Bandas ficticias que desearíamos que existieran

El vasto universo musical se extiende a todas las dimensiones.

¿Alguna vez han fantaseado con la idea de viajar a universos paralelos? Sería genial poder escapar por un rato de esta realidad y explorar otros mundos para ver qué hay más allá y, sobre todo, saber qué música sonara, qué bandas existirían... Lamentablemente eso no es del todo posible, pero el ingenio humano no conoce límites y desde la prehistoria, nuestros intrincados cerebros han imaginado universos tan hermosos y terroríficos como el nuestro. 

Lo bello es que a veces estos mundos son tan perfectos que rompen las barreras del tiempo y el espacio y logran de alguna forma materializarse en esta tierra. Bien sea a través de disfraces, juegos, convenciones o parques temáticos, podemos recrear universos fantásticos y jugar a ser jedis, magos o lo que sea. El problema es que los sables de luz y las varitas mágicas en verdad son solo sofisticadas piezas de plástico. 

Pero con la música la cosa es un poco distinta. El sonido existe, lo puedes percibir, lo puedes bailar, lo puedes poner en una fiesta y hacer que todo el mundo cante feliz. 

La música es una especie de llave que abre la puerta que separa este universo y el de la ficción. Hay bandas que pueden existir sin existir, que incluso forman parte de nuestras listas de reproducción y son referentes populares. 

La industria cultural, sobre todo el cine, ha sabido cómo explotar muy bien esto. Desde hace varias décadas se han creado series y películas de culto protagonizadas por artistas ficticios que con sus canciones, sus estéticas y sus cortas pero intensas historias han logrado marcar nuestras vidas. 

Y ya que la línea entre la realidad y la ficción cada vez parece ser más tenue, vamos a repasar algunas bandas de culto que en un universo paralelo, probablemente también estén dando conciertos desde la sala de la casa. 

 

Mystic Spiral 

Entre 1997 y 2002 Mtv transmitió una de las series más influyentes de la historia de la cadena. “Daria”, protagonizada por la adolescente que queríamos ser pero nos faltaba la inteligencia. Mostraba la vida de Daria Morgendorffer, dotada de una mente brillante y el mejor humor negro de la televesión animada, pasaba sus días cuestinando la aburrida vida suburbana característica del entretenimiento estadounidense. 

En el universo de Lawndale, los clásicos personajes arquetípicos de la tele gringa conviven con los desadaptados adolescentes de los 90. La generación X, criada entre el hastío del fin de siglo XX y el grunge. La mejor amiga de Daria, Jane, tenía un hermano mayor llamado Trent, quien básicamente dormía todo el día y tocaba la guitarra en una banda de garaje llamada Mystic Spiral.

Sin duda, para muchas personas la introducción al lado más experimental y crudo del rock alternativo llegó en los acordes de este grupo de parias que tocaban en bares de mala muerte y en fiestas de cumpleaños. Un poco de The Melvins, de Pearl Jam y hasta de Sonic Youth se siente en las pocas canciones que Mystic Spiral compuso. Lo más curioso es que el Fandome de la serie, afirma que el grupo llegó a tener un club de fans. 

 

The Soronprfbs    

“Frank” (2014) es una comedia negra dirigida por Lenny Abrahamson y protagonizada por Jon Burroughs (Domhnall Gleeson), un tipo pedante, insoportable y poco confiable que sueña con ser un músico famoso pero no tiene la chispa para lograrlo. Un día, al pueblo del norte de Inglaterra en el que vive, llega una banda llamada The Soronprfbs para dar un concierto. Pero unas horas antes del show el pianista intenta suicidarse en el mar. 

Jon estaba en la playa en ese momento y después de ver esta triste escena se pone a hablar con el mánager de The Soronprfbs, quien le dice que necesita un tecladista para el concierto y, Jon sin pensarlo dos veces, alzó la mano. 

Así conoce a la banda más extraña, experimental y underground de Gran Bretaña. Compuesta por: Nana en la batería, (Carla Azar, baterista de Autolux quien también ha tocado con Jack White); Baraque en las cuerdas, (François Civil, actor y músico francés); Clara Wagner en el sintetizador y el theremin (Maggie Gyllenhaal); y Frank en la voz (Michael Fassbender), quien es un hiper creativo y extraño individuo que siempre lleva una cabeza gigante hecha de papel mache. 

Con The Soronprfbs, Jon se va a una casa retirada en Irlanda para hacer el álbum más frenético del mundo, y de paso a punta de engaños y redes sociales convertirse en famoso usurpando el talento de Frank. La música de esta banda hecha por Stephen Rennicks pero interpretada por el elenco, está inspirada en la movida del post punk avangard de los 80, toda la onda del No Wave de Nueva York y la música concreta estilo John Cage.

Ruidos disonantes, spoken word, improvisación y sonidos tomados de objetos comunes generan el ruidosamente genial universo sonoro de The Soronprfbs, cuyo disco está en plataformas digitales y en vinilo. 

 

Stillwater

Este es un cuento que se ha repetido millones de veces a lo largo de la historia de la industria musical. Una banda empieza a escalar de a poco en su escena local, su “éxito” llama la atención de algún sello, se firman contratos, se hacen una que otra gira, pero se acaba el verano, la moda cambia, llegan mejores grupos y la banda que lo tuvo todo, regresa a la nada.

Es también ese el caso de Stillwater, una banda de hard rock que protagoniza “Almost Famous” (2000). Esta película semi biográfica fue dirigida por Cameron Crowe, quien al igual que William Miller, protagonista del largometraje, a los 17 años empezó a irse de gira con bandas como Led Zeppelin y The Allman Brothers Band y a escribir sobre sus experiencias en la revista Rolling Stone.  

En la peli, este adolescente melómano e ingenuo se une al tour de Stillwater, que está a punto de arañar el estrellato. William conoce el lado B del rock, el mundo de los excesos, las crisis, los odios y los lados más perversos del ser humano. Pero en ese camino también conoce a Penny Lane (Kate Hudson), una de las groupies que viaja con la banda y de quien termina enamorado.

Caos, soledad, envidia y mucha, pero mucha diversión rockera protagonizan esta película que ya entró a la categoría de culto. La música original de Stillwater fue compuesta por Nancy Wilson, guitarrista de la banda Heart y exesposa de Crowe, y la banda sonora fue nominada a un Grammy. 

 

Belzebubs

De las tinieblas del inframundo emerge esta banda de trve cvlt black metal infernal llamada Belzebubs. Integrada por Sløth, Hubbath, Obesyx y Samaël, esta es la banda más oscura, malvada, blasfema, ocultista y divertida del mundo. La graciosa vida de estos personajes de los infiernos forman parte de un cómic creado por el artista gráfico JP Ahonen que gira en torno a la vida familiar de Sløth, su esposa Lucyfer y sus hijos Lilith y Leviatán.

Esta es una de las parodias metaleras más graciosas que existen, porque se burla de todos esos elementos y símbolos que forman el imaginario del metalero trve. Y lo más interesante de Belzebubs es que no solo invita a los amantes de la distorsión a mirarse al espejo y reírse de sí mismos, sino que es un formato multiplataforma que ha llevado a la banda más allá de las viñetas.

El año pasado se lanzó “Phantoms Of Nightside Gods” (2019), el primer LP del grupo que tuvo buenas críticas y con el que Belzebubs se transmutó al mundo real. Incluso este año la banda canceló varias fechas que tenía planeadas y está preparando un video 360. 

Belzebubs se mueve entre dos mundos y son un recordatorio de que nada en la vida se debe tomar tan en serio y que está bueno reirse de lo profano y lo sagrado. 

 

Sex Bob-omb

“Scott Pilgrim” es una novela gráfica creada por el artista canadiense Bryan Lee O'Malley, que junta de forma perfecta el mundo del rock y los videojuegos. Scott es el bajista de un power trío de Toronto y como muchos músicos, no tiene trabajo, vive en un antro y es algo inmaduro. Scott tiene una novia llamada Knives Chau y su vida cambia cuando se enamora de una chica estadounidense llamada Ramona Flowers, pero para conquistarla debe derrotar en batalla a sus siete ex parejas. 

A pesar de su distorsionado concepto del amor, “Scott Pilgrim” es un cómic de culto por su graciosa trama y sus secuencias de acción. De hecho es tan popular que en 2010 el director Edgar Wright, hizo una adaptación cinematográfica llamada “Scott Pilgrim Vs The World” en la que la música de Sex Bob-omb cobró vida. 

Este es un delirante mundo sonorizado por puro rock indie lleno de batallas alucinantes y jóvenes hipsters rockanroleando y combatiendo al ritmo de la distorsión. Una de las cosas más interesante de la película es que usa las gráficas de los videojuegos para ilustrar las secuencias, lo que le da un genial toque sinestésico a la música. 

 

The Lone Rangers

No es fácil para una banda alcanzar el estrellato. A veces la frustración puede ser tan grande que obliga a los grupos a hacer cosas como cambiar de sonido, imagen, miembros, venderse a la industria de la música y en el caso de The Lone Rangers, secuestrar una estación de radio. Protagonizada por Brendan Fraser, Steve Buscemi y Adam Sandler, “Airheads” (1994) es una comedia rockera en la que tres amigos no muy brillantes, logran la fama de la forma más incoherente y compleja posible. 

En la película, estos tres soñadores con pistolas de agua se toman una radio y entre sus demandas está que los dejen pasar su demo, rechazado múltiples veces. Durante el secuestro la transmisión sigue abierta y cientos de personas llegan al edificio para apoyar a The Lone Rangers y joder a la policía. 

 

Hedwig And The Angry Inch 

Hedwig Robinson es una mujer transgénero criada en Alemania del Este durante la época del muro de Berlín y sufre una mala praxis médica durante su cirugia de cambio de sexo. Engañada con las promesas de amor de un oficial del ejército estadounidense, Hedwig se muda a Estados Unidos y allá -junto con otro amor no correspondido- crea un delirante proyecto musical. 

El problema es que una vez más es engañada y usurpada. Su mal amor le roba toda su creación para volverse famoso y ella junto con su banda, The Angry Inch, arranca un frenético viaje musical en busca de lo que le corresponde. Este es un musical punk, que no solo es una película de culto del cine queer sino del cine rockero. Dirigida y protagonizada por John Cameron Mitchell, quien también hizo la música. “Hedwig And The Angry Inch” (2001) es una historia de amor, pasión, traición y distorsión. 

La música de The Angry Inch es puro punk crudo, experimental, sarcástico, descarado y brillante. Sus irónicas y poéticas letras exploran con mucho estilo y energía el amor, el desamor y las luchas de la vida. 

 

Dethklok

Cuando una banda de death metal es una de las principales economías globales puede hacer lo que se le dé la gana. Sino lo creen miren “Metalocalypse” (2006), la afamada serie de Adult Swim protagonizada por Dethklok, una banda que existe en el mundo virtual y que de vez en cuando se vuelve análoga y da conciertos en vivo. En un universo paralelo la banda es tan popular que, literalmente, sus fanáticos están dispuestos a morir por ella. 

El creador de la serie, Brendon Small, también es el vocalista del grupo que en vivo se junta con varios artistas invitados. Sería genial poder ver a Dethlok: William Murderface, Skwisgaar Skwigelf, Nathan Explosion, Pickles y Toki Wartooth; aunque con la versión análoga, en sus conciertos nadie termina aplastado por el escenario.

 

Spinal Tap

Spinal Tap alguna vez fue una de las bandas más grandes del mundo. Pero, las peleas internas, el paso del tiempo y las extrañas muertes de sus bateristas, la convirtieron en un grupo decadente que desesperadamente se aferra a la poca dignidad que le queda. “This Is Spinal Tap” (1984) es un falso documental dirigido por Rob Reiner que cuenta la historia de esta banda inglesa que se junta para una gira de promoción de su nuevo álbum. Y como era de esperar la gira es un desastre.

En cada fecha la banda se mete en situaciones absurdas como no encontrar el escenario en un concierto o quedarse atrapada en la utilería de la tarima. Esta parodia rockera es una película de culto tan famosa que incluso el elenco se junta ocasionalmente para tocar los éxitos de Spinal Tap. Y como premio adicional, el gracioso legado de este absurdo grupo quedó también inmortalizado en Los Simpsons. 

 

Los Borbotones

Probablemente el universo ficticio más grande de finales del Siglo XX es Springfield. Sus calles, sus habitantes y su historia forman parte del imaginario colectivo global. Por eso la fanaticada de Los Simpson sabe bien que esta es una ciudad muy musical. No solo por la genial banda sonora de la serie y por las pegadizas canciones originales que han salido a los largo de los años, sino también por las bandas que emocionan los corazones de Springfield. 

La Banda de Luxo, Sadgasm, y el hermoso saxofón de Lisa forjaron el gusto musical de miles de personas. Pero de todas estas bandas, sin duda la mejor son Los Borbotones, no solo porque son una genial parodia a The Beatles, sino porque Homero, Apu, Skinner y Barney crearon un par de temas inmortales, legitimados por el Grammy a “Mejor soul, palabra hablado o cuarteto vocal”.

“El cuarteto de Homero” (1993) es uno de los capítulos más recordados de la primera etapa de la serie y nadie duda de que “Baby On Board” es una canción hermosa. 

¿Qué te pareció este contenido?

Tú votaste 'Me gustó'.