Para ver en casa: Tres documentales, rock y rap colombiano

¡Historias acerca de la música nacional! Aquí encontrará algunas recomendaciones que puede ojear durante estos días.

Salvaguardar la memoria cada vez cobra más importancia para retratar aquellas realidades que ya pasaron y tener además un testimonio retrospectivo de los caminos que hemos recorrido. Los libros durante décadas han sido soporte de la memoria por excelencia, pero desde hace décadas el documental, como género, ha cobrado un valor cada vez mayor para contarnos aquellas cosas que no nos tocó vivir o incluso esas otras realidades que dejamos pasar de largo. 

Y en la música hecha en nuestro país no es la excepción, más teniendo en cuenta que el rock desembarcó a nuestras tierras hace casi seis décadas, y el rap llegó con la década de los 80. A partir de cada fecha, existen muchas historias que aún no se han contado, y otras que tal vez sí. Y por eso, para estos días, les recomendamos tres productos documentales para refrescar un poco esa memoria musical, o para aprender un poco de esos caminos que se han recorrido por estos sonidos a través de los años (incluyendo el presente) en Colombia.

Más allá del no futuro
(José Juan Posada, 2017)

“Rodrigo D: No futuro” (1989) fue una película que marcó un antes y un después en el cine colombiano, pero también fue un punto de quiebre para el punk como sonido. Gracias a su banda sonora se materializaron himnos como “Sin reacción” y “Dinero”, y bandas como Pestex, Mutantex y P-Ne tuvieron una repercusión más allá de las calles de Medellín. Sin embargo, la historia del punk es más rica (y realmente distinta) a la imagen que nos da Víctor Garivia en su filme (de hecho, muchos punks de la ciudad no se sintieron a gusto con la manera en la que se retrataron a los punkeros allí). Este documental, realizado por José Juan Posada, fundador junto a David Viola de otro estandarte del punk nacional, I.R.A., buscó contar en una hora de entrevistas y material de archivo, todo lo que está más allá de eso que a partir de la película comenzamos a llamar “Punk Medallo”.

Parabellum: el diablo nació en Medellín
(Vice, 2016)

Se habla de una relación entre el lado más extremo del metal y su rechazo a la ideología cristiana. Sobe ese fundamento se ha construido todo un imaginario alrededor de este sonido. Este corto documental (dura un poco más de 20 minutos) nos remonta a la Medellín y la mitad de los 80, época compleja para esta ciudad, donde a la par de la violencia nacería una banda insigne del metal más estridente: Parabellum.
Este producto audiovisual reconstruye el nacimiento de este proyecto (y rastrea su influencia en bandas legendarias que surgieron luego como Masacre y Ekhymosis), y además habla de por qué esta banda fue tan importante en el metal mundial en ese momento de la historia, cuando todo tenía que circular por medio de cartas (incluyendo los cassettes).
 

AlcolirykoZ - Una deuda con la historia
(Julián Gaviria/Canal Trece, 2018)

Sin duda es uno de los proyectos más importantes en la música independiente nacional. Referentes del rap, buscando reinventarse en cada disco, creciendo en masividad pero sin dejar de ser fiel al barrio, su camino y su esencia los hace únicos. Este documental de 43 minutos explora, a partir de sus palabras y las observaciones de escritores, periodistas y gestores, la intimidad del que es actualmente el más reciente álbum de los AZ (que ya tiene un par de años), “Servicios ambulatorioz”.

El documental está contado en clave de road movie, iniciando en Aranjuez y terminando en el concierto de lanzamiento de ese álbum en Bogotá. Aunque es una estampa de ese momento de su historia, la filosofía de estos poetas de la calle está presente ahí.

¿Qué te pareció este contenido?