5 razones para ver el nuevo documental Seaspiracy

La pesca industrial sostenible no existe: este, es el mensaje fuerte y directo que envía el cineasta Ali Tabrizi a todo el mundo.

A pocos días de haberse estrenado la película documental Seaspiracy, producida por el cineasta británico Ali Tabrizi, mismo director de Cowspiracy: The Sustainability Secret de 2014, esta comienza a ocupar los primeros puestos dentro de las producciones más vistas en Netflix en países como Reino Unido, Irlanda, Hong Kong, Croacia, Estonia, Malta, Singapur y Suiza. Actualmente se encuentra en el Top 10 en más de 40 países.

Seaspiracy, nos transporta por los mares del mundo mostrándonos la importancia de los tiburones, los delfines y las ballenas en nuestros ecosistemas, en especial en los océanos. Gracias a estas especies se fertilizan las plantas marinas fitoplancton, las cuales absorben cada año cuatro veces más dióxido de carbono que la selva amazónica y generan hasta el 85% del oxígeno que respiramos

Nos enseña también lo dañino que son los efectos de la pesca comercial a gran escala en nuestro planeta, después de exponer que el 46% de basura que habita en los océanos pertenece a las redes de pesca desechadas, un arma letal para todas las especies marinas. 

Según un artículo publicado el 09 de agosto de 2018 por National Geographic, posiblemente en el año 2048 no habrá vida marítima si se sigue con este nivel de pesca y contaminación: “La biodiversidad es un recurso finito y nos vamos a quedar sin nada… si no cambia nada”, afirma Boris Worm, profesor de biología y conservación marina en la Universidad de Dalhousie en Halifax, Canadá. 

 Aquí, cinco razones por las que deben ver Seaspiracy: la pesca insostenible.

 

  • La contaminación de los océanos. 

Durante las últimas dos décadas hemos sido testigos de lo contaminantes que son los plásticos para los mares, lo que ha tenido como reacción campañas para frenar el uso de botellas de un solo uso, pajitas de plástico, bolsas y demás elementos. Estos llamados han invadido no solamente nuestras redes sociales sino nuestras mentes, pero, ¿sabían que solo un 0,03% de los plásticos que contaminan el mar hacen referencia a los productos anteriores? En realidad, las redes y aparejos de pesca son las encargadas de generar gran parte de los residuos de plástico que contaminan los océanos. Es el caso del 46 % de la isla de basura que se formó en la zona norte del Océano Pacífico.

 

  • La piratería marítima o pesca ilegal, y la captura accesoria

Uno de los problemas más grandes que tiene el océano, además de la contaminación, es el tema de la pesca ilegal o la piratería. Se estima que el 15% del total anual de capturas no están declaradas y, por ende, no son reguladas. Los llamados "barcos monstruos" son los peores, pues pueden pescar hasta 350 toneladas de peces en un día y almacenar hasta 2.000 toneladas en su interior. Por ello la población de distintas especies ha disminuido en el mundo, a lo que se suma la captura accesoria, la cual es responsable de afectar otras especies marinas cuando se intenta capturar un determinado tipo de pescado. Según Sea Sheperd, una ONG de conservación marina, en un año 50 millones de tiburones son víctimas de la captura accesoria en el mundo, al igual que 10.000 delfines en la costa atlántica francesa.  

 

  • La piscicultura y las piscifactorías

En busca de un entorno más amigable con el medio ambiente, las piscifactorías se consideran más sostenibles que el pescado que proviene del mar abierto, sin embargo, según Corin Smith, fundador de la organización Inside Scotish Salmons Feedlots, se considera que estas granjas acuáticas no dejan de ser “pesca de animales salvajes disfrazada”. ¿Sabían que el salmón de piscifactoría en realidad es gris y cada comprador puede escoger el tono de rosa de su carne mediante una paleta de colores? Además muchos de estos salmones de criadero mueren cada año por problemas de salud, piojos marinos, enfermedades cardíacas y anemia.

 

  • La esclavitud laboral, el reclutamiento forzado para la pesca del Camarón Escarlata

El periodista medioambiental George Monbiot cuenta que los camarones escarlatas (también conocidos como “de sangre”) son un tema alarmante, pues existen informes preocupantes que apuntan al uso de la mano de obra esclava para la pesca de este marisco. En Seaspiracy conocimos la historia de un antiguo pescador que habla sobre los abusos y las amenazas que sufrió mientras hacía parte de este barco pesquero. 

 

  • Las certificaciones de pesca sostenible

El programa de certificación de pesca sostenible hace referencia a la salud de los océanos al certificar y promover prácticas de pesca sostenibles. Tabrizi afirma en el documental que etiquetas como las de Dolphin Safe o el Marine Stewardship Councilno (MSC) le mienten a sus compradores, pues nadie puede garantizar el cuidado de las especies marinas mientras están en el mar. 

Los ecosistemas marinos se recuperan fácilmente pero, ¿será posible seguir comiendo pescado desde una perspectiva sostenible y ética? El director Ali Tabrizi considera que no. 

¿Qué te pareció este contenido?

Tú votaste 'Me gustó'.