Durmiendo con el asesino, un drama amoroso con Ted Bundy, el asesino serial

Tras dirigir la serie de Netflix sobre el asesino en serie, Joe Belinger estrena un drama en salas de cine.

Después de su estreno mundial en el Festival de Cine de Sundance, llegó a las salas de cine colombianas Ted Bundy: Durmiendo con el asesino, que si bien es dirgida por Joe Berlinger -cerebro detrás de la serie documental de Netflix sobre el mismo personaje- explora otra feseta del asesino serial, protagonista de uno de los episodios mas escalofriantes de Estados Unidos. 

La película protagonizada por Zac Efron (High School Musical) y Lily Collins (Okja) aborda la historia de Bundy a través de la mirada de su novia, Liz Kloepfer, quien retrató en su libro The Phantom Prince: My Life with Ted Bundy a un monstruo que paseaba sin problemas entre gente ordinaria. 

En Conversaciones con asesinos: Las cintas de Ted Bundy (2019)Joe Belinger relata con la maestría que lo caracteriza como documentalista (Metallica: This Monster Lives - 2014) la historia de Ted Bundy, quien en 1974, a los 28 años, saltó a la palestra pública tras ser acusado de secuestrar, violar y matar a 36 mujeres jóvenes en los estados de California, Oregón, Washington, Idaho, Utah, Colorado y Florida.

El caso es aterrador y, Berlinger, haciendo un uso extraoridinario del material de archivo, logró, en los cuatro episodios que integran la serie, recrear sin morbo la historia criminal de Ted Bundy, y presentarnos no solo al asesino, sino al hombre detrás del crimial. Aspecto en el que además buscó profundizar con la historia de Liz en la película que estápor estos días en salas colombianas. 

Ted Bundy: Durmiendo con el asesino (2019) está ambientada, en gran parte, durante los años en que las desapariciones y asesinatos de mujeres aumentaron en las áreas donde Bundy habitaba con su novia; y ella tuvo que afrontar el hecho de que podía estar enamorada de un asesino.

No hay en esta entrega interés alguno por los crímenes de Bundy ni sus detalles. Berlinger construyó la película desde el punto de vista de Liz Kloepfer desterrando al espectador de la vida secreta del asesino. Y todos sus esfuerzos se concentran en que -al igual que el personaje principal, Liz-, el público experimente la duda, pues lo polémico del caso, bastante mediático, fue que Bundy era en apariencia un hombre común, apuesto y carismático, tenía además un núcleo familiar con su novia y la hija de ella, y siempre se veía aparecer sonriente en los medios, afirmando que solo se trataba de un malentendido y que pronto demostraría su inocencia.

El de Bundy fue el primer juicio televisado en Norteamérica y cultivó un gran club de fanáticas que asistían a verlo a sus sesiones como si se tratara de una estrella, le profesaban su amor y le escribían cartas en las que decían creer ciegamente en su inocencia. “Soy más famoso de Disney World” afirmó Bundy mientras que las pruebas de su culpabilidad eran aplastantes.

Siempre insistió en su inocencia, hasta ser condenado a la pena capital en la silla eléctrica por el juez Cowart, del estado de Florida, por los asesinatos de Lisa Levy y Margaret Bowman de la fraternidad Chi Omega, un ataque escabroso del que algunas de las habitantes de la casa lograron salir con vida e identificaron al asesino posteriormente. 

Bundy fue ejecutado el 24 de enero de 1989, tras 10 años de dilatar la sentencia, entregando información de sus crímenes a “cuentagotas” con la promesa de que encontrarían cuerpos que aún no habían sido hallados.

Si ven Ted Bundy: Durmiendo con el asesino (2019) en salas, vean también la serie documental dirigida por el mismo Joe Belinger, disponible en Netflix.

¿Qué te pareció este contenido?

Tú votaste 'No me gustó'.

Para comentar debe Registrarse

Enviar