10 sitios turísticos para visitar en tu ciudad y alrededores: Barranquilla

Una breve guía para sacarle el mayor provecho a nuestro tiempo mientras conocemos nuevos lugares.

El departamento del Atlántico es el más pequeño a nivel territorial de la región del Caribe. Barranquilla, su capital, está catalogada como distrito especial, industrial y portuario, por lo que su mayor actividad se concentra en el comercio. En los años recientes, ha habido una activación del turismo, aprovechando los espacios que la ciudad ofrece. Sin embargo, en esta ocasión trataremos de reseñar algunos de los sitios que tanto en Barranquilla, como en municipios cercanos ofrecen posibilidades de practicar senderismo, camping, avistamiento de aves, exploración de flora y fauna, montañismo y agricultura rural. Solo basta alistarse con ropa cómoda, buenos zapatos y llevar mucha hidratación, además de unos cuantos pesos para poder llegar hasta el sitio, ser guiado y alimentarse durante la travesía.

Comencemos por uno de los planes que no puede pasar por alto al visitar Barranquilla. El malecón del río: este espacio ofrece una variada oferta de restaurantes de cara al río Magdalena. Con una longitud 5.5 km este espacio ofrece un sector gastronómico, uno recreodeportivo, la avenida, el malecón y un corredor verde. Es, sin duda, una de las opciones para observar la grandeza del río Magdalena.

Nuestra segunda recomendación esta en ese mismo sector. Se trata del Club de pesca, donde además de ofrecer una variada oferta gastronómica, se podrá encontrar la opción de realizar un recorrido de hora y media por el río Magdalena, lo que constituye un plan interesante y asequible para “escapar” de la rutina de las actividades diarias. Allí se puede evidenciar la biodiversidad del ecosistema que se conserva en la zona, con especies como babillas, caimanes, iguanas, hicoteas y más de 100 tipos de peces.

La tercera opción es recorrer el Jardín Botánico y visitar el invernadero. Esta es una reserva natural de 54.300 metros cuadrados en el corazón de la ciudad. Un espacio completamente recuperado con zonas verdes, cuerpos de agua y zonas deportivas. Constituye una opción para respirar aire puro en medio del caos que puede significar un día en la ciudad.

Continuamos con uno de los planes imprescindibles de la ciudad que es recorrer el barrio el Prado. Reconocer este sector a través de una caminata para apreciar la arquitectura neoclásica de los años 20 es una de las opciones de noche y de día para advertir el patrimonio arquitectónico que aún se conserva en la capital del Atlántico.

Visitar el Museo del Carnaval, es uno de los paseos que tampoco puede faltar en la agenda pues se encuentran condensados los archivos históricos de la festividad de la ciudad, representados a través de la tradición colorida de sus disfraces, danzas y memorias del evento que se realiza el primer trimestre de cada año.

A escasos 15 minutos de Barranquilla, se encuentra el Parque Biotemático Megua, en el municipio de Galapa. El terreno de 32 hectáreas, con 30 de bosque seco tropical, es el lugar predilecto de las familias que buscan una aventura ecológica. Todas las actividades que allí se desarrollan están diseñadas para sensibilizar y transmitir conocimientos ambientales a niños y adultos a través de la recreación.

Destinos como Tubará, son grandes opciones para el ecoturismo. En el corregimiento de El Morro se encuentra Piedra Pintada, rocas que fueron talladas por los indígenas Mokaná y que tienen más 900 años. De otro lado, situado a cuatro kilómetros del casco urbano del municipio está El Chorro del Corral de San Luis, donde hay una piscina natural de agua cristalina servida por una cascada.

Los Charcones, en el municipio de Piojó, en el Atlántico, es la siguiente opción para visitar en este departamento. Solo 42 kilómetros separan a Barranquilla de la reserva natural Los Charcones. Este espacio natural con senderos de bosque tropical seco, tigrillos, venados y manantiales de agua pura, es una de las opciones turísticas más apetecidas por los viajeros en busca de aventura.

Nuestra siguiente recomendación es Usiacurí, el municipio conocido como el pesebre del Atlántico. Sus mayores atractivos son los pozos de aguas mineromedicinales, ubicados en el casco urbano muy cerca de la casa-museo del poeta colombiano Julio Flórez.

Una de las más recientes alternativas para visitar en el Atlántico es el campo de girasoles en Los Pendales, corregimiento de Luruaco. Con una belleza semejante a las extensiones de tierra europeas en pleno verano, Pendales ofrece a los visitantes 15 mil metros cuadrados, que han llevado un proceso de recuperación de suelo y que hoy ven los frutos con esta maravilla natural, que además resulta un agente de transformación social.

 

¿Qué te pareció este contenido?