'A Media Asta' de Aleph es el Color del Cielo

Preparen sus oídos para lo siguiente, nuestra nueva Canción de la Semana a cargo del proyecto colombiano Aleph es el Color del Cielo.

"Influenciados por artistas como American Football, Envy y Godspeed You! Black Emperor, Aleph es el Color del Cielo se forma a inicios del 2018 para presentar una propuesta que se construye a partir del emo/screamo de los noventa, pero que también añade elementos del drone y el post-rock a su música para dar como resultado canciones que oscilan entre los emocional y lo sensorial".

Así se definen los 5 integrantes de la banda, su nuevo proyecto musical compuesto por Andrés Cardenas (guitarra), Juan Camilo Ortiz (bajo) Juan Diego Córdoba (voz), Felipe Torres (guitarra) y Pablo Chilito (batería) quienes además tienen proyectos alternos como diseñadores, arquitectos, gestores culturales y literatos.

Su sonido también ha encontrado matices interesantes en proyectos nacionales como Sad affleck, El sonido de los Árboles, Incendiariat, empatía, Corriendo, Encarta 98 y Hermanos Menores. Agrupaciones en las que además Juan Camilo participa como bajista.

El nombre de la banda surge de la curiosidad y fascinación por el color del cielo en Bogotá, a partir de la formulación de la teoría de conjuntos para representar la cardinalidad de los números infinitos, ordenar los números transfinitos y así diferenciar los distintos tamaños de infinito. Es decir que son infinitas las combinaciones del conjunto de colores del cielo.

A Media Asta es el tercer adelanto de lo que será su álbum debut, próximo a ser lanzado a finales del primer semestre del año. Para la banda, esta es una canción que simboliza aquellas largas despedidas que no se desean, se posponen, pero que resultan necesarias después de que la voz se apaga y no queda mucho por decir.

La canción nace a partir de dos versos escritor por Pablo, pero Juan Diego y Felipe lograron construirla completa justo antes de la segunda presentación en vivo de la banda. La grabación del sencillo se realizó en el estudio Rompe Olas de Juan felipe Ávila, bajista de Quemarlo Todo por Error. La intención de la letra y el sonido está ligado a un sentido apocalíptico.

 

¿Qué te pareció este contenido?

Para comentar debe Register

Enviar