Cruel Cruel, las chicas que se apoderan del rock bogotano

Su primer experimento musical resultó en una de las bandas que define el sonido del rock bogotano actual y que estrena su tercer vídeo.

Sin saber hasta dónde las llevaría, Ivanna Palacio Mariana Londoño, dos estudiantes de psicología decidieron armar una banda pues de tanto compartir se dieron cuenta de que tenían mucho referentes musicales en común. Esta idea se llamaría Cruel Cruel y surgió cuadno en 2015 pensaron que estaría bueno proponerle a la escena underground bogotana una banda liderada por chicas con una estética sonora particular, que le ha dado resultado a varios proyectos a nivel mundial.

Rápidamente pasaron de tocar covers a contar sus propias historias enb composiciones inéditas, pues la química musical que había entre las dos merecía más exploración. Eventualmente sumaron a Nicolás Martínez en la batería y él le terminó de dar forma a lo que actualmente se llama Cruel Cruel. 

Esta es una banda que mezcla elementos del surf rock, post-punk y dream pop, pues encontró en el sonido de bandas como Best Coast, Savages y Warpaint el punto de partida para crear este proyecto que ya celebra tres años de vida. 

A finales del año pasado lanzaron su primer EP titulado Submerso (2017), placa que fue grabada en los míticos estudios de Audiovisión, por medio de la convocatoria de Tigo Music. Desde entonces se han movido con disciplina y ganas, con más pasión que pretensión, lo que hace de este un proyecto sincero y humano. 

Actualmente la banda presenta Swim, el tercer sencillo y último sencillo de su EP debut, que refleja perfectamente la psique de la banda y que llegó acompañado de un videoclip dirigido por Ernesto Vientos, realizador que ya ha trabajado con artistas como Los Pirañas y Pernett.

Swim llega después de los vídeos de Burn Cold y Prozak, para muestrostrar una historia de amor y desamor que termina en un viaje subacuático, obedeciendo así ese elemento que ha sido transversal en la propuesta de esta banda bogotana en su primera entrega discográfica: el agua. 

A propósito del lanzamiento del vídeo de Swim conversamos con Ivanna acerca de los procesos que ha vivido Cruel Cruel a lo largo de este camino y los retos a los que se han enfrentado.

¿Cómo ha sido la construcción del sonido? ¿Qué tan retador es alejarse de los referentes y construir una identidad? 

Esta es la primera banda 'seria' de cada una, así que ha sido un espacio de exploración donde hemos ido construyendo el sonido a medida que tocamos juntas. Yo por lo menos, no sabía mucho de guitarra ni de cantar, y con el tiempo que ha pasado hemos aprendido a usar pedales y a buscar ese sonido que queremos. Todo se ha dado de manera orgánica. También creo que los referentes han sido muy importantes porque siendo algo 'ingenuo', a veces simplemente nos gusta una banda o una canción en específico que nos inspira y nos da ideas. De esas ideas construímos algo entre todos, así que nunca sonará igual porque cada persona hace su aporte, le pone su sello y coge la identidad de la banda.

Hoy por hoy son cada vez menos las bandas latinoamericanas que escriben en inglés, sin embargo ustedes le han apostado a sus letras en ese idioma. ¿Por qué? ¿Existe la posibilidad de encontrarnos con cosas en español? 

Hay varias razones por las que cantamos en inglés, la primera es que yo escribo las letras y yo nací y pasé mucho tiempo en Estados Unidos, así que el inglés es casi que mi primer idioma, entonces para mí era mucho más natural escribir en inglés. Otra de las razones es mi voz, pues aunque hago parte de otros proyectos en los que intento cantar en inglés, la fonética del idioma hace que mi voz suene muy distinto en inglés y va más con el sonido de Cruel Cruel.

Por último está esa sensación de anonimidad, pues estando en un país que habla en español, se vuelve particular estar en un escenario frente a tus amigos y desconocidos exponiendo tus sentimientos y tu cosas personales. Así que cantar en inglés a veces permite que esos sea un poco más secreto, que no todo el mundo entienda lo que estoy diciendo y me hace sentir un poco más cómoda hablando de estas cosas tan personales. Pero tal vez en el futuro queramos cantar en español, quedamos cantar en francés o en otro idioma, realmente depende de lo que pida la música. 

¿Cuáles creen que son los más grandes retos de ser una banda emergente en Bogotá?

Creo que hay muchos obstáculos para las bandas emergentes en Bogotá y en Colombia en general. Son varias cosas, en primer lugar, somos bandas independientes y debemos conseguirnos el presupuesto para todo de nuestros propios bolsillos, y hacer música no siempre es barato. Por otro lado, es muy raro que a las bandas emergentes nos paguen en cualquier caso, ya sea un toque o presentación.

Creo que el valor que se le ha dado a la música no siempre es el que se merece, pues permanentemente esperan que toquemos gratis o cambio de "publicidad". También hay un obstáculo grande y son los sitios para tocar, pues cada vez son menos, ya sea porque los cierran o los sellan por niveles de sonido o temas de adecuación. Son muchos factores, pero también creo que entre nosotros nos estamos empezando a ayudar entre bandas, y de esta manera hay actos a los que les están poniendo atención.

Proyectos como SAAIL, Las Yumbeñas, Stallone, Margarita Siempre viva, El Nuevo Coyote, Quemarlo Todo Por Error, entre otros se suman a la escena a la que ustedes pertenecen, ¿por qué creen que hay un hype de bandas lo-fi, noise y surf en Colombia? 

En general en el mundo, no solo en Colombia, las personas no se están limitando a un súper estudio para grabar su música, sino que ahora toda una onda de artistas que graban sus canciones en su cuarto, suben sus canciones a Soundcloud, a bandcamp y que de alguna manera van en contra de esa industria musical a la que hemos estado acostumbrados siempre.

Creo que es un modelo que está empezando a dar frutos, por ejemplo una banda como Quemarlo Todo Por Error, graban todo ellos mismos y están empezando a conseguir seguidores con eso. Creo que las personas que siguen este movimiento, son personas que tienen una edad parecida, entienen el contexto, se sienten identificados con las letras, lo que genera más empatía. Creo que eso es lo que está sucediendo con todas estas bandas que están surgiendo en el mismo contexto, en el que todo es hecho a mano. La gente nos entiende, por eso a fin de cuentas nos ponen cuidado. 

Cuéntennos cómo fue la producción del vídeo de Swim y qué tanto se involucran ustedes en él área audiovisual.

La producción del vídeo comenzo desde principios de año. Nosotras nos reuniomos con Ernesto a finales de enero, principios de febrero simplemente para hablar acerca de las ideas que tenía y nos dimos cuenta de que estaba muy ubicado con el sentido de la canción, entonces ya hacia abril comenzamos con toda la producción del vídeo. Grabamos una parte en Bogotá, todo fue con los recursos que teníamos, rodamos en calles, en el apartamento de Ernesto, el set en el que salimos nosotros en es su casa con mucho cartón, mientras la parte del agua fue en Anapoima. Se terminó de grabar en junio y desde entonces comenzó el proceso de posproducción hasta que quedó el producto final. 

Como banda nos involucramos mucho en el proceso de edición, para que estuviera muy claro el mensaje de la canción y que se entendiera la musicalidad dentro del vídeo, pero fue todo un trabajo en equipo junto a Ernesto y quedamos muy felices con el resultado. 

¿Qué te pareció este contenido?