"Jinetes del Paraíso", una película llanera de pura cepa

“Si el cielo es un paraíso tendrá que tener un llano” Cholo Valderrama.

En el llano se vive una experiencia delirante donde la naturaleza descubre su enigmática belleza en coplas. Música, paisajes, jinetes, caballos y mujeres laboriosas protagonizan una cultura vibrante y recia, cuya magnitud aún es desconocida para muchos habitantes de las grandes urbes; sin embargo, con esta película de Talía Osorio Cardona podremos ir a explorarla.

La producción audiovisual es más que una representación de un territorio fértil, salvaje y de extensas sabanas inundables, es más que un reflejo biodiverso, es el llano mismo; vivo a través de sus cantos ancestrales y de los animales que conviven en perfecta simbiosis con su gente. Jinetes del Paraíso es una película hecha con los pies descalzos, que recorre los amplios parajes de la región tocando el suelo llano, como lo hacen los paisanos oriundos de este terreno paradisíaco.

La película nos monta a lomo de caballo durante casi 90 minutos para mostrarnos historias de amor que no tienen edad; rostros curtidos por el sol; coplas y cánticos compuestos por los jinetes a sus caballos, y la historia de un cantador a quien solo le deslumbran las tonadas del joropo enardecido.

Por un lado, así como la música es parte vital de la vida del llanero, la película fluye al ritmo veloz de los arpegios del arpa, se desborda en la melodía y tonada de la música con que se apaciguan las bestias, se ordeña, se conquista o se ensalza al paisaje. De esta manera, los Cantos de Vaquería, protegidos por la UNESCO y salvaguardados como patrimonio inmaterial de la humanidad, son los reales protagonistas de una idiosincrasia vigente y orgánica.

La majestuosa producción cuenta con un anfitrión llanero de pura cepa, Orlando el Cholo Valderrama, un cantante que ha llevado a rincones inverosímiles las coplas, los versos y los “corríos” del llano. En Jinetes, su saber, su música y sus reflexiones llevan al espectador a valorar la vida austera y a entender al campo ubérrimo de sabiduría.

El Cholo, aunque es uno de los artistas más importantes en la música tradicional del país, sigue considerándose a sí mismo un campesino que por oficio tiene uno como cualquier otro. Tras ganar el premio Grammy en el 2008, se siente conforme, no busca vítores ni acumular premios, su mayor pretensión es aprender tonadas, tararear, rimar y componerles a sus dos amores de la vida: el llano y los caballos.

El tiempo de rodaje de esta película documental tomó más de una década, la directora y su equipo hicieron un trabajo de inmersión total para poder comprender con precisión qué debían contar y para lograr con curía captar imágenes impactantes de la vida salvaje de este terruño brioso: el sol indomable, la unión y el amor, los cantos inveterados, la pasión rural, los animales libres y el corazón de los jinetes que recorren las llanuras.

En una entrevista con Toc Talk se asegura que el génesis del proyecto fue la combinación entre el mundo de dos antropólogas: Talía Osorio y Francisca Reyes, quienes trabajando en sinergia pusieron las cámaras a cabalgar y a los caballos como camarógrafos. En medio de esa sabana del Hato Santana aguardaron con paciencia para ir descubriendo la magia de la gente que allí habita.

“Haciendo esta película, descubrí que por fin me había convertido en la mujer que había soñado ser. Corriendo con el alma agarrada a la crin de un caballo, viendo a un equipo entregándolo todo por grabar lo que veíamos, fue ahí que de pronto lo supe: había nacido para esto. Toda la fuerza, todo el temple, todo el amor, solo tenían sentido si aprendía amar esta tierra, el reto estaba en aprenderla a narrar.” Talía Osorio, directora de "Jinetes del Paraíso".

Esta película es una oportunidad para abrir nuestras fronteras mentales a la sencillez y poesía del llano colombiano; para salir de nuestras realidades de concreto y de exuberante virtualidad; para enriquecernos y ataviarnos de la que también es nuestra cultura; y para, finalmente, comprender por qué la vida del llanero se mide en tres caballos.

"Jinetes del Paraíso" se estrenará virtualmente el próximo 19 de junio y podrá verse alrededor del mundo a través de mowies.com y cineplaymax, la función costará 15.000 pesos y se podrá disfrutar por 48 horas. (Aquí puede adquirir las boletas en preventa)

Vea el tráiler a continuación:

 

 

¿Qué te pareció este contenido?