“Somos Tierra y Territorio”: la campaña para apoyar a los líderes sociales en Córdoba

Puede ver el video de una canción que nos invita a unirnos en la búsqueda de un mañana alegre y justa.

Según el informe de la Unidad de Investigación y Acusación (UIA) de la JEP, entre diciembre de 2016 y diciembre de 2020, han asesinado en Colombia a 904 líderes sociales. Cerca de la mitad realizaban tareas que buscaban materializar la implementación del acuerdo de paz. La cifra es absolutamente escalofriante y este 2021 ha seguido en aumento. 

El departamento de Córdoba, en la región Caribe, ha sido uno de los focos históricos del conflicto armado en Colombia. Es una de las cunas del paramilitarismo, vivió la guerra con las FARC y ha sufrido por el abandono estatal, las injusticias y desigualdades sociales y la corrupción en el poder. El resultado es un tejido social fracturado que tiene además al liderazgo social en una situación crítica: ​​los rumores, las falsas acusaciones, el prejuicio y la estigmatización se esparcen fácilmente y sin criterio poniendo a en riesgo a quienes buscan revertir esta situación.

Parte de este liderazgo se ha aglutinado en el Grupo por la Defensa de la Tierra y el Territorio de Córdoba (GTTC), una alianza entre jóvenes, mujeres y hombres provenientes de comunidades rurales campesinas y de comunidades indígenas Emberas Katíos y Zenú, víctimas del conflicto armado, que luchan por la defensa de la tierra, el territorio y los derechos de las comunidades que habitan en el departamento de Córdoba. 

Precisamente este grupo ha sido la plataforma base para impulsar la iniciativa "Somos Tierra y Territorio", una campaña de comunicación por la unión, la confianza y el reconocimiento positivo del liderazgo social en ese departamento. Para esto trabajan de la mano con la Corporación para el Desarrollo Social Comunitario (CORSOC), el Centro de Investigación y Educación Popular (CINEP) y con la organización no gubernamental colombiana ​​Pensamiento y Acción Social (PAS). Esta última desde hace 16 años, acompaña y asesora a comunidades y organizaciones de la sociedad civil de forma participativa e incluyente para la construcción territorial de la paz y la defensa de derechos humanos con enfoque diferencial.

Si bien hay características que pueden englobar a los líderes sociales en el país, hay también muchas particularidades. PAS, que ha impulsado campañas también en el Magdalena Medio y en el Cauca, trabaja y genera un diálogo desde un enfoque local para lograr dicho reconocimiento positivo de los líderes y lideresas. En el ejercicio se parte de su cultura, de sus dinámicas, actividades y problemáticas, alejándose de esa idea donde unos profesionales llegan de Bogotá a decir qué hacer y cómo hacerlo. 

Todo se construye desde la base, se dialoga, se hacen talleres, se deciden los mensajes y las formas que se van a usar. Por ejemplo, en el caso del Cauca el enfoque fue alrededor del baile y de la oralidad. En este caso, en Córdoba, están trabajando el tema de las artesanías o las visiones sobre el territorio con las doce comunidades indígenas y campesinas que están distribuidas por todo el departamento -entran también comunidades ubicadas en Sucre. 

Desde la plataforma web del GTTC se comparten artículos, entrevistas y contenido en general. También participan radio locales donde los líderes y lideresas hablan de su labor, cuentan por qué están ahí, narran sus aspiraciones, responden preguntas y se sacuden de muchas ideas negativas que la gente reproduce sin conocerlos, sin oírlos, sin contrastar fuentes. 

En todo este proceso, vio la luz el 21 de julio un video, que sale de uno de los talleres, el cual busca llamar la atención sobre la campaña en cuestión. Un vallenato mezclado con champeta y ritmos urbanos, compuesto por dos personas de distintas comunidades e interpretado en su música por Puerto Arena, grupo de Montería, muestra ese sentir alegre de quienes quieren cambiar la realidad: el trabajo, el paisaje, las sonrisas, las costumbres, las semillas, son protagonistas de este llamado al encuentro. 

El proceso de este video, no solo es lo que representa a quienes lo vemos como externos, pues el verse reflejados, el repasar fotos blanco y negro, despierta la nostalgia, la pertenencia y los anhelos de la misma comunidad, alimentando las ganas de seguir en la lucha. 

Lastimosamente las condiciones están dadas para que los conflictos surjan en el departamento, por eso es importante pensar dos veces antes de reproducir acusaciones sin fundamentos. Al final, detrás de estos procesos de lucha por la tierra, por el agua, por el medio ambiente, hay seres humanos con familias o colectivos de personas que sufren las consecuencias. Hay más bien que unirse en las sonrisas de quienes labran un mejor mañana. 

¿Qué te pareció este contenido?

Tú votaste 'Me da igual'.