Nat Bieler y el secreto de los amores fugaces y volátiles

​La artista caleña nos presenta su más reciente sencillo, “Secreto”, en el que habla sobre los amores y desamores.

“Siempre serás una de las mejores canciones de casi amor, que escribiré en este tiempo” (Secreto)

La caleña Nat Bieler lanzó, en el marco del Día Internacional de la Mujer, su sencillo “Secreto”. Se trata de una canción dedicada a los amores fugaces, rápidos, líquidos, que por alguna situación inadvertida no pudieron seguir avanzando y que sin embargo marcan profundamente la piel y el alma como si hubiesen durado años. 

La canción es un poema que nos sumerge en un delicioso termal de ensoñaciones,  pone a nadar entre recuerdos, en espacios de felicidad y rememora los momentos de comodidad que se vivieron con una pareja a quien se quiso con mucho fervor. Invita a reproducir un viejo y jocoso video tape mental en el que se pueden visualizar escenas de caricias, besos, miradas, risas, momentos de pasión, de tristezas, de aprendizaje que llenan de gratitud. porque al final solo queda el agradecimiento y la satisfacción de haber vivido algo especial.

Nat Bieler invita a conmoverse con la nostalgia y la gratitud con las personas que han estado ahí. Con las que se sintió una conexión y se desarrolló un interés.

Además, la canción fue lanzada con un videoclip como imagen oficial de la campaña “No es un secreto, no es un objeto”. Esto se debe a que, si bien el amor hace parte del mensaje de la canción, el conjunto del proyecto tiene un trasfondo mucho más profundo, transmitiendo un mensaje feminista ¡¡claro y conciso que confronta la cosificación de los cuerpos femeninos. La pieza le da vuelta a esta realidad, exhibiendo cuerpos masculinos como objetos. 

En conclusión es una invitación a retomar la propiedad de sus cuerpos, de darles el poder de decidir frente a estos.

Nat Bieler nos acompañó una tarde para brindarnos una enriquecedora entrevista en la cual hablamos de la canción, del video y de la campaña que concretó todo el proyecto. A continuación, podrán conocer con mucho más detalle e intimidad la historia detrás del “Secreto”.   
 

La canción habla de esos amores que no se concretaron, que no pudieron ir más allá, ¿por qué decidiste hablar de esto?

Es algo que inevitablemente todas las personas hemos vivido en un punto. La canción la escribí hace unos años partiendo de una experiencia personal, pero cuando empecé a trabajar con Giovanni Caldas, que es el pianista y productor de la canción, me di cuenta que tenía el poder de integrar muchas historias similares. Por un lado, me pareció interesante cómo algo tan personal podía traducirse en un sentimiento global: en amores que no llegan a nada, que dejan huella en uno, que hacen parte de quien uno termina siendo.

Por otro lado, tiene esa perspectiva nostálgica y de gratitud. De decirles a esas personas ‘gracias por haber pasado por mi vida, por haber dejado huella, por haber dejado buenos o malos recuerdos’. Como quien dice, hasta aquí nos vemos, si el destino nos vuelve a juntar, pues bien, y si no, pues también.

¿Hace cuanto la escribiste y porque decidiste retomarla en este momento?

La canción la escribí hace unos tres años o 4 años, pero inicialmente la idea era muy distinta musicalmente. Hasta el nombre era diferente, se llamaba “Desencuentros”, haciendo alusión a los caminos que se cruzan pero que no permanecen. Cuando me senté con Giovanni en el piano a trabajar, él me preguntó sobre mis composiciones.  Yo llevé mi cuaderno donde tengo todas mis letras, ideas y demás, él llegó a “Desencuentro” y fue la que más le tramó.
 
Funcionaba para lo que estábamos buscando, que era una base con una influencia en Natalia Lafourcade, muy Latinoamérica, y también empezamos a trabajar sobre la base de un bambuco con la letra porque calzaba perfecto en los ¾,.

Luego inició la pandemia y nos dimos cuenta de lo oportuno que hubiese sido haber lanzado el tema en la contingencia. Calzaba muy bien con el contexto, sin embargo, precisamente por la cuarentena, el trabajo se retrasó. Fue igual interesante porque produjimos a distancia, nos enviabamos las grabaciones, las mezclas y las voces por correo. Así sacamos la maqueta de la canción.

Aún estamos en cuarentena y yo sigo pensando que es muy apropiada para nuestro contexto, porque en estos tiempos quedaron muchos amores en cuarentenados.

 

Dices que la canción está enmarcada dentro de un género que denominas “pop gótico tropical”, ¿nos puedes explicar un poco este concepto? ¿De qué manera se siente en la pieza? 

Yo vengo con ese cuento hace mucho tiempo. Siempre he sido fan del cine caleño de los 70:  Luis Ospina, Andrés Caicedo, Mayolo... Toda esta onda psicodélica, auténtica y contestataria. La he investigado mucho y dentro de esta búsqueda contextual, me encontré que, tanto en la literatura como en la música gótica, un tema que se desarrolla principalmente es la manifestación de los extremos y, en específico, la exacerbación del mal: la envidia, la ira, la rabia, el odio. Con eso es con lo que realmente juega este género de horror. 

Los artistas caleños usaron el género para hacer una crítica social y, si vemos de una forma general el contexto y la historia de nuestro país, podemos evidenciar que Colombia puede ser la prueba más clara de que el género si existe y si es posible, a pesar de que la teoría diga que es una dicotomía. Aquí todo se exacerba, se lleva al extremo y se potencia el miedo y el horror. 

Me sentí identificada con lo que iba viendo y descubriendo. Eso es lo que yo quiero hacer con la música que hago. Repensé la influencia del gótico y lo integré con sonidos que vienen del trópico, que a su vez es influencia de los sonidos africanos. En “secreto”, la canción nace solamente con un piano y una voz, y la base rítmica es un bambuco. En la producción teníamos claro que queríamos algo que no se haya explorado tanto en la ciudad, que sonara diferente, como un electro bambuco.

Es un pop, si me piden clasificarla en un género convencional, pero el ser gótico tropical es porque suena a muchas cosas, que también tiene un mensaje de un tema actual y empatiza con todas las personas. Tiene también un contenido de crítica social sobre la cosificación del cuerpo femenino, cosa que se ve mucho más claro en el video. 

 

¿Por qué cambiaron el nombre?

Eso fue una decisión mía. Compusimos y armamos el tema juntos, fue un aporte 50-50. Geovany me dio una libertad para manejar la letra y el concepto como yo quisiera y, escuchando el tema demasiadas veces, empecé a analizarlo y sentí que la idea del desencuentro no era la adecuada. La canción no habla necesariamente de dos personas que se topan de frente y siguen de largo, sino realmente de las que alcanzan a conocerse, a empatizar, a quererse, a tocarse las almas y que luego, por diversas circunstancias, no trascienden. 

Por eso decidí llamarla “Secreto”, porque son esos recuerdos y pensamientos nostálgicos que están relacionados con alguien y que decidimos guardar para nosotros mismos.

 

Ahora pasemos al video, ¿cómo llegaron a un concepto que pudiera complementar la canción desde lo visual?

Tanto la canción cómo el videoclip fueron un trabajo conjunto, ninguno pudo haber salido sin el otro. 

Cuando nosotros estábamos trabajando en el tema, antes de la pandemia, nos reunimos en la casa del ingeniero y, en medio de las charlas, vimos que el ingeniero tenía una biblioteca de muchos sonidos. Eso nos interesó y nos pusimos en la tarea de reproducir cada uno y ver cuál podría funcionar para la canción. Algunos de estos se materializaron en imágenes del video. Como la canción está vista desde la nostalgia, la gratitud y la despedida, la forma más sencilla de manifestar eso, visualmente, es plasmar esos recuerdos a través de objetos. 

Cuando empezamos a analizar la idea audiovisual, quise también hacer una crítica a lo que hace normalmente la publicidad al exponer un cuerpo -en su mayoría mujeres como objeto para atraer a un producto. Geovanny me dijo que pusiéramos puros manes en ropa interior y así salió poco a poco la pieza. 

 

El video se lanza en el marco del 8 M en medio de una campaña llamada “No es un secreto, no soy un objeto”. Me gustaría que nos contaras un poco sobre esta campaña y cómo se relaciona el video con ella.

Normalmente me cuestiono por el objetivo de cada producción que realizó y, en este caso, me cuestioné la finalidad del tema dentro del contexto que vivimos. No me gusta lanzar algo por el deseo de lanzar, sino que el tema esté cargado con una intención.

Al principio quería lanzarla en febrero en el marco del día San Valentín, pero cuando vi el resultado final del video me sentí super regia, super diva, super empoderada. No por haber sido la actriz del video, sino por el trasfondo del producto: ver una mujer en su intimidad y cotidianidad que luce un poco ruda, pero a su vez tierna. Que rememora todas esas experiencias románticas de una forma un poco erótica y que continúa su vida normal sin sentirse mal, sin estigmatizar, juzgarse o arrepentirse. 

En segunda instancia por haber utilizado el recurso de la cosificación de forma inversa. Ahí terminé de entender la contundencia y fuerza del mensaje del video. Ahí entendí que de la misma forma como me impactó y me hizo sentir, también impactaría a más mujeres. Decidí que tenía que salir en el marco del día y el mes internacional de la mujer. 

Hicimos el lanzamiento de la campaña “No es un Secreto, No soy un objeto”, porque ilustra temas que son importantes, que se deben luchar y debatir, como la cosificación de la mujer. Hay que dejar de normalizar esto, hay que devolverle a la mujer su cuerpo, que sea su decisión exhibirlo o no. También buscamos normalizar que las mujeres podemos tener varios intereses románticos.

 

Para finalizar quería preguntarte, ¿qué se viene este año? 

“Secreto” significa el lanzamiento de un proyecto muy ambicioso que es semi exploración de muchas cosas que estoy tratando de incorporar a mi público y en general a mi música, como el rollo del pop gótico tropical. 

Este año el esquema es seguir exponiendo el pop gótico tropical en todos los escenarios, hay muchas críticas por hacer y mucho por decir. Para mi es importante que las cosas trascienden, que no se quede solo en algo personal. Que la gente se sienta identificada. La meta es ayudar y que la música sirva de alguna forma.

Hay también un trabajo que involucra un medio metraje. Está en fase de planteamiento, pero es muy probable que suceda y que ayudará a explicar el universo del pop gótico tropical.
 

¿Qué te pareció este contenido?