<a href='https://www.freepik.es/vectores/negro'>Vector de Negro creado por freepik - www.freepik.es</a>

El problema de la raza

¿Qué tal si le damos un giro al discurso y hablamos de diversidad cultural por encima de “las razas”?

Durante la primera mitad del siglo XX, en Europa, la búsqueda de la raza perfecta fue la motivación perversa para iniciar una campaña de odio que terminó en genocidio. Una ideología racial fue la encargada de perseguir, entre otros grupos sociales, a las personas judías porque se los clasificó como una “raza enemiga”.  

Durante la segunda mitad del siglo XX, en Norte América y en África, la raza fue el elemento decisorio para institucionalizar la maldad por medio de una política de segregación racial que impedía a las personas habitar los mismos espacios, existiendo lugares “solo para blancos” y lugares “solo para negros”.

¿Qué tienen en común estos escenarios históricos? La idea de la raza, y en especial, el imaginario de que una raza es superior a otra. 

Así como estos momentos en la historia, son múltiples los ejemplos que podríamos traer a colación de cómo el discurso de la raza ha generado un sinfín de prejuicios con lamentables consecuencias. 

A la raza hay que entenderla como un concepto político que se ha creado con el afán de hablar de las clasificaciones sociales y que ha sido usado para dominar a pueblos enteros, e incluso para desaparecerlos, tal como ocurrió a partir del 12 de octubre de 1492 en el territorio de Abya Yala, lo que hoy conocemos como América, cuando fue invadida por Europa. 

Aunque cada 12 de octubre los calendarios nos marcan el “Día de la raza”, es necesario ver con lupa lo que este concepto le ha traído al mundo y enunciar el problema que implica seguir hablando desde ahí, para preguntarnos: ¿Vale la pena mantener un discurso en el que, el otro es superior o  inferior a mí solo por su color de piel, creencias, tradiciones, lenguaje, acento o preferencias? 

¿Qué tal si le damos un giro al discurso? ¡En vez de razas, hablemos de diversidad cultural! Porque sí, somos diferentes, y la diferencia es nuestra riqueza. 

Tan heterogénea ha sido la humanidad a lo largo de la historia y a lo ancho del planeta tierra, que hay una infinidad de matices, expresiones y colores de las cuales podemos aprender, para proteger contra el poder. 

En este 12 de octubre, hablemos del Día de la Diversidad Cultural, por que somos indígenas, afro, rom, mestizos, citadinos, campesinos, de la sierra o del mar, porque nuestra multiculturalidad, expresada en la gastronomía, la música, las tradiciones y, hasta en los dichos, hacen parte de nuestro patrimonio como colombianos. 

Desde Chévere Pensar en Voz Alta hablamos con una antropóloga experta en este tema, para entenderlo mejor, y que esta fecha que marca el calendario como el día de la raza no pase inadvertida, sino más bien sea controvertida.

¿Qué te pareció este contenido?

Tú votaste 'Me gustó'.