Odio a Botero y Patricio Stiglich Project, un repaso a sus nuevos discos

Comenzamos esta serie 2018 con dos trabajos colombianos que invitan a desarrollar una práctica en vía de extinción, escuchar discos.

Patricio Stiglich Project - ‘No Reaction’

Aparece el tercer disco de la PSP en estudio, ‘No Reaction’, en esta oportunidad con 8 cortes autoría del guitarrista y cantante Patricio Stiglich, quien comparte créditos de composición con los demás músicos del grupo y algunos invitados especiales para la ocasión.

Tal es el caso de la canción que abre el disco, Somos Más, que cuenta con la participación vocal del también guitarrista William Tappan y que destaca una clara intención rockera, optimista y radial que se irradia a todo el resto del trabajo.

Existe un balance entre temas instrumentales de corte progresivo muy digeribles como Allowed in Metal o You Shall Not Pass, y cortes tradicionales potentes como el sencillo A Better Life. Para los amantes del sonido thrash metal de la banda, recomendamos algunos temas agresivos como Otro Día Más o No Reaction.

La grabación, mezcla y masterización se realizó en Pocket Audio a cargo de Matthias Krieger, quien ha acompañado al grupo en discos anteriores y el producto final fue producido por la misma PSP.

Todos los temas destacan permanentemente la riqueza instrumental del proyecto y se complementan al encontrar eco en los diferentes colores de voz, que cambian al estar en español o en inglés, como en el caso de Hasta Desfallecer o Here Comes The Day.

Hay bonus track escondido, pero eso lo dejo de tarea para el interesado.

Odio a Botero - ‘Bardo’

'Bardo' constituye el quinto disco de Odio a Botero entre Ep’s y full albums en estudio. El regreso se da tras una corta despedida en el año 2015 y una inesperada aparición a finales del año pasado, con nuevo material y conciertos. Además, la nueva placa sale con el respaldo del sello mexicano Intolerancia Records.

Disco corto de 8 canciones que aunque son extensas algunas, dejan claro que el grupo tiene todavía mucho por mostrar. Tanto, que se habrían podido incorporar más temas para simplemente disfrutarlos y escucharlos experimentar una y otra vez.

Desde el inicio con 255 Pasajeros es claro que el grupo no quería repetirse ni ser predecible, el tema es oscuro, denso, moderno, y su trabajo lírico consecuente con el discurso anterior, pero más concreto. Hay denuncia y crítica de una manera diferente a la que los hizo famosos a comienzos del milenio, es menos evidente pero mantiene la esencia.

En general es una muestra de un Odio A Botero más atmosférico y menos de fuerza cruda. Tal podría ser el caso de temas como Mr. Marshall, Una Sola Porción o el inesperado desarrollo de Montando Gorilas.

Para finalizar, hay toques punk hardcore característicos de la banda en temas como Orlando Under Attack, Chevyplan o Do, Re, Mi, los cuales son consecuentes con el material anterior del grupo.   

Un disco que invita a ser escuchado y que constituye una de las mejores muestras a nivel de producción del también guitarrista del grupo Alejandro Angarita junto a Ernesto Santos.

En conclusión, este 'Bardo' le brinda otro aire a Odio a Botero, un reto que esperamos sea para largo rato.

Vean también: "Lo mejor del posconflicto es el regreso de Odio A Botero"

¿Qué te pareció este contenido?

Tú votaste 'No me gustó'.