La Ruta del Cómic en Bogotá

Las librerías son, para muchos, la representación del paraíso en la tierra, en Bogotá nos encontramos algunas especializadas en cómics y novelas gráficas.

Aunque parezca una tradición extranjera, el hábito de leer cómics y novelas gráficas hace parte de la vida de cientos de lectores colombianos. De hechos, muchos de los que no tienen esta costumbre, son el resultado del desconocimiento absoluto del universo tan rico y diverso que ofrecen este tipo de publicaciones.

Los temas que abordan van desde política, ciencia, humor, amor, humanidad y sociedad hasta existencialismo, es casi la misma oferta temática que encontramos en la literatura tradicional, en las novelas, ensayos y demás textos que encontramos en una librería. En definitiva los cómics y las novelas gráficas no son para los niños y jóvenes, aunque sí representan una puerta importante al mundo de la lectura: quien se engancha con los cómics seguramente pasará a los libros pronto.

Además de las ingeniosas narrativas e ilustraciones que nos podemos encontrar en estas publicaciones, la maravilla del universo del cómic son las redes que se tejen a su alrededor. Grupos de hombres y mujeres apasionados por los mismos temas que encuentran entre páginas, amigos para la vida.

Muchas personas suelen comprar las novelas gráficas y cómics en internet, pero como nada se compara el romanticismo de entrar a una librería, ojear, oler y tocar un libro, decidimos recorrer la ciudad en búsqueda de lugares en los que se encuentre una oferta interesante y alternativa de este tipo de publicaciones. 

¡Visítenlas y nos cuentan qué les parece! Si conocen más lugares, bienvenidos sean.

 

El Loco Pensante
(Calle 23 # 6 - 70)

Pablo René Cañadulce y sus hermanos comenzaron esta librería con una colección familiar, llevan cerca de 18 años en el negocio de la venta y compra de libros y el cómic es uno de esos gustos que conservan desde el inicio del proyecto: "Empezamos a agregar el cómic a los libros que vendíamos, y últimamente y a raíz de las películas y todo eso, el cómic ha tomado más fuerza. Teníamos un buen inventario, y los superhéroes tradicionales como Batman, Superman y el Hombre Araña, siempre son fuertes".

A Pablo siempre le gustaron los cómics, sin embargo recuerda que en su infancia y adolescencia no tuvo la posiblidad de comprar muchos, quizá por ello de todo lo que ha conseguido a través de El Loco Pensante ha guardado para él algunas piezas, algunas primeras ediciones del año 56 o 57 que hoy por hoy dificilmente se consiguen. 

La librería, ubicada más cerca de la carrera séptima que de la la sexta, es un cuarto repleto de libros, las paredes están cubiertas con publicaciones, enciclopedias, novelas, revistas y afiches; entrar al El Loco Pensante ha de requerir por parte de los clientes una búsqueda concreta, no hay mucho espacio para tener un experiencia personal con lo que allí conservan, hay en el centro del lugar un mueble que ya no parece un mueble sino una pila de publicaciones, y allí sobresalen las revistas, que según cuenta Pablo son otra de las especialidades de la librería, hay ediciones antiguas, difíciles de conseguir en librerías comerciales porque de hecho se publicaron por única vez, de ese tipo de publicaciones conservan algunas novelas gráficas francesas que entraron al país con una librería llamada la Librería Francesa y Tiempos Futuros, publicacines que hoy se encuentran en algunas de las colecciones que le llegan a Pablo, quien tiene en su catálago álbumes de fútbol, animales y más curiosidad, libros de arte publicados por colombianos, revistas de principio de Siglo, algunas de los años 70 y 80, y hasta 'fotografías viejitas' de desconocidos, material que buscan usualmente artistas plásticos. 

Pablo, redondeando la cifra habla de un catálogo de unos cinco mil cómics, pero quizá, entre tanta cosa, encontrarán ustedes algo que no esperaban hallar con faciliad. 

Publicación recomendada: Creepy, el cómic del terror y lo fantástico. Una edición española de los años 90.


Fantastic Tree
(Carrera 7 # 39 - 45)

Daniel Ancines está detrás, delante, encima y de corazón en esta tienda ubicada cerca de la Universidad Javeriana, su relación con los cómic se puede decir que es de toda la vida, lleva 23 años coleccionando cómics porque fue la opción que su mamá de crianza le dio para que no viera televisión, porque no le gustaba a ella y porque también ella era coleccionista (de toda la vida) de los impresos. Samurai fue lo primero que compró Daniel, quien luego heredó la colección de su madre y hoy por hoy, tras trabajar durante años en tiendas de cómics, tiene su propio local, uno de los pocos especializados en la ciudad. 

Fantastic Tree nació incluso desde antes de su concepción, Daniel desde los 16 años está de lleno en el mundo del cómic en Bogotá, comprando y revendiendo cómics en el mercado de las pulgas, en la calle. Pero su colección es sagrada, "nunca he vendido algo de mi colección, he vendido cosas mías pero porque las tengo repetidas, pero si algo llega a mis manos, algo que yo no tenga, no sale de mi casa, ahí se quedará". Su negocio como tienda física tiene 4 años y es el resultado de ver cómo funciona el negocio y ser parte de él. 

"Yo soy de las pocas tiendas especializadas en cómic y en manga, y tengo mucho contenido de las dos cosas, hay unas que tienen un montón de cómic, pero no tiene manga, y las que tienen manga no tienen cómic, y tienen cómic y manga y no tienen novelas. Yo manejo todo tipo de material en papel porque tengo los contactos, puedo importar y exportar esta mercancía, tengo compradores en Perú, Argentina, Brasil, y llos se dieron cuenta que el negocio es viable cuando trabajan conmigo, yo les mando la mercancía y estoy actualizado porque el medio lo exige". 

En Fantastic Tree se vende, no se compra, pero quizá y le ofrecen algo a Daniel que él no tenga, y como coleccionista lo compra, compra para su colección, no para vender. La vida de Daniel es esta, coleccionar, vender y comprar, su profesión es el diseño, pero es a su pasión a la que se dedica 24/7, "Esto es muy serio para mí, es a lo que me dedico. Yo estudié diseño gráfico porque quería ser ilustrador, escribir guiones y hacer mi cómic, lo hice pero no me enganchó, hice muchas cosas porque he conocido y sido parte de todo eso que une a la comunidad geek, pero tristemente el cómic colombiano no es tan bueno, no es tan popular, yo ya no produzco, mi tienda es mi casa, acá paso el 90 % de mi vida y las ganas de producir y hacer cómics no me faltan, pero acá la gente no invierte en cómic nacional, la gente prefiera Batman, no tener pierde."

"Variedad y economía" esto es según Daniel lo que la gente más busca en las tiendas, la gente que sabe, "la que no sabe busca economía en un 1000 %". Las joyas de su tienda son El Incal, Persépolis, The Voice, Watchmen, V for Vendetta... "cómics que tú pones y seguro vendes porque jamás van a pasar de moda, cómics que saben envejecer muy bien, siguen siendo buenos, siguen siendo las mejores historias, en el caso de superhéroes porque humanizan a los pesonajes".


Spooky House
(Cra 7 # 46 - 20)

Pilar Nova es esa amiga a la que todos le preguntamos cosas, la que tiene casi todas las respuestas y aquella a la que su pasión por el mundo geek, los cómic y el manga la llevaron a crear un lugar llamado Spooky House. 15 años atrás comenzó a traer objetos y libros de sus colecciones favoritas para ella misma, poco a poco sus amigos y los amigos de sus amigos empezaron a encargarle manga y cómics hasta que la demanda hizo necesario que le buscara cuatro paredes a su sueño.

Los clientes son sus amigos, con el paso de los años ha aprendido a conocer y a descifrar los intereses de quienes han comprado en su tienda para que no sean visitas únicas, sino recurrentes. "Las películas han servido un montón para que la gente llegue a los cómics y comiencen a buscar tiendas especializadas. Seguimos siendo muy poquitos, pero estamos aprovechando el auge del anime en internet y las películas de súperhéroes para darle la bienvenida a muchos lectores", nos cuenta Pilar acerca de este lugar de paredes blancas, cuyo color lo dan las portadas de los superhéroes de Marvel y DC, hasta publicaciones en japonés que hacen de este lugar, un espacio de joyas editoriales.

Ella sonríe jocosamente cada vez que alguien entra a su tienda y con energía le piden "todo Batman", de inmediato y con paciencia, explica a cada uno de sus clientes la cantidad de contenidos que puede haber de un solo personaje. Es allí cuando les recomienza recopilaciones, historias autoconclusivas y a los más curiosos empieza a guiarlos por ciertos universos hasta que llegan a recorrer cientos de títulos sin darse cuenta.  

Spooky House es uno de esos lugares en los que podrían pasarse horas conversando acerca de un hilo narrativo o un personaje, aunque el tamaño de la tienda no es enorme, es lo suficientemente grande como para albergar cientos de títulos y para encontrar libreros especializados que se convierten en amigos y cómplices del cómic. 

Publicación recomendada: Usagi Yojimbo de Stan Sakai y Las Vacaciones de Jesús y Buda de Hikaru Nakamura.


La Valija de Fuego
(Cra 7 # 46 - 68)

"Lee o Muere" y "Books Not Dead" son las primeras consignas con las que uno se encuentra al entrar a La Valija de Fuego, una librería que hace suyas estas premisas y hace que la experiencia en ella sea única, pues se respira y se vive punk. Punk en todo el sentido de la palabra, pues no solo hablo de la banda sonora del lugar, punk porque fue el sueño de un parche liderado por Marco Sosa: crear una librería/ editorial independiente en donde se encuentren libros que en otros lugares no. 

Cada rincón es atractivo estéticamente, stickers, neveras, pines, discos, cassettes y más elementos acompañan a cientos de libros que esperan ansiosamente en las estanterías quién los lleve a casa. En La Valija encontramos desde las publicaciones más vendidas, hasta ediciones especiales de libros de música, literatura y filosofía. La incluímos en este conteo no solo por ser un punto de encuentro para los amantes de los libros y la música, sino porque en ella encontramos una interesante oferta de fanzines, estas publicaciones de bajo presupuesto que se popularizaron en los años 60 y 70, convirtiéndose en la voz y el legado de los jóvenes que planteaban sus posturas políticas y sociales en estos impresos de dos tintas. 

De hecho, la mayoría de publicaciones de este tipo que se encuentran en la librería son autogestionadas, las editan en el sello editorial Valija de Fuego, permitiéndole así a cientos de autores, ilustradores y pensadores contar sus historias. La Valija de Fuego es un paso obligado por esta ruta, pues en ella encontramos también una oferta alternativa de novelas gráficas, además de un buen parche para sentarse a leer mientras la revulsiva carrera séptima bogotana vive afuera. 

Publicación recomendada: Fanzine Refractarios: Ruido y Fotocopias de Vórtice Rebel


Santo y Seña 
(Carrera 4 # 54A - 10)

Uno de los espacios más jóvenes de la ciudad es Santo y Seña, un lugar al que no le gusta denominarse librería, pues de manera consecuente con su espíritu libre e independiente busca ser un lugar de encuentro. Allí, a diferencia de otros escenarios similares, te abren sin problema cada uno de los vinilos de la estanteria, te permiten escucharlos mientras lees un libro, "porque ningún libro o disco se conoce por su portada".

Nicolás Ojeda es el librero que recibe a los lectores y amantes de la música que suben las escaleras de esta casa de Chapinero en la que comparten paredes con Rey Naranjo, editorial bogotana que particularmente tiene todo que ver con esta ruta del cómic, pues fueron ellos quienes impulsaron el proyecto para desligar al cómic de la categoría de revista y de esta manera evitarse el cobro del IVA, si hoy por hoy coleccionar este tipo de libros e sun hobby costoso, lo habría sido aún más sin esta iniciativa. 

Precisamente de esa relación tan estrecha entre Santo y Seña y Rey Naranjo, se estableció su línea de Narrativa Gráfica, uno de los pilares fundamentales de este lugar, al que llamaré nolibrería. Es entonces cuando esta nolibrería entiende que que el cómic y las ilustraciones tienen sus propia narrativas, su propia dinámicas, al punto de crear un vínculo único con el lector. En Santo y Seña encontramos además de las publicaciones de sus vecinos, los libros de Tragaluz, La Diligencia, Océano, mesæstandar y demás pequeñas editoriales que le apuestan a lo gráfico y entienden la literatura desde esta perspectiva.

"En la ilustración se pueden ver muchísimos detalles que a veces con el texto se escapan. Es otra forma de expresión en la que muchos pueden encontrar elementos que no hallan en un texto escrito. Es una expresión que nadie edita, es la mirada más pura del artista", cuenta Nicolás, quien es conciente de que aún falta mucha educación a la hora de enfrentarnos con este tipo de publicaciones, a su parecer nos falta costumbre.

Publicación recomendada: Edición ofical y completa de El Eternauta de ‎Héctor Germán Oesterheld


Tornamesa
(Calle 70 # 5 - 23)

Hace ya 9 años, Camilo de Mendoza y Álvaro Roa juntaron sus pasiones, la música, los libros y el cine para crear un espacio que en ese entonces no existía y ahora se llama Tornamesa, la casa soñada de cualquiera de nosotros: dos pisos de libros hasta el techo. Le apostaron a los vinilos cuando muy pocos los coleccionaban en Bogotá y en ese mismo sentido comenzaron a enamorarse de las novelas gráficas, los cómics y los libros/ álbumes. 

En este lugar piensan las publicaciones como piezas de colección y objetos de deseo, lo que les ha permitido crecer con los años. Sin embargo, años atrás le apostaron a una tienda solo de cómics y vinilos, sin un resultado muy exitoso a nivel comercial, "era un nicho tan pequeño de duramos solo tres años y decidimos volver a plegarlos a la librería. Creíamos que el público era mucho mayor", cuenta Camilo.

De esta manera entendieron que los cómics y las novelas gráficas tienen su propio público, que aunque no es suficiente para sostenerse bajo la dinámica de su empresa, logra sumarse a la perfección al espíritu de Tornamesa. La apuesta de este lugar es acercar a la lectura a las personas a través de este tipo de recopilaciones de cómics que han abierto la puerta de la literatura a muchos. 

Tornamesa es una librería cercana y cálida donde los libreros aconsejan sin aires de superioridad y con mucha pasión por las letras.

Publicación recomendada: Black Panther de Ta-Nehsi Coates 


Too Geek 
(Carrera 15 # 80 - 46)

Entrar a Too Geek es entrar a otro universo subterráneo en el que se habla de cine, videojuegos, series y cómics. Desde que se concibió este lugar, estuvo pensado para convertirse en un lugar de encuentro para personas con gustos e intereses afines. Hay un café rodeado de imágenes de superhéroes, además de un espacio grande lleno de mesas y sillas perfecto para las tertulias geeks. 

Esteban Cifuentes es uno de sus fundadores, habla con pasión de este lugar en el que han abierto las puertas a todo el mundo, derrumbando muros que hay creados alrededor de este universo. "Existe una barrera de desinformación, pues uno puede encontrar cómics que hablan de cosas históricas como el de Maus en el que hablan del holocausto nazi ambientado en una novela gráfica de ratones y gatos. Las personas suelen cerrarse a la imagen que les da la televisión de la tienda de cómics: el lugar para personas raras con libros que solo algunos conocen y entienden".

Too Geek busca tener una oferta de libros y cómics de todo tipo, desde quienes quieren una lectura ligera, hasta quienes tienen conocimientos especializados. Allí encontramos publicaciones de Dark Horse Star Wars que hablan de política y religión, hasta Archie en donde el amor es el hilo conductor. 

Su relación con los clientes es muy cercana, todos los que trabajan allí conocen a profundidad los temas y logran crean un vínculo único con este espacio en el que se puede pasar un día completo sin aburrirse. 

Publicación recomendada: Superman Red Son de Mark Millar.


By The Book Geek
(Carrera 13A # 90 - 24)

Pequeño y acogedor, así es By The Book, un lugar ubicado cerca a la zona rosa bogotana en donde cientos de personas de diferentes localidades de la ciudad llegan a encontrar sus libros favoritos de Star Wars, The Walking Dead, Game of Thrones, Usagi Yojimbo, One Piece, Noragami y Naruto entre otros títulos populares entre los amantes del cómic en la capital.

By The Book es un templo para los amantes de la fantasía, de los comics, de la literatura y algo de ficción, es la habiración soñada de muchos pues en sus paredes y estanterías encontramos desde cómics, literatura clásica, manga, piezas de colección, máscaras hasta arte de películas y videojuegos. Suelen ser protagonistas en los grandes eventos del país como ComicCon (Medellín y  Bogotá) y SOFA.

A lo largo de los casi dos años que llevan en este universo, han logrado consolidar una base interesante de clientes de todo tipo, niños, adolescentes y adultos afiebrados por la ficción. En este lugar encuentran buenos consejos y sobre todo, una opción segura y seria para acceder a sus publicaciones favoritas. 

Publicación recomendada: Enciclopedia Marvel Historia Gráfica - Edición 75 aniversario


La Nueva Librería Francesa
(Avenida Carrera 19 # 95 - 13)

La Nueva Librería Francesa es un paraíso para los amantes de los cómics. Esta diseñada a la vieja usanza y fácilmente podemos pasar horas entre sus estanterías ojeando uno a uno los cómics individuales al mejor estilo de The Big Bang Theory. Este lugar resulta muy particular entre la oferta que hay en Bogotá pues cada vez son más los libros de compilaciones y menos las entregas sencillas de las historias de superhéroes y villanos en el papel.

La historia de este lugar se remonta a finales de los años 40 en Bogotá cuando un francés llegó a Colombia con una oferta de libros única en ese momento: publicaciones alternativas en francés y en inglés. Con el paso de los años este lugar cargado de historia ha pasado por el Centro, Chapinero y ahora Chicó. Ha crecido y se ha achiquitado pero solo para convertirse en un lugar de culto y un punto de encuentro para los amantes de los mundos fantásticos. 

Semana a semana llegan adultos y niños en busca de las ediciones únicas de Spawn, Wolverine, Avengers, X-Men, Deadpool, Batman, Star Wars y Superman, entre otros, que se encuentran guardados y organizados meticulosamente en la Nueva Librería Francesa. 

Tanto Alba Fajardo como Luis Suárez, libreros del lugar hacen parte de la historia de este espacio en el que hay juegos de rol, disfraces, artículos de colección, y libros, muchos libros. Uno casi que puede viajar en el tiempo cuando entra a este lugar, uno de los pioneros en cultivar e incentivar los hobbies alternativos y geeks de los colombianos.

Publicación recomendada: Arkham Asylum de Grant Morrison, ilustrado por Dave McKean.


Árbol de Tinta
(Carrera 8A # 15 - 94)

Alejandro Torres estudió sociología, apredió el oficio del librero a partir del año 2000, estuvo cinco años en otra librería antes de tener su proyecto independiente, un lugar donde "rechazamos cierto tipo de temas, no trabajamos literatura motivacional, no vendemos textos técnicos... si es muy útil el libro no nos interesa)". Árbol de Tinta abrió en el centro de Bogotá hace 13 años y ha ido creciendo, adueñándonse de más espacio en el local que habita, y su especialidad es la literatura, las ciencias humanas, las artes, la música y la historia. 

El cómic hace parte de la librería desde sus orígenes, Alejandro es coleccionista desde el año 93, y para hacer referencia a la producción, consumo y comecialización de este tipo de publicaciones, se remite a la Ley del Libro y la exceptualizacion del cómic de la definición del concepto tal y como fue fallado por el tribunal, diferenciando legistavamente y ubicándolo en el mismo lugar de publicaciones pornográficas, privándolo así de ciertos beneficios. A partir de esto Alejandro hace un fugaz recorrido por la historia del cómic en Colombia y habla de la producción local, de ese movimiento nacido en los 90 alrededor de la Librería Francesa y de la Escuela Nacional de Caricatura de la Universidad Nacional y el surgimiento de la revista Acme Comics. También recuerda la influencia posterior que tuvo la llegada del Manga a Colombia en la producción de cómic a nivel nacional, hecho que hizo que Alejandro se alejara, pero que lo hace recuerdar la derogación de la Ley y el resurgimiento de la importación, la distribución, la creación y la imprsión de cómics propios y agenos en el país. 

En Árbol de Tinta el público para el cómic sigue siendo bajo, según el mismo Alejandro, generalizando el asunto, "se va a demorar mucho tiempo en que el cómic sea de alto consumo, los procesos de cambio técnológico inciden mucho en que la gente deje de leer porque aumentan las horas de conexión y virtualidad", sin embaro y a pesar de esto, Alejandro resalta la capacidad que tiene el cómic para convivir con otras plataforma y los cambios técnológicos gracias a que es un tipo especial de narrativa y que se vale de la imagen. 

"Está por llegar una Era Dorada, lo que tenemos ahora es un prurito, hay interés, hay ganas de hacer, hay ganas de leer, pero en este momento no me interesa tener una librería especializada en cómic, es un proyecto lindo. Acá vienen a preguntar mucho por el cómic, pero ahora hay un nuevo fenómeno -no es tan nuevo- y es el arribo de la novela gráfica, la gente lo que viene a buscar acá no es Batman, viene a buscar ejercicios narrativos que han sido planteados con la lógica del cómic, historias. Acá el público viene a buscar Akira, Watchmen, V de Vendetta, Persépolis, Transmetropolita para los expertos que ya no se consigue. Si uno trae buenas cosas de Avengers y la eterna rivalidad entre Marvel y DC, funciona. También se vende From Hell".

¿Qué te pareció este contenido?