facebook.com/Shaggy / Entrevista de Diego Bolaños y traducción de Eduardo Rendón

Shaggy: a 20 años del disco que puso al mundo a bailar dancehall

Hablamos con el artista jamaiquino sobre su legado musical

Para el año 2000, Orville Richard Burrell, mejor conocido como Shaggy, ya se había hecho famoso con su versión del clásico “Oh Carolina” popularizado en 1960 por los Folkes Brothers. Además, había reventado las radios con sus sencillos “In The Summer Time” y “Boombastic”, incluidos en el disco del mismo nombre estrenado en 1995. 

Luego de un relativo fracaso con “Midnite Lover” (1997), Shaggy presentó en agosto del primer año del nuevo milenio un disco que fusionaba las raíces jamaiquinas representadas en el reggae y el dancehall con el pop y el R&B. El resultado fue “Hot Shot” (2000), un disco que alcanzó casi las diez millones de copias vendidas alrededor del mundo y del que se desprendieron canciones como “It Wasn’t Me”, “Angel”, “Luv Me, Luv Me”, “Dance And Shout” y “Hope”.

Con motivo de los 20 años de uno de los trabajos más importantes en su carrera artística y su reedición con canciones adicionales, hablamos con Shaggy sobre industria musical, ser un clásico y pandemia. 

Bienvenido a Radiónica ¿Cómo estás? ¿Dónde te encuentras en estos momentos?

Estoy en casa en Jamaica. Está un poco nublada, pero es casa por lo menos (risas). 

 

Se cumplen 20 años de “Hot Shot”. El álbum fue realmente un éxito ¿Cómo te sientes con respecto a eso?

Sí, fue un gran paso para nosotros. Tratamos de hacer lo mejor con él y hubo un momento en el que casi no se logra, pero fue la canción “It Wasn’t Me” la que sobresalió. Un DJ en Hawái la empezó a poner y por supuesto, Napster… (risas). Fue ahí cuando se puso en marcha.

 

Hablemos un poco de eso. La canción la descarga un DJ en Hawái a través de Napster y la empieza a poner hasta volverla un hit. Eso te convierte en una especie de pionero de la distribución digital ¿Crees que esta canción marcó el camino de lo que conocemos como la industria musical moderna?

Sí. Estábamos en medio del cambio en ese tiempo. Empezaba el cambio, y sin saberlo, esta canción fue una de las primeras que se benefició de eso. Hubo muchas reacciones mezcladas sobre las descargas digitales. Napster realmente cambió la industria de la música como la conocíamos. Eso fue de la descarga al ring tone y del ring tone ahora al streaming. Hoy los casetes y los CD's, la fabricación y la distribución, son cosas del pasado. Había inmensos planes de fabricación y distribución y todo eso ya murió, todo está en tu teléfono. 

Ahora lo que buscamos es encontrar legislación que permita que el artista obtenga mejores beneficios comparados a los que están haciendo las compañías discográficas. Por ejemplo “It Wasn’t Me”, que salió en ese momento, aún se puede encontrar en cualquier plataforma y todavía sigue dándole a Universal beneficios por fabricación y distribución. Entonces realmente hay muchas cosas que se deben revisar. 

 

Todo el mundo habla del DJ en Hawái. Pero, ¿alguna vez te has puesto a pensar quién fue el que subió y compartió ese álbum?

Sí, tienes razón. Yo no tengo idea de quién habrá sido. Sería interesante saber quién lo compartió. Seguramente ahora habrá mucha gente que saldría a decir, “yo fui el que lo hice” (risas).

 

“Hot Shot” se ha convertido en un clásico que mezcla el reggae, el R&B y el pop ¿Cuál crees que fue la fuerza impulsora detrás de esas canciones del disco?

Yo solo quería ser diferente. Soy alérgico al aburrimiento. Para serte sincero, con mi productor queríamos ser diferentes y hacer las canciones que queríamos hacer y con la esperanza de poder conectar. Algo que actualmente sigo tratando hacer.

 

El disco ha sobrevivido al paso del tiempo ¿Cuál fue el principal desafío con esas canciones?

“Hot Shot” fue un álbum monumental para el dancehall. Fue el disco que puso números y puso al género en el mainstream. Yo creo que por eso vale la pena recordarlo y hacer una remasterización. Hoy se ve a muchos chicos haciendo TikToks con “It Wasn’t Me'', algo que está en la marca de Shaggy y quiero que ellos experimenten lo que nosotros experimentamos en el 2000, pero en su propia vibración. Por eso me gusta que los nuevos productores que experimentan con el trap, el reggaetón, el afro beat y el hip hop se acerquen a él. En esta nueva versión quise incluir canciones que tengan esa vibración de Shaggy. Todo eso se encuentra en “Hot Shot” versión 2020.

 

A lo largo de tu carrera has alcanzado grandes cosas. Has trabajado con algunos de los músicos más importantes del mundo y has llevado al reggae y al dancehall a nuevas esferas y al reconocimiento mundial. Desde tu punto de vista, ¿cuál ha sido tu mayor logro?

Mi legado no está en los números ni en las ventas, sino en haber afectado a mucha gente de una manera positiva. Mucha gente empezó sus carreras y sus vidas con ese disco, y aún sigue pasando. Como artista debes ser reconocido por lo que eres. Cuando salgo de gira toco ante 20 mil personas por noche, pero detrás de todo eso hay una centena de personas que hace que todo sea posible. Hay una centena de salarios, de gente que hace sus vidas con esto. No puedo dejar de pensar en todos sus hijos que logran ir a estudiar por el trabajo de la gente que está detrás de esto. No puedo dejar de pensar que alguno, tal vez, descubra la cura del cáncer. Es un efecto bola de nieve. Sin duda, lo más importante no son los números, es haber cambiado la vida de mi familia y de muchas personas. Para mí ese es el propósito de todo esto.

 

Has hablado de toda la gente que hay detrás de tu carrera ¿Cuál es tu mayor preocupación en cómo puede afectar la industria esta pandemia por la que estamos pasando?

Lo que más me preocupa es la incertidumbre, el hecho de no saber. Puedes planear y ajustar cosas si tú sabes algo, pero el hecho de no saber es lo más difícil. Por ahora podemos especular, pero, ¿realmente sabemos algo? ¿sabremos qué va a pasar? Por ahora sigo haciendo música, que es lo que sé hacer. Mantener mi impulso creativo y mirar a dónde nos lleva todo esto.

¿Qué te pareció este contenido?