"El arte nunca tiene que estar peleado con la modernidad": Manolo Caro

Desde los Premios Platino el director de 'La casa de las flores' habla de la telenovela, los culebrones, la diversidad y el empoderamiento.

Netflix ha fichado en exclusividad a importantes productores de la televisión: Shonda Rhimes (Grey's Anatomy, Scandal), Ryan Murphy (American Horror Story, Glee), Alex Pina (La casa de papel), Mike Flanagan (The Haunting of Hill House) y hace pocos días anunció que firmó un acuerdo exclusivo con el director mexicano Manolo Caro, creador de La casa de las flores, con quien nos cruzamos en los Premios Platino 2019, el encuentro cinematográfico más importante del cine iberoamericano. 

¿Por qué atarse a Netflix? 

La palabra 'atar' es muy fuerte, es lo primero que quitaría de la oración. Netflix me ha dado una libertad absoluta para realizar los proyectos que he venido generando en mi cabeza, obviamente hay un diálogo, pero hay una libertad por hacer, por tocar temas que a veces incomodan y que en otros espacios o medios de comuniación no se hubieran podido realizar. 

La libertad fue lo primero que me animó para firmar con Netflix, también la exposición que me ha dado a nivel internacional, algo que nunca había vivido en mi carrera. Después de La casa de las flores hice una gira por Latinoamérica, Europa, Asia; y que la serie sea tan bien recibida y que mi nombre esté en boca del público -los medios también han llevado lo que yo tengo que decir-, y todo eso hizo parte a la hora de decirle que 'Si' a Netflix y anunciar este contrato de exclusividad.
 

¿Cuál considera que es la clave para contar historias que conecten a toda América Latina? 

Yo creo que ahora el mundo ha cambiado, y es un pañuelo, entonces hay que pensar globalmente, no hay que tenerle miedo a los temas, hay que tener la mente muy abierta porque lo que puede tener resonancia en México también lo puede tener en Japón. ¿No?

Y antes, como no existía este mundo del streaming, no lo medíamos así. Ahora tenemos el compromiso de ser muy cuidadosos con el contenido que generamos pero también con la posibilidad de que lo que tenemos que decir llegue a todos lados. Yo creo que la libertad es el motor principal y así respondo a la pregunta de qué es lo que deben tener los proyectos: libertad. 

¿Cree que de alguna manera Netflix puede ser una amenaza para los productores locales?

Es muy raro que yo responda esta pregunta porque he decidido cerrar un contrato con ellos, pero yo nunca lo vi como amenaza, yo era un productor, tengo mi empresa de producción con mi socio Rafael Ley, y lo vemos como una alianza. Al final Netflix es un vehículo, de los proyectos y de loq queremos generar, es una ventana para llegar a otros países y llegar de forma inmediata a todo el mundo, es parte de la modernidad y el arte nunca tiene que estar peleado con la modernidad. 

¿Qué temas quisiera abordar ahora?

Los temas son tantos, ahora mi compromiso es hablar de diversidad, hablar de empoderamiento, tener personajes femeninos que piensen, actúen y no estén a favor de lo que piensen los personajes masculinos en los proyectos, que pasaba muchísimo. Ese es uno de mis compromisos, darle visibilidad a temas tabú, desde enfermedades o cosas que siempre se han tocado de manera muy sórdida como el tema 'trans'. Si salía un pesonaje trans en un proyecto tenía aue tener problemas psicologicos o ser alcohólico tener problemas con las drogas. Por eso en La casa de las flores el personaje mas cuerdo, más inteligente y más exitoso es un personaje trans, yo creo que eso es parte del compromiso. 

Se mira 'La casa de las flores' como una redefinición del culebrón, una producción que mezcla de géneros... 

Lo que más me gusta en este mundo del espectáculo y de generar contenido es el melodrama, es un género donde me siento muy cómodo, donde conozco mucho la telenovela que tanto éxito nos ha dado a nivel latinoamérica y a nivel mundial. Y me emociona mucho pensar que estamos reinventando. Lo que pasaba con la telenovela tradicional era que se había quedado muy rezagada en los temas de actualidad que ralmente atañen a la sociedad, y yo creo que lo que hace La casa de las flores, es tener en su ADN el melodrama de la telenovela pero hablando de temas que le interesan a los sobrinos, no solo a las abuelas. 

Manolo Caro trabaja actualmente en la segunda y tercera temporada de La casa de las flores, pero ya se conoce uno de los nuevos proyectos que desarrollará: 'Alguien tiene que morir', miniserie de tres episodios ambientada en la España de 1950, creada por el propio Caro y escrita por Monika Revilla, Fernando Pérez y Manolo Caro.

La historia de Alguien tiene que morir se inicia "cuando un joven, tras ser llamado por sus padres, debe regresar de México a casa para conocer a su prometida, pero el pueblo queda sorprendido cuando regresa acompañado de Lázaro, un misterioso bailarín de ballet. Para poder adelantarse al gobierno opresor, el grupo se da cuenta de que alguien tiene que morir".

¿Qué te pareció este contenido?

Para comentar debe Registrarse

Enviar