[Reseña] Ralph Rompe Internet

Ralph, uno de los íconos más recientes de Disney, la rompe en su nueva entrega cinematográfica. Les contamos por qué.

Ralph el Demoledor llegó en 2012 para refrescar un panorama saturado de películas animadas por computador con poca trascendencia.

Producida por los estudios de animación de Disney y protagonizada por John C. Reilly, Sarah Silverman, Jack McBrayer y Jane Lynch, Ralph El Demoledor (2012) se convirtió en un éxito de culto.

Aunque claramente no hace parte del Olimpo de Disney donde están películas como Toy Story, El Rey León o Frozen, esta película entregó una buena y bonita historia de superación que además incorporaba divertidos elementos de la cultura popular y especialmente de la industria de los videojuegos.

La película recaudó un total de 471 millones de dólares dando luz verde a una secuela que llega de la mano del mismo director Rich Moore con el apoyo de Phil Johnson a quien recordamos por Zootopia (2016).

Con un presupuesto de 175 millones de dólares, Ralph Rompe el Internet (2018) suma un reparto de nuevas estrellas para entregar una inteligente historia de crecimiento que abraza todo aquello que hizo exitosa a la primera y agrega una crítica visión del mundo moderno así como de los alcances y peligros de internet.

La fama, las redes sociales, la dark web, la viralidad y muchos otros conceptos de nuestros tiempos, se abordan de una manera simple y divertida tanto para niños como para adultos y aprovecha el personaje de Vanelope para hacer una autocrítica valiente de Disney y su papel en la creación de estereotipos femeninos ofensivos que es simplemente imperdible.

Disney Animation Studios hace un gran uso de sus propiedades y de terceros para aportar a la historia. En esta película se reúnen por primera vez personajes de las cuatro grandes marcas de Disney: Pixar, Marvel, Disney Animation y Lucasfilm.

El resultado es una de las películas animadas más actuales e inteligentes de los últimos años y que mantiene a Disney como una de las productoras más relevantes a la hora de contar historias para niños y adultos, que no sólo divierten sino que alimentan la discusión y el debate.

Calificación: 4/5

 

 

¿Qué te pareció este contenido?