Julio Victoria: Un viaje por su nuevo proyecto sinfónico y su vida en pandemia

Hablamos con el DJ y productor sobre el trabajo con la Filarmónica Juvenil y su respectiva carrera musical.

Con el paso de los últimos años y gracias a la gran disciplina que ha tenido con cada uno de sus respectivos proyectos y propuestas en vivo, Julio Victoria se ha convertido en uno de los referentes más grandes de la música electrónica en nuestro país. Un talento que goza de sus toques en los diferentes clubes nacionales, así como también de los que ha explorado en otros lugares del mundo

Julio es una persona que viene directamente de Armenia y que logró catapultarse al mundo de la música electrónica, gracias a la inmensa curiosidad que tenía en cada una de sus visitas a una tienda de discos que exploraba frecuentemente, durante sus estadías de verano en Alemania, en donde también compartía su otro enorme gusto por el deporte, específicamente por el tenis.

Su rutina ha cambiado bastante a lo largo de estos dos últimos años, algunos planes de gira tuvieron que cancelarse por temas de la misma pandemia actual. De igual manera, no se puede negar el hecho de que esta situación le ha abierto otras puertas en su vida. Por un lado, ha tenido la oportunidad de volver a conectar con su familia, así como también de trabajar en algunos proyectos que había dejado de lado. Propuestas que estaban dedicadas al ámbito orquestal, de danza contemporánea y de un EP de música de pista que espera lanzar muy pronto. 

Victoria también ha tenido tiempo para volver a explorar sus gustos musicales, en donde ha revisado con profundidad a artistas que adora como el británico Leon Vynehall, así como también el trabajo Radiohead y de todo lo que está proponiendo Thom Yorke en la actualidad. Esta misma tarea personal, le dio la oportunidad de explorar a mayor medida el ámbito de la música de cámara, la cual ha tenido muy en cuenta en su colección de vinilos y sobre todo por su nuevo proyecto junto a La Orquesta Filarmónica Juvenil.

Un trabajo en donde está inmiscuido desde el año 2019, junto a diferentes colaboradores como su arreglista y compositor Pedro Sarmiento y el productor Ernesto Santos, su banda y la maravillosa participación y responsabilidad de los integrantes de la Filarmónica Juvenil.

De este proyecto se ha rescato un montón de sesiones que buscan fusionar el ámbito electrónico de Julio con la música de cámara, en donde han creado y adaptado nuevas propuestas sonoras y tracks que hacen parte del disco Indigo (2020)

Una de esas propuestas, es la del single “Ciel”, la primera de muchas colaboraciones que estará lanzando junto a la Filarmónica Juvenil. Además de ello, se debe reconocer la emoción que hay por su próxima presentación con este grupo, la cual tendrá lugar el domingo 8 de agosto en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo.

Desde Radiónica, tuvimos la oportunidad de hablar con Julio Victoria sobre este proyecto, de las diferentes cosas que ha vivido en estos tiempos de pandemia, del lanzamiento Indigo, su adaptación a los shows virtuales, el regreso a los escenarios y el sentimiento por elaborar cosas para otros formatos como la radio.

Quiero que empecemos hablando de este nuevo proyecto que tienes próximo a lanzar, ¿cómo surgió esta idea de colaborar con una orquesta y con un montón de instrumentos con los cuales no habías trabajado anteriormente?

Ha sido una experiencia fabulosa desde que El Festival de Música Clásica de Cartagena vio mi proyecto live, con la banda con la cual trabajo desde hace años. En ese momento les pareció muy interesante el juntarse con una orquesta de música de cámara, se dieron un par de charlas con ellos y se me presentó un formato para realizar. Después de eso y con Pedro Sarmiento, el arreglista y compositor de mi proyecto, empezamos a pensar y definir que podíamos hacer con cada uno de los 20 músicos de la Orquesta Juvenil. 

Es algo muy inspirador que siempre había querido hacer, un deseo que tenía muy marcado para salirme un poco de la pista. Un proyecto con el cual podría trabajar más en música teatral, cinematográfica y totalmente diferente de lo que había hecho antes. Un trabajo que contenga un ensamble y una fusión no sólo con la marimba, el arpa, el bajo y la batería que tengo en mi proyecto live. Además de ello, teníamos la necesidad de conectar con otros instrumentos como los violines, violas y violonchelos.

Me gustaría saber si ya habías tenido algún tipo de acercamiento a la música de cámara, tal vez desde tus gustos.

Sí, totalmente. Desde hace muchos años he escuchado música clásica, siempre he tenido un gusto por ir a los teatros y ver qué está pasando con estas orquestas. Por otro lado, tengo una colección de vinilos de música clásica que todavía sigue creciendo. Es un acercamiento que me inspira, tranquiliza en diferentes momentos y ya posteriormente, es algo que me sumerge y me da la oportunidad de trabajar con gente tan talentosa. 

¿Qué tan interesante fue combinar tu trabajo personal con un proyecto dedicado a la música de cámara?

Es muy interesante porque es un aprendizaje completo de un equipo de trabajo. Pedro Sarmiento y Ernesto Santos fueron una pieza clave en este ensamble, porque con ellos he venido trabajando de manera orquestal y con la respectiva revisión del cómo iba a encajar todo. Fue una gran enseñanza porque mis pistas ya se encontraban desarrolladas, pero aprovechamos las maquetas de Pedro para fusionar, ensayar y ensamblar con la Orquesta. Poder trabajar con estos músicos es una gran oportunidad, ese grupo está lleno de gente muy talentosa de otra disciplina con la cual logramos converger.

Tuviste algún tipo de referente a la hora de construir este trabajo, ¿quiénes te sirvieron de inspiración?

Creo que si he llegado a tener algún tipo de referente, proyectos conocidos como Brandt Brauer Frick y el de mi amigo Francesco Tristano. He podido revisar algunos artistas que han tenido la oportunidad de trabajar este tipo de proyectos orquestados en vivo. Son trabajos que musicalmente me inspiran por sus cortes y momentos especiales.

Creo que esta puede ser una pregunta muy común en estos tiempos, pero me gustaría saber, ¿cómo vivieron la llegada de la pandemia a este proyecto que estaban construyendo durante el año pasado?

La experiencia fue muy interesante porque todo parte de las partituras de las canciones, las cuales fueron entregadas a los músicos que tuvieron la oportunidad de orquestar. Ya habíamos trabajado una gran mayoría de ellas, todavía las seguimos trabajando para salir ahorita en El Julio Mario Santo Domingo. 

No siento que haya sido una experiencia difícil, ya que el equipo se encontraba muy organizado y con un adelanto demasiado importante del proyecto. Ya teníamos un 80% del trabajo completado y lo interesante de todo esto, es que los músicos son muy juiciosos, plenos y totalmente enfocados con las partituras. Recuerdo que en El Jorge Elizer no tuvimos la oportunidad de ensayar por todo el tema de bioseguridad, además de que nos encontrábamos en pleno Covid, era algo muy restringido. Llegamos y tocamos rápido, cada uno por su lado. 

En este momento y para nuestra presentación en El Julio Mario Santo Domingo, estamos definiendo los formatos que vamos a trabajar y debo decir que será algo muy lindo.

El año pasado lanzaste tu disco Indigo ¿Cómo viviste el lanzamiento de este álbum en una época en la cual pasaban un montón de cosas difíciles? 

Es una lástima porque cuando sacamos Indigo, teníamos una gira con la banda por Europa y Asia. Recuerdo que alcanzamos a lanzarlo antes de todo, hicimos presentaciones en Medellín y en el Kaputt Club de Bogotá. Después entró la pandemia, la cual nos quitó la posibilidad de poder girar por fuera del país. 

Pero lo interesante de este lanzamiento es que si tú escuchas el álbum, puedes notar que es un trabajo orquestal, lleno de pistas que he desarrollado en el estudio. Es un mix de muchas cosas que me han influenciado en cada uno de los toques que tenido con la banda en las respectivas giras que hemos hecho en Asia, Irlanda, Lollapalooza Chile y Argentina, así como también en el Estéreo Picnic y en muchos otros escenarios en Colombia.

Este trabajo fue el cierre de un primer ciclo, en el cual expusimos lo que ha sonado, lo que me gusta y he escogido en 7 tracks muy concretos y enfocados a la pista, así como también a diferentes momentos de live con la banda. El disco tiene una historia muy bonita, en el cual presentamos una intro con mucha introspección, para posteriormente subir y luego volver a bajar con nuestro vibe. Lo más chévere de esto, es que hicimos un relanzamiento en vinilo, el cual salió increíblemente bien, con un montón de copias vendidas y de gente preguntando por más. Por otro lado, algo interesante de este nuevo proyecto orquestal, es que también tocamos y adaptamos varios tracks de Indigo a la música de cámara. 

Adore este disco, sobre todo por el hecho de que tu trabajo no trata de seguir ese molde de lo políticamente correcto y mainstream en la música electrónica de la actualidad. Indigo es un álbum que tiene ciertos rasgos oscuros, así como también sus momentos bailables, llenos de pequeños y muy bonitos detalles como el uso de una marimba ¿Por qué te gusta explorar y trabajar con estas cosas en tu música?

Hay una fusión muy interesante, la cual yo he encontrado en mis diferentes presentaciones en clubes alrededor del mundo, de esos lugares con un toque más festivalero y horarios nocturnos. Amaneceres llenos de mucha energía musicalmente hablando, tocando desde Alemania, Sudáfrica, Asia o Sudamérica. 

Esta perspectiva la adaptó en mis procesos creativos y musicales. Además de ello, también exploré la instrumentación colombiana, la cual quiero tener en mi proyecto. En mi trabajo hay una gran participación de la marimba, arpa y un montón de músicas que me emocionan mucho, es algo muy bacano, definido e importante para mí. Es mi propuesta sonora, es lo que me gusta y en lo que creo.

La pandemia provocó que muchos shows se cancelaran. Pero no se puede dejar de lado, el hecho de que arrancó este fenómeno por presentarse vía streaming, a través de una pantalla y para un montón de personas que se encuentran en sus casas. Me gustaría preguntarte, ¿cómo has vivido ese paso a lo digital, desde tus mismas presentaciones? 

Me ha ido super bien, este primer año ha estado lleno de mucho trabajo a nivel Colombia y con algunos festivales por fuera del país. He tenido un muy buen tiempo para laborar como DJ y banda en diferentes propuestas. Me siento muy agradecido porque no he parado de trabajar.

Claro, extraño el estar en el escenario como antes. Por fortuna, ya he empezado a tocar en algunos lugares en vivo, tuve una fecha en Nueva York, a la cual fui e incluso me vacuné. Aquí estuve en Medellín, Cali, Bogotá y la otra semana iré a Miami. He tenido mucho trabajo y las cosas ya están un poco más abiertas, por así decirlo. 

Me alegra mucho que hayas regresado a los shows en vivo. Debo admitir que me llama mucho la atención la mención que hiciste de New York, ¿cómo viste las cosas por allá? Por otro lado, también quiero preguntarte, ¿cómo has visto las cosas por acá? 

Estuvo muy bien y loco para mí, porque yo llegué en tapabocas al club y resulta que era el único que lo tenía puesto en ese lugar. Eso es algo un poco riesgoso, pero tú sabes que en Estados Unidos tienen su estrategia de vacunación a otro ritmo, con gente muy vacunada, la cual le da a uno un aliento. Todo esto se debe llevar con calma, sin ningún afán, porque debemos cuidarnos de esta situación que todavía anda muy encendida.

Por el lado de nuestro país, intento no ver noticias y cuando lo hago, noto que los casos suben. Creo que en este momento las cosas están un poco más tranquilas, procuro cuidarme mucho, trato de hablar con mis amigos y con la gente más cercana, les insisto en cuidarse. Por otro lado, mi familia está bien, gracias a Dios. Ellos están en Armenia y mi hermana se encuentra por fuera del país. De igual manera, este es un tema muy delicado que yo siento no parara en un tiempo cercano.

Me encanta la radio y he notado que en tu carrera has hecho unas cuantas cosas para este medio, por esa razón me gustaría saber, ¿qué se siente hacer DJ Sets para la radio?

Es algo muy divertido y chévere, ya que uno puede experimentar mucho con esa posibilidad de no solamente jugar a la consistencia de la pista o del set en vivo. A mí me gusta diversificar un poco más, pensando en otros géneros y sonidos. Es una oportunidad mucho más abierta en la cual puedo explorar con un montón de gustos que tengo, diferentes al trabajo que normalmente presento en mi música. 

¿Qué te pareció este contenido?