Foto: Manuel José Mejía

Nueva música: Higuita en Chanclas somos todos

"La Última 10 (tardes en el parque)" de Higuita en Chanclas es nuestra canción de la semana.

Para todas las bandas los amigos son importantes. Son los que acompañan en ensayos, se aprenden las canciones y empiezan a regar la voz entre sus conocidos en los primeros meses y años de carrera. Pero más que testigos o acompañantes, en el caso de Higuita En Chanclas el amigo y la amiga son casi su razón de ser.  

“Higuita son nuestros amigos, son la gente que nos ayuda. Es Pipe, es John, los que nos ayudan a hacer los videos, mi hermano Manuel. Es todo. Nuestros amigos que siempre están apoyándonos en los conciertos”, afirma Giro, encargado de las voces, y agrega: “nosotros somos los que cantamos, los que hacemos la música, pero ellos son los que nos mueven para hacer esa música. Para nosotros es muy importante considerarlos a ellos como parte de todo esto”. 

Esto explica que su EP debut, entregado a finales de marzo pasado, se llame Yo Nunca Aprendí a Cantar (Pero Con Mis Amigos Nos Jugamos Buenos Cotejos). En sus seis cortes la amistad es tema recurrente, así como el hecho de no saber cantar. Tanto así que Samuelt, guitarra y sintetizador, hablando sobre el concepto del proyecto, señala: “Higuita va mucho más allá de dos vagabundos que no saben cantar”. 

Pero más allá de tener muchos amigos y de –según ellos– no saber cantar, en Higuita en Chanclas se reconoce el nuevo sonido del rock proveniente de la ciudad de Medellín, ese que, sin muchas pretensiones y sin prejuicios heredados, va creando una nueva banda sonora en la capital antioqueña. Por eso en su estilo hay un costado orgánico representado en canciones como "La Última 10", otro más cercano al new wave en "La Noche en que el Eclipse Nos Dejó Ciegos" y hasta uno más electrónico como en "Burbujas y Girasoles". De igual forma rescatan la actitud punk de agrupaciones legendarias como I.R.A., lo que hacen bandas más actuales como Las Yumbeñas y hasta lo que denominan como el "neo perreo" que en el campo más urbano está entregando cosas que consideran de altísima calidad. 

El resultado de toda esa mixtura es algo totalmente indefinible, algo que responde, más que a los géneros o etiquetas, al deseo de hacer lo que les dé la gana, eso sí, con la idea del cambio constante. Mientras Samuelt dice que “siempre quieren estar cambiando y hacer cosas nuevas”, Giro agrega: “creo que nosotros no tenemos una estética definida por algo más que nuestro entorno, nuestros gustos, nuestros amigos y nuestra ciudad. Porque nosotros en realidad estamos haciendo lo que queremos, lo que nos está dando la gana y lo que nos ha salido de los cojones. Esa es la libertad que tiene uno al hacer las cosas sin ningún tipo de pretensión, sin querer llenar ningún tipo de expectativa, más allá que la propia y la de las personas que uno quiere”. 

Así es cómo Higuita En Chanclas se va abriendo espacio en el circuito alternativo de Medellín y del país. Para eso, los planes a futuro son claros: “primero, sobrevivir. Después, apenas termine la cuarentena, tocar como locos en todas las ciudades, siempre estar haciendo nueva música, trabajando con muchos artistas. Y ya, al final del año, pues si nos da el tiempo, tocar con Charly y con El Mató en la Bombonera”, dice Samuelt. Por su parte Giro agrega: “intentar hacer lo máximo que podamos desde la casa. Es difícil, muchas veces los ánimos lo traicionan a uno y es complicado, pero intentar hacer lo que más se pueda. Por ahí se vienen cosas de cuarentena, se vienen cosas interesantes”.

"La Última 10 (tardes en el parque)", incluida en Yo Nunca Aprendí a Cantar (Pero Con Mis Amigos Nos Jugamos Buenos Cotejos), es nuestra canción de la semana. Escúchenla a continuación: 

¿Qué te pareció este contenido?

Tú votaste 'Me da igual'.