[Reseña] Un pequeño favor con Blake Lively y Anna Kendrick

El thriller psicológico llega el próximo 4 de octubre a las salas y abre las puertas al lado oscuro de la perfección.

Todos tenemos un lado oscuro, algunos menos sombrío y reservado que el de otros, pero oscuro al fin y al cabo. Un pequeño favor (2018) es una película acerca de esos secretos que todos guardamos y que con el paso del tiempo llegan a cobrarnos un peaje. 

La historia gira entorno a Anna Kendrick quien interpreta a Stephanie Smothers, una madre viuda que maneja un vlog manualidades y recetas para mamás. En su cotidianidad conoce a la mamá de un compañero de su hijo que es nada más ni nada menos que Emily Nelson, una exitosa, millonaria y misteriosa publicista interpretada por Blake Lively quien misteriosamente desaparece sin dejar rastro.

Aunque parece una premisa cercana a otros thirllers psicológicos esta película desarrolla muy bien a sus poderosos personajes principales, las dos mujeres que parecen antítesis la una de la otra, pero que le ponen la luz y la oscuridad al embrollo.

Lively interpreta a una mujer enigmática y magnética que sin tener el mismo tiempo de pantalla que Kendrick logra robarse el show, pues solemos verla en otro tipo de roles más sensibles y humanos. En esta película asume el papel de una mujer de sangre fría y mucho estilo, algo propio de esta actriz que también es referente de la moda actual.

Kendrick de igual manera construye un personaje que parece obvio, e incluso sacado de cualquier otra película norteamericana, pero que explota el cliché de la mejor manera y le da matices a esta madre soltera.

La música es otro de los factores más destacados de esta película,va desde la francesa hasta La Mala Rodríguez, lo que le da una dinámica diferente a una cinta norteamericana, coquetea con el cine negro y guiña sutilmente a los clásicos de misterio. 

La cinta se siente ágil y dinámica. Su narración es ingeniosa y juega con diferentes tipos de giros narrativos, desde los previsibles que hacen sentir al espectador inteligente y audaz, hasta aquellos inesperados que aportan a la historia, dándole un nuevo camino. 

Paul Feig (Mad Men, Spy), director de la película, real  izó una adaptación supremamente entretenida de la novela homónima de Darcey Bell publicada en 2017. 

Un pequeño favor (2018) busca develar la oscuridad detrás de la perfección, de diferentes tipos de perfección, desde la seductora e hipnótica, hasta la pulcra y bondadosa. Véanla y nos cuentan qué les pareció. 

 

¿Qué te pareció este contenido?