hawkwind escribiendo la letra de muchas de las secciones habladas en 'Space Ritual'.

David Bowie – 'David Bowie' (1969)

Es el segundo álbum de David Bowie. Contiene el famoso tema que sirvió como sencillo en julio de 1969, Space Oddity, que en gran parte es acústico acompañado por los tonos misteriosos del stylophono, un órgano electrónico de bolsillo. El título y la temática se inspiraron en la cinta de Stanley Kubrick '2001: A Space Odyssey' e introdujeron el personaje del Major Tom.

Jean-Michel Jarre – 'Oxigène' (1976)

Es el tercer álbum de estudio del músico y compositor electrónico francés Jean-Michel Jarre y el primero en no estar pensado para ser usado como banda sonora. Jarre grabó el disco en un improvisado estudio de grabación en su casa utilizando una variedad de sintetizadores analógicos, un sintetizador digital y otros instrumentos y efectos electrónicos.

Mike Oldfield – 'Tubular Bells' (1973)

'Tubular Bells' (1973) es el álbum debut del músico y compositor inglés Mike Oldfiel. Comprende dos temas principalmente instrumentales de más de veinte minutos cada uno. Oldfield lo grabó cuando tenía 19 años y tocó la mayoría de los instrumentos.

Cancion adicional: 

Telstar, un tema compuesto por Meek para la banda instrumental británica The Tornados. La canción alcanzó el número 1 en el US Billboard Hot 100 en diciembre de 1962 (la segunda grabación británica en alcanzar el número 1 en esa lista en el año). La canción lleva el nombre del satélite de comunicaciones Telstar que se puso en órbita el 10 de julio de 1962. George Bellamy, el padre de Matt Bellamy de la agrupación Muse, es la guitarra de la banda. En el tema Knights of Cydonia de Muse se pueden escuchar algunas notas del tema. 

¿Qué te pareció este contenido?

Tú votaste 'No me gustó'.

Para comentar debe Registrarse

Enviar