J. K. Rowling: cinco aspectos que no debe ignorar un escritor

Lectura, disciplina, resiliencia y humildad, valor e independencia. Las recomendaciones de J. K. Rowling para ser escritor.

J. K. Rowling le disgustan las listas de cosas que hay o no que hacer para... Pero sus seguidores en redes sociales le preguntan continuamente por el secreto de su éxito como autora de la saga de Harry Potter, así que la británica ha respondido ante las insistentes dudas de quienes quieren dedicarse a escribir, con una anti-lista publicada en su blog destacando cinco cosas que "si ignoras, no llegarás muy lejos como escritor", según explica.

"No tengo las diez reglas de oro que garanticen el éxito. De lo contrario, las compartiría. Lo cierto es que he encontrado el éxito tropezando en una dirección que la mayoría de gente pensaba que era un callejón sin salida y rompiendo por el camino todas las ideas sobre lo que debía ser un libro infantil en los 90. Los protagonistas masculinos no están de moda, decían. Los internados son la peor opción para tener reconocimiento. Los libros para niños no deben tener más de 45.000 palabras..."

Revisen a continuación cinco cosas que no deben olvidar los escritores si quieren llegar lejos con su propósito:

Lectura

Esto va dirigido especialmente a los escritores más jóvenes. No puedes ser un buen escritor sin ser un lector devoto. Leer es la mejor forma de analizar qué hace que un libro sea bueno. Observa qué funciona y qué no, qué disfrutaste y por qué. Al principio probablemente imitarás a tus escritores favoritos, pero esa es una buena manera de aprender. Después de un tiempo, encontrarás tu propia voz.

Disciplina

Los momentos de inspiración pura son gloriosos, pero la mayor parte de la vida de un escritor es, adoptando el viejo cliché, sobre la transpiración más que la inspiración. A veces tienes que escribir incluso cuando la musa no está cooperando.

Resiliencia y humildad

Estas dos van de la mano, porque el rechazo y la crítica son parte de la vida de un escritor. Los comentarios informados son útiles y necesarios, pero algunos de los mejores escritores fueron rechazados varias veces. Ser capaz de recuperarte y continuar es impagable si vas a sobrevivir mientras tu trabajo es evaluado públicamente.

El crítico más duro a menudo está dentro de tu cabeza. En estos días, por lo general, puedo calmar a esa crítica en particular que está en mi interior dándole una galleta y un descanso, aunque al principio a veces tenía que tomarme una semana libre para que ella adoptara una visión más amable del trabajo en curso. Una de las razones por la que transcurrieron siete años entre la idea de Harry Potter y la Piedra Filosofal y su publicación, fue que seguí guardando el manuscrito durante meses, convencida de que era una basura.

Valor

El miedo al fracaso es la razón más triste del mundo para no hacer lo que estás destinado a hacer. Finalmente, encontré el valor para comenzar a enviar mi primer libro a agentes y editores en un momento en que sentí un notable fracaso. Solo entonces decidí que iba a intentar esta única cosa que siempre sospeché que podía hacer y, si no funcionaba, bueno, ya me había enfrentado a cosas peores y había sobrevivido... Al fin y al cabo, ¿no preferirías ser la persona que realmente terminó el proyecto soñando en lugar de la persona que habla de lo que siempre habría querido hacer?

Independencia

Con esto, me refiero a resistir la presión de pensar que tienes que seguir religiosamente los diez mejores consejos; esos que en estos días aparecen en forma no solo de las listas en Internet, sino de libros enteros que prometen decirte cómo escribir un bestseller, lo que DEBES hacer para ser publicado o cómo hacer un millón de dólares siendo escritor.

A menudo, recomiendo un sitio web llamado Writer Beware a nuevos escritores y a aspirantes a escritores. Es un recurso fantástico para cualquiera que esté tratando de decidir qué puede ser útil, qué vale la pena pagar y qué debe evitarse a toda costa. Desafortunadamente, ahora hay todo tipo de estafas que no existían cuando comencé, especialmente en Internet.

En definitiva, tanto en la escritura como en la vida, tu trabajo es hacerlo lo mejor que puedas, mejorar tus propias limitaciones cuando sea posible, aprender tanto como puedas y aceptar que las obras maestras del arte son solo un poco menos difíciles de encontrar que los seres humanos perfectos. A menudo, me he sentido cómoda con las palabras de Robert Benchley: Necesité quince años descubrir que no tenía talento para escribir, pero no podía rendirme, porque, en ese momento, era demasiado famoso.

¿Qué te pareció este contenido?

Tú votaste 'Me da igual'.