Don Palabra: 10 años haciendo rock de Cali para el mundo

Profeta MC, Juanfer, Camilo y Harold hacen música desde el 2008, un viaje sonoro que va desde el rock al hip hop, del Hardcore a la música colombiana.

Si escucha el ritmo del flow latino como el Boom chaka-chaka-chaka boom, ese montón de palabras extrañas que suenan como una rumba cargada de sabrosura y creatividad, es precisamente la mutación de sonidos que ha tenido durante 10 años Don Palabra, la banda de sonidos urbanos y mezclas típicas de Colombia que hace poco lanzó Boom Chaka, un banquete de música poderosa que precisamente evidencia la transformación de esta agrupación que se ha logrado posicionar en la escena rock caleña como uno de los referentes en la región. Por esta razón, varios de sus integrantes nos contaron apartes de su historia, su amor por la música y por supuesto, datos claves en sus nuevas canciones.

¿Por qué unos estudiantes de la Universidad del Valle decidieron empezar con Don Palabra?

Porque teníamos muchas cosas para decir y mucha música por explorar. Sabíamos que podíamos generar una propuesta sólida, que pudiera compartir un mensaje por diferentes ciudades de Colombia y del mundo. De a poco, con paciencia y constancia hemos ido lográndolo.  

¿Cómo influyó su paso por la universidad en el estilo musical de la banda?

En términos musicales nos dio fuertes bases como profesionales, algunos somos egresados de la Escuela de Música de la Universidad y eso incide directamente en la necesidad de mejorar cada día y crecer como artistas. (…) Por otro lado, en las letras está presente la influencia que la universidad tiene en nosotros al haber ayudado a construir en nuestras mentes una mirada diferente sobre la sociedad. Nosotros somos sensibles en los aspectos sociales y en las canciones enviamos un mensaje claro para que aquellos que nos escuchen sigan creyendo en un mundo equitativo.

Creemos en un mundo solidario, entonces, estar en una universidad pública, viviendo todos sus conflictos, observando sus movimientos y todo lo que se allí vive con la cultura, el arte, el color y la adrenalina influye de manera muy fuerte. Para nosotros, es un gran honor representar a nuestra universidad con la música.

¿Cómo ha sido el proceso de maduración de la banda?

En 2009 publicamos nuestro primer EP titulado Basta, ese EP fue importante porque nos conectó mucho más con el concepto que queríamos lograr. No obstante, un año después de ese Ep, se incorpora Harold Orozco, batería en la banda, y es donde sentimos que encontramos el Groove, el swing, el flow que enrutó, o mejor dicho, dejó más claro nuestro sonido por la senda que buscábamos. Desde allí, más o menos el año 2010, las experiencias, buenas, malas, regulares, los conciertos y festivales, han llevado a que nos sintamos mucho más fuertes y consientes del producto que tenemos en nuestras manos.

¿La música de Don Palabra busca denunciar conflictos sociales?

Más que denunciar lo que buscamos es despertar conciencia, si nos pusiéramos a denunciar solamente con nuestras canciones, se nos complicaría mucho todo, nos encasillaría y quizás eso no permitiría que llegáramos a más oídos y a las nuevas generaciones. Por eso nosotros hacemos música alegre, que haga bailar o poguear, que mueva a nuestro público, pero que a la vez tenga fuerza y poder.

¿Cuáles han sido los cambios más fuertes de Don Palabra?

Hemos ido reinventándonos a lo largo de los años. Al principio nos reconocían con un sonido más crudo, con una letra más contestataria, pero el hecho de ser una banda de Cali y de estar tan permeados con la cultura del pacífico, de la música latina y de la academia, hace que podamos abrir nuestras cabezas y nuestros oídos para poder llegarle a públicos nuevos.

Hay una transformación muy chévere desde nuestro primer álbum hasta el último. En nuestra música pueden encontrar sonidos de instrumentos del folclor colombiano y ritmos de diferentes zonas del país. Eso es una transformación muy positiva que nos hace sentir felices, porque estamos llevando nuestra música por el mundo.

¿Cuál es la experiencia más poderosa que han tenido como artistas?

Rock al parque 2012, marcó un antes y un después de Don Palabra. De igual forma, lo que nos ha hecho transformarnos y ayudarnos a crecer como equipo es el hecho de haber viajado fuera del país con nuestra música, conocer otros contextos y culturas ha sido de las mayores experiencias de Don Palabra.

Y empezaron los viajes…

Sí. Empezamos a movernos y a tratar de abrir el contexto hacia una mirada latinoamericana. Fuimos a Chile, Ecuador, Cuba, México, ese desplazamiento de un país a otro hizo que logremos ver las cosas de una manera más clara y que podamos hablar de cosas diferentes. Eso nos hizo ver la realidad Latinoamérica, nos enseñó la grandeza y diversidad de nuestra región.

¿Qué tipo de experiencias?

En el año 2015 estuvimos en Cuba representando a Colombia en el Festival Patria Grande, y esa fue una de las experiencias que más nos marcó, porque el hecho de llegar a Cuba representando a Colombia es muy emocionante.

Allá teníamos poco acceso a internet, porque si hay algo que marca las nuevas generaciones es el hecho de tener acceso a las redes sociales y a los contenidos digitales y cuando llegamos a Cuba y uno se da cuenta de que allá la película es otra, uno se siente en otra época, incluso con más tiempo de crear y enfocarse en lo que se quiere a pesar de las dificultades o realidades sociales. Gracias a ese viaje nos dimos cuenta que existía una realidad totalmente diferente y eso lo vivimos gracias a la música. Ese viaje a Cuba fue maravilloso, disfrutamos los sonidos muchísimo más, sentíamos que el día duraba más tiempo.

Y viajaron a México…

México es una cultura milenaria. Allá vivimos un montón de cosas, fuimos a las Pirámides de Teotihuacán, lo cual fue una recarga de energía y mística.

Nos encontramos con un mundo desconocido para los cuatro, eso nos hizo encontrar una cantidad de cosas que no conocíamos de nosotros como músicos y como personas. Las giras y los viajes pueden hacer que las bandas se unan o se acaben, pero hemos viajado a muchos lugares de este continente y cada vez volvemos siendo más parceros.

¿Cuáles son los sueños de Don Palabra?

Hacer cada día más música y poder vivir tranquilamente de ella. Nosotros queremos que la gente reconozca que Don Palabra se ha reinventado conceptual, musical y estéticamente. Esa reinvención y esa nueva mirada sobre la estética es lo que demuestra que la banda ha madurado para bien. De igual forma, soñamos con seguir creando, viajando por el mundo y representar por lo alto nuestro país.

¿Por qué?

Porque ahora somos padres de familia, con mayores responsabilidades y vemos la vida con otros colores, y todas esas experiencias nos hacen sentir cada día más alegres con lo que hacemos, eso es lo que tratamos de plasmar en nuestros productos y por lo cual pretendamos vivir de ellos dignamente. Para nosotros es clave contar con ese amor, motivación y con ese respeto de nuestra familia. Entonces al tener nuestros Cd’s y al escuchar nuestro material, no se llevan sólo una canción, se llevan toda una experiencia sensorial que gira alrededor de la música, de una experiencia estética y artística que para nosotros es muy importante.

¿Cuál es el significado de la canción Párate?

Es la canción que nos lleva a activarnos, a superar las dificultades con verraquera, con ganas de seguir viviendo, de amar la vida como nos llegue. Así nos caigamos, tenemos que pelear, pararnos y seguir con la vida. Esa canción nos motiva a seguir adelante. Musicalmente es muy agresiva, es una canción con mucha fuerza, pero también tiene una parte que nos hace saborear la música con sabrosura y con flow, entonces esos contrastes en el sonido, en la música y en la letra hacen que la canción sea entretenida y que sea una de las que más poguean y bailan en un show en vivo nuestro.

¿De qué trata Boomchaka, su última canción?

Esa es una canción que podemos escuchar en cualquier lado, en la playa, en el carro o la esquina de cualquier barrio popular, porque la escribimos de manera muy natural, orgánica. Mejor dicho, todo se comenzó a engranar de una manera muy “chimba” en un Jam, nos imaginamos demasiadas cosas con esa canción. Es una mezcla de sabor urbano y sonidos de Colombia. En Boomchaka se siente el ponche, la lírica incisiva social y política, y lo mejor, suena colombiano. Lo pueden escuchar y bailar niños y adultos.

¿Qué es lo más especial de esa canción y del EP Boomchaka en general?

Boomchaka plasma en su sonido la experiencia que hemos adquirido durante estos diez años, nos plantea un concepto y una visión del ritmo y la fusión.  Lo que hace especial este EP, es que sencillamente es la primera vez que los cuatro participamos de toda la producción de la música, el arte, todo. De igual forma, es especial por los amigos, familia, músicos, productores e ingenieros en Colombia y México que creyeron y se comprometieron al cien por ciento en este material. Para resaltar, el apoyo y trabajo de nuestro productor en Aguascalientes México Gil Govy, gran maestro.

Y se vienen más sueños para Don Palabra…

¡Exacto!. Se vienen más conciertos, giras y música. Seguiremos trabajando en el video clip de boomchaka y seguiremos viviendo el sueño con nuestra gente. Esto que hoy hacemos nos emociona.

¿Qué te pareció este contenido?

Tú votaste 'Me da igual'.