El resurgir de los colores del trópico en Barranquilla

Del 23 al 30 de septiembre, y por sexta vez en Barranquilla, el color se toma a Barranquilla a través del Festival de Arte Urbano Killart

La arquitectura, en cualquier lugar del mundo, es el reflejo de las expresiones artísticas de diseñadores que plasman sus estilos en estructuras de armónicas con los espacios y que perduran a través de los años. Barranquilla, siendo una ciudad, aún muy joven, destaca algunos de sus sectores que reflejan desde lo repúblicano, el art decó, hasta las esenciales e ingeniosas construcciones de los barrios populares que constituyeron en sus inicios la necesidad de adecuarse al medio ambiente cálido del trópico. 

Es en estos lugares donde los coloridos tonos en las fachadas de las casas, cumplen más funciones que embellecer localidades, se convierten, más bien, en un resultado de la personalidad fresca, la demostración de originalidad y a veces hasta de lucir la diferencia entre vecinos.

Estas fachadas coloridas que durante las últimas décadas estuvieron bajo varias capas de pintura corroída y sumidas en la imitación de la uniformidad cromática, de una ciudad que en ocasiones pretende ser el “Miami” colombiano, han visto un renacimiento del color a través de la creación del Festival de Arte Urbano Killart.

Este año cumple su sexta edición, dejando en evidencia la cantidad de muralistas y talentosos artistas del grafiti en la capital del Atlántico. Si bien, desde sus inicios, se ha tomado las calles y espacios a gran escala para plasmar a través del color las expresiones de los barranquilleros, han sido estos mismos quienes se han visto estimulados a realizar cambios en distintas fachadas, especialmente en Barrio Abajo, localidad tradicional de Barranquilla, cuya historia se encuentra ligada al comercio y a la cultura popular de la ciudad.

Killart, llega nuevamente como una fiesta del color en la que ocho artistas locales se toman las grandes paredes de la capital del Atlántico, para plasmar su arte a través de graffitis y murales. Este año Killart está compuesto por tres categorías: "Calle Killart" en la que se encontrarán los artistas Ceam Ceas, Law Carvajal, Luis Amaris, Keko Angulo y Brik One; Categoría "Héroes de la pandemia" en la que estará Norella Magnaliels, y por último, la Categoría "Killart en Cortissoz" donde estarán Omar Alonso y Yuyo del Valle. Este evento se tomará las dos vías de acceso al Malecón y el Aeropuerto Ernesto Cortissoz con un Homenaje a Barranquilla. 

La organización de Killart, está liderada por la Alianza Francesa de Barranquilla, lo que ha permitido que varios de los artistas participantes en la actividad, realicen residencias artísticas en Francia y regresen con un conocimiento más amplio de la estética del graffiti. Son ellos mismos quienes al volver hacen parte de la franja académica que acontece en el marco del festival, como es el caso de Omar Alonso quien ha participado desde el inicio del Festival de arte urbano Killart, en diferentes roles: como artista, colaborador de otros artistas y en el área logística. El manifiesta que “en cada uno de esos momentos he aprendido elementos técnicos y he afianzado mi capacidad creativa por la interacción con otros artistas”, para él, el movimiento de arte mural y el grafiti en Barranquilla va en un próspero crecimiento. 

Joyce Obregón también se abre paso con su talento entre los múltiples artistas urbanos de la región Caribe, marcando su voz femenina desde la experiencia que la ha llevado, también, a realizar una residencia artística en el país galo. Ella expresa que “Killart es un espacio que ha marcado un cambio en las dinámicas en relación con las empresas privadas, la alcaldía y gobernación y el ciudadano en general. El festival me ha permitido tener la oportunidad de conocer y compartir con Streetartist y graffiteros internacionales muy reconocidos, entrar en un diálogo y retroalimentación con ellos y ellas ha sido significativo no solo para mi sino para todos quienes hemos estado como artistas y ayudantes en el festival, conocer de cerca procesos creativos que vemos desde una pantalla, que nos conozcan y mantener el contacto con estos artistas ha sido enriquecedor”. 

"Cada vez hay más chicas saliendo a la calle a hacer intervenciones no solo pictóricas sino también performáticas e instalativas; de ellas destaco que tienen la valentía y la pasión de salir a la calle desde su autonomía con ningún interés diferente al querer gritar lo que piensan y sienten. Están, por ejemplo: Linda Montoya "Azahar de Amaranta" que tiene un trabajo comprometido con homenajear a las y los músicos del bullerengue y cantadoras. Por otro lado, un poco más del graffiti hay una chica que raya "Creciente" y está por toda la ciudad. En Valledupar hay una chica que se hace llamar "Soy tú", "Kelly" en la Guajira, y en Barranquilla con una pincelada muy punk "Diart". Quería nombrarlas porque son mujeres que en medio de este gremio machista, no solo lo siguen intentando sino que lo hacen, y cada una desde la etapa de su proceso de crecimiento en el que va, mantienen coherencia con su discurso, ideología y las imágenes que plasman en los muros”,  añade Joyse. 

Durante los últimos cinco años la Alianza Francesa de Barranquilla ha propiciado un espacio de creación e interacción entre artistas, entre los que se cuenta la participación de más de 70 creativos, de ellos 24 internacionales, con un total de más de 37 paredes intervenidas. La pandemia no ha detenido la gestión de este festival que este año contará con talleres y encuentros virtuales. 

 

¿Qué te pareció este contenido?